Me embargó una emoción muy fuerte: Romano

Contento y emocionado por su regreso en el duelo de Cruz Azul ante Dorados de Sinaloa, el técnico argentino Rubén Omar Romano aseguró que el 24 de septiembre de 2005 será un día inolvidable para él.
Contento y emocionado por su regreso en el duelo de Cruz Azul ante Dorados de Sinaloa, el técnico argentino Rubén Omar Romano aseguró que el 24 de septiembre de 2005 será un día inolvidable para él.
 Contento y emocionado por su regreso en el duelo de Cruz Azul ante Dorados de Sinaloa, el técnico argentino Rubén Omar Romano aseguró que el 24 de septiembre de 2005 será un día inolvidable para él.

MEDIOTIEMPO | AgenciasEstadio Azul, 24 de Septiembre de 2005

Contento y emocionado por su regreso en el duelo de Cruz Azul ante Dorados de Sinaloa, el técnico argentino Rubén Omar Romano aseguró que el 24 de septiembre de 2005 será un día inolvidable para él.

Luego de 65 días secuestrado, el argentino volvió al Estadio Azul para dirigir a sus pupilos y aunque el conjunto celeste sólo consiguió un empate a dos goles, Romano destacó que "la respuesta de la gente y de los jugadores fue extraordinaria".

"Me embargó una emoción muy fuerte, sentí un montón de emociones juntas, no podía hablar y en algún momento se me doblaron las piernas", manifestó el técnico, quien tuvo un gran recibimiento en la cancha del Estadio Azul.

A pesar de haber dicho que en este encuentro estaría en la banca pero dejaría que Isaac Mizrahi, Auxiliar Técnico, dirigiera al equipo como lo hizo en su ausencia, el argentino no cumplió y para el segundo tiempo se levantó a dar indicaciones al lado de su "hermano", cómo él lo llama.

De tal modo que ya adentrado en su trabajo, el estratega manifestó que el empate de La Máquina no fue lo más justo, ya que enfrente tuvieron a un equipo que no dejó a los celestes desempeñar su trabajo ofensivo.

"Fue un partido complicado, con un rival muy difícil, en el primer tiempo los analizamos y eran prácticamente once jugadores atrás, debemos tener paciencia, lamentablemente recibimos un gol, pero el equipo supo responder".

Lamentó que a pesar de la buena respuesta después de los cambios se haya fallado al frente, "los cambios funcionaron muy bien y cuando teníamos todo para definir el partido, fallamos dos o tres opciones muy claras y vino la expulsión de (Gerardo) Torrado, que nos complicó", dijo.

Pero consideró como lo más importante el trabajo del equipo y comprendió el momento emotivo en que se encontraban, "de repente podía pasar (que se desconcentraran), tratamos de hablar para que no se fueran con las emociones, porque yo tenía que cargar con todo".

Destacó que en el equipo que encontró a su regreso, como líder general con siete victorias y la mejor ofensiva del torneo, fue lo hecho por Isaac Mizrahi ya que fue él quien los dirigió hasta el lugar en el que se encuentran y dijo que no le entregó buenas cuentas, sino "buenísimas".

Por su parte, Mizrahi se limitó a comentar que está satisfecho con su labor y afirmó que se quedará con parte del recibimiento a Romano, "porque yo lo quiero mucho y verlo feliz me da más felicidad".

Finalmente, comentó que estaba consciente de que el técnico cruzazulino no podría permanecer sentado durante el duelo ante Dorados, pero aclaró, "Para mí ya voy ganando la vida teniéndolo a un lado". Así Romano volvió a su lugar y dejará para después su descanso.

[ntx][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×