Pide perdón policía argentino que disparó al jugador Carlos Azcurra

El policía Marcial Maldonado pidió perdón al futbolista argentino Carlos Azcurra y a su familia por el sufrimiento que les provocó el incidente acontecido el pasado domingo en un partido de la...
El policía Marcial Maldonado pidió perdón al futbolista argentino Carlos Azcurra y a su familia por el sufrimiento que les provocó el incidente acontecido el pasado domingo en un partido de la liga Nacional B del balompié local.
 El policía Marcial Maldonado pidió perdón al futbolista argentino Carlos Azcurra y a su familia por el sufrimiento que les provocó el incidente acontecido el pasado domingo en un partido de la liga Nacional B del balompié local.

MEDIOTIEMPO | Agencias14 de Septiembre de 2005

El policía Marcial Maldonado pidió perdón al futbolista argentino Carlos Azcurra y a su familia por el sufrimiento que les provocó el incidente acontecido el pasado domingo en un partido de la liga Nacional B del balompié local.

"Matar a una persona es lo menos que quise hacer, fue un accidente, que sepan entender esto por favor", declaró el acusado de tentativa de homicidio agravado por abuso de su función y por el uso de arma de fuego, tras haber disparado un rifle de balas de goma que le ocasionó la pérdida de un tercio del pulmón derecho al jugador.

El policía, de 43 años de edad y que permanece detenido en el cuartel de la Montada de Mendoza, al ser investigado por los acontecimientos en el encuentro entre San Martín y Godoy Cruz, reiteró sus disculpas al futbolista y a su familia.

"Que me perdonen, yo entiendo su sufrimiento", dijo Marcial Maldonado, quien presenta una hoja impecable de servicio tras 20 años en su labor.

En opinión de su esposa Marisa, el policía es una persona con calidad humana, tal como lo muestra su trayectoria. "Mi marido es un hombre decente, derecho, sumamente tranquilo. Es una persona muy humilde y equilibrado", declaró la cónyuge del detenido.

Marisa dijo entender la situación por la cual están pasando los padres de Carlos Azcurra, pero recordó que su marido no es ningún criminal. "Comprendemos su dolor, su rabia y su miedo (de la familia Azcurra)".

El detenido explicó que durante el incidente sintió que tanto él como sus compañeros podrían correr peligro y que hasta el momento no se explica como llegó a darse esta situación.

"Hubo de todo, insultos, patadas. Pero para mí era un partido más de los tantos a los que he ido, no sé cómo pasó esto", explicó el acusado al diario Uno.

Aclaró que desde un principio él asumió la responsabilidad por su acto, del cual ha reiterado en varias ocasiones que fue involuntario.

El futbolista se encuentra en terapia intensiva en el hospital Lagomaggiore de Mendoza, con un diagnóstico reservado sobre su estado de salud.

[ntx][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×