América 2 - 1 Dorados

DORADA VISITA EN EL AZTECA

DORADA VISITA EN EL AZTECAMauricio Cabrera | MEDIOTIEMPOEstadio Azteca. Domingo 15 de agosto de 2005 a las 16:00 hrs. El actual campeón del futbol mexicano está sumamente confiado en torno a sus posibilidades de revalidar la corona. A simple vista, su plantel impresiona y genera el más profundo de los respetos. La extensa racha de partidos sin conocer la derrota es tan sólo una de las muestras contundentes del poderío americanista. Jugando como lo hace y teniendo las individualidades de las que goza actualmente, América está mucho más cerca de la victoria que del tropiezo. Su rival, los Dorados de Sinaloa, aparecen como una víctima segura, siendo precisamente a esta condición a la que debe aferrarse el conjunto sinaloense para demostrar que en este deporte la lógica no existe, y que su hambre de triunfo puede ser más grande que el abolengo americanista. Las Águilas han volado con seguridad a lo largo del Apertura 2005. Una contundente victoria ante los Tigres en el estadio Azteca y un alegre empate frente al Pachuca en el estadio Hidalgo conforman los resultados de la escuadra capitalina en el certamen que discurre. Los emplumados han construido una sociedad que otorga certeza y optimismo de cara al futuro. Manuel Lapuente no se equivocó al señalar que mira a su equipo como un auténtico purasangre. Vencer al conjunto azulcrema requiere buen futbol y una pequeña dosis de suerte.Los Dorados tocaron el cielo en la primera jornada y el infierno en la segunda. El notable triunfo obtenido en el Carlos González y González propició que los sinaloenses tomaran por asalto el liderato general de la competencia tras la fecha inicial; sin embargo, un par de genialidades felinas y la mala suerte de Guadalupe Castañeda derivaron en la derrota del equipo pesquero en San Nicolás de los Garza. Pese a ello, los dirigidos por Carlos Bracamontes presentaron argumentos que posibilitan la idea de un porvenir promisorio. La presencia en el ataque de Sebastián Abreu siempre resulta importante para infundir respeto en la retaguardia rival. Sólo resta encontrar al hombre que alimenta la “locura” del artillero charrúa. La contienda se inclina a favor del conjunto local. La capacidad individual de cada uno de los elementos amarillos puede resultar un obstáculo insuperable para los de Sinaloa; sin embargo, los Dorados apelarán al juego de conjunto para producir la primera gran sorpresa del Apertura 2005. [mt/dorados]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×