La mala suerte sigue: Antonio de Nigris

Al terminar el partido entre Pumas y San Luis que terminó empatado sin goles, la afición universitaria se ensañó con Antonio de Nigris, tomándolo como el objetivo de todos sus reclamos al ver que...
Al terminar el partido entre Pumas y San Luis que terminó empatado sin goles, la afición universitaria se ensañó con Antonio de Nigris, tomándolo como el objetivo de todos sus reclamos al ver que el equipo no podía mandar la pelota a las redes.
 Al terminar el partido entre Pumas y San Luis que terminó empatado sin goles, la afición universitaria se ensañó con Antonio de Nigris, tomándolo como el objetivo de todos sus reclamos al ver que el equipo no podía mandar la pelota a las redes.

Walter González | MEDIOTIEMPOEstadio Olímpico de CU, 21 de Agosto de 2005

Al terminar el partido entre Pumas y San Luis que terminó empatado sin goles, la afición universitaria se ensañó con Antonio de Nigris, tomándolo como el objetivo de todos sus reclamos al ver que el equipo no podía mandar la pelota a las redes.

Al respecto, el delantero que estuvo muy activo, peleando todos los balones, ganando muchos remates y estrellando una pelota en el poste, dijo aun sobre la grama de estadio Olímpico de Ciudad Universitaria, "Tengo que entender que ellos exigen goles, no está entrando la pelota y no me siento bien".

Un reportero le preguntó si ahora --habrá que callarlos-, a lo que el "Tano", respetuoso, comentó, "No, ellos sabrán lo que hacen, yo voy a tratar de hacer goles, es una pena que no haya caído hoy, te digo otra vez da en el palo, la mala suerte sigue".

De Nigris aseguró que debe seguir como hasta ahora, puesto que si se deja deprimir por estos reclamos, será peor, "tengo que seguir trabajando. Si bajo la cabeza porque la gente empieza a gritar que no le gusta como juego, voy a estar peor, entonces tengo que seguir trabajando igual".

Por último, el ariete dijo que entendía lo que pasaba, que es parte del juego, "No pasa nada, es parte del futbol, hay que tratar de meter la pelota, yo estaba confiado en que iba a entrar hoy".

Mientras el "Tano" atendía a una multitud de reporteros, en las tribunas, la gente lo hacía el blando de sus frustraciones, ensañándose con "el nuevo". De frente a De Nigris, en el segundo piso del estadio, había una bolita de personas que, creyéndose ocultas por la multitud y en verdad encolerizadas, insultaban al delantero como si fuera él culpable de algo gravísimo.

[mt][foto: Agustín Cuevas]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×