En exclusiva con el Arquitecto Pedro Ramírez Vázquez (Parte II)

(sigue de la Parte I)
 (sigue de la Parte I)

Walter González | MEDIOTIEMPOCiudad de México, Septiembre de 2005

(sigue de la Parte I)

Sin embargo, Don Pedro derrumba el mito que en muchos lugares se establece, en el sentido que para la construcción del Azteca, Ramírez Vázquez y su socio Rafael Mijares, recorrieron el mundo para ver los mejores estadios. "Para un proyecto arquitectónico lo que requieres saber es para qué es, para quiénes, para qué usos y con qué recursos. No teníamos que andar visitando estadios, no necesitas andar visitando a ver que copio".

"Además, estadios de 100 mil gentes no había, porque Maracaná, que se anunciaba de 200 mil gentes, eran parados, cuando tuvieron que ajustarlo con asientos bajó a 100 mil, pero con una solución arquitectónica muy mala, porque es circular, y si a las gentes las tienes en un círculo y la cancha es rectangular, la parte longitudinal de la cancha, que es la más interesante, es la que queda más lejos. El trazo es espectacular, es bonito, pero no está concebido específicamente para futbol".

Continúa Ramírez Vázquez , "conocíamos el Jalisco y conocíamos de futbol y muchos estadios por mi relación en el Comité Olímpico Internacional, aunque estos estadios Olímpicos te alejan de la cancha porque hay que dejar el espacio de la pista y de los saltos, para las necesidades olímpicas".

Así, la plática lleva a mencionar uno de los estadios más bellos del mundo, el Olímpico de Ciudad Universitaria, que para Don Pedro es una obra impresionante y de una valía fuera de serie, catalogándolo incluso como la mejor obra de arquitectura moderna, aunque no pensada para futbol. "es una obra preciosa, como obra arquitectónica es la mejor obra de la arquitectura moderna en México y en el mundo. Tú ves el estadio de CU y parece que ya estaba ahí, se integró tanto al terreno, al sitio, que no lo ves colocado o hecho ahí, es una obra maestra de la arquitectura como estadio olímpico".

Y comenta que en ese aspecto, el Azteca estaba pensado "específicamente para el futbol soccer, incluso sabiendo que en un eventual caso de un juego de futbol americano, iba a tener inconvenientes porque las metas se alejaban mucho, pero la demanda en México era de futbol soccer, no de americano".

Sin embargo, aunque su diseño es específicamente para el futbol, por sus características ha sido útil para otro tipo de eventos. "El espacio en sus facilidades de accesos, de servicios sanitarios, de atención comercial, de todo, ha sido tan vigente que ha servido para mucho. Ha sido aula, ahí se hacían los exámenes de admisión a la UNAM, para espectáculos musicales ha sido magnifico y, la mejor ceremonia que ha habido de tipo religioso en el mundo, fue la visita del Papa al estadio Azteca, porque usando la cancha, fueron 150 mil gentes".

LOS JUEGOS OLIMPICOS MÉXICO 1968, HECHOS POR LOS JÓVENES

Un aspecto importantísimo de la vida de Pedro Ramírez Vázquez es cuando fue Presidente del Comité Organizador de México 1968, y el Arquitecto al respecto nos platica, "el Licenciado Adolfo López Mateos se tuvo que retirar por enfermedad ya muy avanzado el tiempo, a mí me tocó tomar el relevo en Julio de 1966, hicimos la Olimpiada en 27 meses, digo la hicimos porque la hizo México. Ahora les dan 7 años a las sedes para hacer una Olimpiada y se vuelven unas inversiones muy diferentes", y recuerda como si hubiera sido ayer, unas cifras impresionantes, "de ingresos de televisión tuvimos 30 millones de pesos, nosotros le pagamos de derechos al COI 300 mil dólares, eso fue todo, ahora Beijin paga como 4 mil 800 millones de dólares".

Además, recuerda el Arquitecto que simbólicamente significaron mucho esos Juegos para el movimiento olímpico. "Fue la última Olimpiada romántica, no había patrocinios, no se permitían ni anuncios en la vestimenta. Incluso, para el Centro de Prensa, a las Olivetti había que taparles la marca para que no resultara publicitario. Fue la Olimpiada con mayores récords de atletismo, por la altura que para pruebas rápidas ayuda y en la que nos atrevimos a escoger una mujer para encender el pebetero", comentando que escogieron a Queta Basilio por su bellísima manera de trotar y la figura tan mexicana, aunque como era requisito que estuviera inscrita en una prueba, "ella estaba inscrita en los 400 metros planos, los corrió, despacito eso si, no era Ana Guevara, pero los corrió".

Con respecto al movimiento estudiantil de 1968 que desencadenó uno de los eventos más tristes de la historia de México: la matanza de Tlatelolco, el Arquitecto nos explica que para ellos no significó ningún problema, sino que por el contrario, esos mismos jóvenes que se inconformaban, eran los que trabajaron desinteresadamente por organizar los juegos.

"No tuvimos problemas como la gente supone por Tlatelolco… Las agitaciones estudiantiles en el mundo empiezan en Mayo de 1968, nosotros para entonces ya teníamos 2 años de estar motivando a la juventud, eran 20 eventos deportivos y 20 eventos culturales, teníamos a 15 mil estudiantes trabajando, les pagábamos pasajes y a la mayor parte uniformes. Así que la generación que en Junio y Julio de 1968 se inquietó, era la misma que trabajaba en la Olimpiada".

Lo que él vivió fue claro, "las oficinas estaban en Paseo de la Reforma, pasaban las manifestaciones contra el Gobierno, los muchachos se bajaban a la manifestación, nunca nos hicieron una pinta, terminaba la marcha y regresaban a seguir trabajando en la Olimpiada", y concluyó este tema con una frase contundente, "fue la misma generación la que se inquieto socialmente y la que hizo la Olimpiada y eso no se les reconoce".

LA ARQUITECTURA AL SERVICIO DE LA GENTE

El respeto al usuario es el éxito de la Arquitectura de Pedro Ramírez. Con este concepto fue ideado el Estadio Azteca y todas sus obras. "Todo lugar debe ser útil para lo que requiere el usuario, lo mismo en tu casa, que en una tienda o en cualquier tema arquitectónico. En un centro de espectáculos, lo importante es la visibilidad, que todo mundo vea perfectamente y no se interfiera con las circulaciones, el espectador debe tener en cualquier localidad, la misma calidad visual que cualquier otro, esta es la base de la isóptica en el trazo de tribunas. Por eso es que las gradas longitudinales (en el Azteca) no son rectas para permitirle al usuario tener una perfecta visibilidad desde cualquier lugar. Es respeto al usuario, si fueran rectas, en un corner la gente tendría que levantarse para ver".

La acústica del estadio es parte de este concepto, "te sientes envuelto, es hasta democrático, en todos los asientos se tiene la misma calidad de visión y en todos te sientes inmerso en el juego, desde la primera fila, el palco o hasta la última”, comentó.

Para esto, el concepto "es muy sencillo: respetar al usuario. El espacio que construye el arquitecto es para satisfacer una necesidad de quien lo usa. La arquitectura se vive, se habita, es viva, no es un objeto urbano, entonces las necesidades van cambiando, si el usuario es para una acción religiosa, las necesidades que plantea el culto son unas, si se trata de un museo, o una asamblea legislativa que teniendo una gran capacidad, el usuario se vuelve personaje y es el centro en cada momento, te lleva a otras soluciones".

EL AZTECA, HOY

Pensando en como pensaría el Estadio Azteca si tuviera que construirlo hoy, Don Pedro Ramírez Vázquez considera que el principal cambio sería usando los avances técnicos y tecnológicos. "Seguramente en este momento yo proyectaría una estructura de concreto mucho más ligera y diferente, porque ya la técnica ha avanzado mucho hasta en la calidad del cemento que se produce. Ahora me iría a los avances que ha tenido la técnica de concreto en el mundo que tan magníficamente ha resuelto Santiago de Calatraba, que para mí es el arquitecto del siglo".

Pero no deja duda de que el Coloso, con sus 39 años encima, está listo y totalmente funcional para organizar un Mundial. "Si cambiara el futbol cambiaría (su funcionalidad), pero el estadio Azteca ya se ha echado dos Copas del Mundo con bastante eficiencia, si hubiera otro Mundial podría recibirlo la próxima semana. Lo que pasa es que ya un Mundial requiere muchos otros estadios".

SU OBRA EN EL EXTRANJERO

La capacidad de Pedro Ramírez Vázquez lo ha llevado a construir en muchísimos lugares del mundo. Algunas de sus obras fuera de nuestro país son, el Museo Avery Brundage, en Olimpia; el Museo de las Civilizaciones Negras, en Dakar; el Museo Nacional de Irán, en Teherán; la Casa Presidencial, en San José de Costa Rica; el proyecto del Museo de Louvre, en París; la Capilla de la Virgen de Guadalupe, en Roma; el Área de Gobierno de la nueva capital de Tanzania, en Dodoma; el Museo de la Cultura Nubia, en Aswan, Egipto, el Pabellón de México, en Sevilla, 1992; el Museo del Olímpico en Suiza, entre otras.

Don Pedro nos comenta que más allá de ser un símbolo de la arquitectura mexicana, cuando se construye debe respetar el entorno y adaptarse siempre, "cuando he construido en el extranjero, no te llaman para tener un ejemplo de arquitectura mexicana, no les interesa en lo más mínimo al egipcio o al suizo, tener un modelo de arquitectura mexicana, lo que quieren es que sea una arquitectura eficiente, útil y de acuerdo a lo que va a alojar ahí. Por eso el Olímpico de Suiza por los símbolos de la pureza de los Juegos Olímpicos, en cuanto a su ideal, es todo de mármol blanco, de mármol donado por Grecia. El de Aswuan en Egipto es todo construido con los sistemas de la tecnología egipcia y es todo de granito rosa que es el material que domina en toda su arquitectura. Es el lugar, el uso, la tradición local, la que te determina el proyecto".

EL FUTBOL DE PEDRO RAMÍREZ VÁZQUEZ

Llegó la hora de hablar de los equipos de Don Pedro; así nos comentó, "ahora le voy a los Pumas, antes le fui siempre al Necaxa, por la relación familiar y por que fue el gran Campeonísimo. Aquél Necaxa en dos años nunca perdió un juego, ni en la liga ni en el campeonato centramericano, ahora que el América presume, pues bueno, aquél equipo no perdió un juego en dos años", dijo recordando con alegría aquél equipo memorable.

Del futbol actual, Don Pedro Ramírez Vázquez, un gran aficionado al deporte más bello del mundo dijo, "el futbol ha evolucionado, ha cambiado muchísimo, pero siempre ha existido una técnica y una táctica" y acto seguido el arquitecto nos explicó la formación MW.

No perdonó a la Selección de La Volpe, con tantos años de futbol visto, no se deja impresionar fácilmente y comenta, "pasamos de vergüenza en vergüenza, hay un momento que juegan bien de casualidad, no tiene una calidad uniforme de juego, son tantos cambios…", aunque dijo que no necesariamente sería Hugo el que debería estar ahí, "no se necesita ser un gran jugador para ser un buen técnico, Hugo es el mejor futbolista que ha dado México. Hubo otros, pero no tuvieron las oportunidades que tuvo Hugo, pienso que si Casarín hubiera tenido la oportunidad de salir, hubiera demostrado su calidad, o Calavera, aquél centro medio de Necaxa".

Así terminó esta extensa plática con Don Pedro Ramírez Vázquez, uno de los símbolos del México moderno, un gran Arquitecto que ha llevado el nombre de México muy en alto y que forma parte ineludible, con sus obras y sus enseñanzas, de toda nuestra actividad diaria. No olvides la próxima vez que visites el Azteca, que fue hecho por un hombre con un talento excepcional y un respeto por ti, aficionado, impresionante. No olvides la próxima vez que vayas al Coloso de Santa Úrsula, agradecerle a Don Pedro Ramírez Vázquez su gran obra.

[mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×