Sufre futbol argentino permanente temor a los secuestros

El secuestro del entrenador argentino Rubén Omar Romano en México reavivó el permanente temor que tienen los personajes ligados al futbol de Argentina de ser víctimas de este delito, aseguró hoy...
 El secuestro del entrenador argentino Rubén Omar Romano en México reavivó el permanente temor que tienen los personajes ligados al futbol de Argentina de ser víctimas de este delito, aseguró hoy un diario local.

MEDIOTIEMPO | Agencias21 de Julio de 2005

El secuestro del entrenador argentino Rubén Omar Romano en México reavivó el permanente temor que tienen los personajes ligados al futbol de Argentina de ser víctimas de este delito, aseguró hoy un diario local.

El diario La Nación advirtió que el caso de Romano "estremece. La imagen de la camioneta con los vidrios destrozados recorre el mundo y, pese a la distancia, como en un acto reflejo, eriza la piel".

Los más preocupados, dijo, son aquellos cercanos al ámbito deportivo en Argentina, en donde ya hay bastantes malas experiencias en estas cuestiones de la seguridad.

"Otra vez se activan las alarmas y se enciende la preocupación entre quienes pueden sentirse potenciales blancos, cubiertos por los reflectores de la notoriedad", señaló.

Romano, de 47 años, fue secuestrado el martes por la tarde en el Distrito Federal y las autoridades están manejando el caso con mucha cautela.

El matutino explicó que el tema de los secuestros inquieta a México, si bien el futbol se mantenía ajeno, ya que sólo registraba el caso del padre del ex guardameta Jorge Campos, liberado tras el pago de un rescate en 2000.

"Pese a que en Junio del año último hubo una marcha que reunió cerca de 248 mil personas y que le exigió al Presidente de la Nación, Vicente Fox, una mayor acción policial, la situación no se calmó", aseguró.

La alarma en Argentina se renovó ahora, precisó, "porque aquí ya se ha vivido el drama en carne propia. La inquietud aún perdura".

Entre algunos resonantes casos pueden citarse los secuestros de Cristian Riquelme, hermano de Juan Román, ex jugador de Boca Juniors, en Abril de 2002 y el de Jorge Milito, padre de los futbolistas Gabriel y Diego, en Agosto de 2002.

También fueron secuestrados Germán Zapata, hermano de Víctor, de River Plate, en Diciembre de 2002; Florencia Macri, hermana de Mauricio, Presidente de Boca, en Abril de 2003 y Rubén Astrada, padre de Leonardo, actual director técnico de River.

"Todos, por una u otra vía, tuvieron un final feliz, pero el recuento no es antojadizo y repercutió en las costumbres de varios. Muchos de ellos cambiaron los autos último modelo y las camionetas 4x4 por otros vehículos más modestos", señaló La Nación.

Algunos más, agregó, "modificaron los recorridos habituales y se mudaron a barrios cerrados. La mayoría ya no salen solos a la calle y prefieren no revelar los montos de los contratos".

Incluso hoy, consideró, "por lo bajo, varios dirigentes aseguran que los futbolistas eligen una venta al exterior para sentirse más seguros, entre otros motivos".

[ntx][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×