Desde la cancha vimos cómo Pachuca metió a Pumas en emergencia

Apenas corría el minuto 4 de juego, y a Pumas le pasó lo peor que le podía pasar ante un equipo con tan buen manejo de pelota como el Pachuca. Nelson Cuevas sacó de la chistera un golazo y le puso...
Apenas corría el minuto 4 de juego, y a Pumas le pasó lo peor que le podía pasar ante un equipo con tan buen manejo de pelota como el Pachuca. Nelson Cuevas sacó de la chistera un golazo y le puso a los Tuzos el juego en la bolsa.
 Apenas corría el minuto 4 de juego, y a Pumas le pasó lo peor que le podía pasar ante un equipo con tan buen manejo de pelota como el Pachuca. Nelson Cuevas sacó de la chistera un golazo y le puso a los Tuzos el juego en la bolsa.

Agustín Cuevas | MEDIOTIEMPOEstadio Olímpico de CU, 17 de Septiembre de 2005

Apenas corría el minuto 4 de juego, y a Pumas le pasó lo peor que le podía pasar ante un equipo con tan buen manejo de pelota como el Pachuca. Nelson Cuevas sacó de la chistera un golazo y le puso a los Tuzos el juego en la bolsa.

Si con el marcador en cero, Pumas hubiera tenido que batallar para vulnerar al buen parado táctico que planteó Trejo, con el gol en contra, la misión fue imposible.

En la cancha, la solidez con la se plantó el Tuzo en CU, era digna de alabar. Trejo adelantó al "Pollo" Salazar al medio campo y con la buena idea que ha tenido en este torneo de poner a Fausto Pinto como tercer central para el mano a mano y los relevos, más el gol de ventaja, tuvo el partido exactamente donde lo quería.

Ahí, donde estábamos a ras de pasto, pudimos comprobar que al "perro más flaco se le suben todas las pulgas", pues a Pumas no le salía nada, los pases quedaban 10 centímetros más largos, la pelota botaba mal justo en el momento en que los auriazules la iban a tocar, los rebotes que comúnmente iban fuera del campo le caían al visitante, en fin, Gabriel Caballero, autor de los otros dos goles de los Tuzos, lo dijo bien al final, "cuando estás con la suerte al revés, pasan cosas que son increíbles y ahora, Pumas está en un momento difícil".

Hugo estuvo tranquilito en su banca durante los primeros minutos, soportó como macho la marcación personal que le mandó Yamasaki al poner a Sergio Silva como Cuarto Oficial y de plano ni siquiera se molestaba en voltear a ver al pelirrojo juez que tanto lío ha causado en CU. En tanto, Trejo, en su estilo de siempre, con traje impecable y con pocos ademanes, estuvo los 90 minutos pegadito a la cancha, podíamos decir que disfrutando lo más cerca posible del gran partido que dieron sus pupilos.

La desesperación de los Pumas era evidente y se volvió dramática cuando comenzaron a fallar pases increíbles. Pese a todo, el local tuvo tres claras en el cierre del primer tiempo, de esas que no entran sólo por mandato divino.

Para la segunda parte, De Nigris entró y le dio fuerza a Pumas al frente, pero ¡cómo sufrió el "Tano"! el árbitro prácticamente lo vio y le sacó la amarilla nomás porque sí, la afición le gritaba "fuera De Nigris" ya al parecer más por guasa o moda que por otra cosa, y la zaga tuza estaba más sólida que nunca, además de que saltar a buscar la pelota por lo algo entre las dos torres que son Calero y De Anda, no es algo que se pueda hacer sin una buena cantidad de sacudidas y chichones. Sin embargo, el "Tano" hizo el gol que parecía meter a Pumas a la pelea y le metió corazón, fuerza y un coraje ejemplar.

Tras el gol del descuento se esperaba la andanada universitaria, Calero incluso lo presentía y le pegó un buen número de gritos a su zaga para evitar que se asustaran, pero aunque el local tuvo un buen número de jugadas claras, el gol puma no quería entrar. Marioni trabajó todo lo posible, pero sus remates iban a lugares insospechados y casi increíbles, ya siendo el colmo un cabezazo que el argentino voló a un metro del arco y que era dificilísimo que pudiera llevar otro rumbo que no fuera las redes.

Ya parecía un mal chiste y algunos fotógrafos y camarógrafos que estaban tras la portería de Calero, no pudieron evitar sonreír incrédulos ante la pesadilla puma.

Pachuca tocó y tocó, el gol tempranero les clarificó los 86 minutos restantes de partido y tuvieron la calma para esperar los errores de un Pumas que parece estar metido en un círculo vicioso, ya que está muy inseguro por la falta de resultados, y los resultados no llegan producto de l la inseguridad con la que juegan.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×