George Weah dice que no es una misión imposible gobernar a Liberia

Hacer realidad las esperanzas del pueblo liberiano "no es una misión imposible", dijo en una entrevista exclusiva George Weah, ex jugador internacional de futbol y favorito para las elecciones...
 Hacer realidad las esperanzas del pueblo liberiano "no es una misión imposible", dijo en una entrevista exclusiva George Weah, ex jugador internacional de futbol y favorito para las elecciones presidenciales de hoy.

MEDIOTIEMPO | Agencias11 de Octubre de 2005

Hacer realidad las esperanzas del pueblo liberiano "no es una misión imposible", dijo en una entrevista exclusiva George Weah, ex jugador internacional de futbol y favorito para las elecciones presidenciales de hoy.

Weah, de 39 años, que en sus tiempos de futbolista (Milán y París St. Germain, entre otros) llegó a ser Jugador Mundial FIFA en 1995 y fue designado Jugador Africano del Siglo, primero cambió el deporte por los negocios, que le convirtieron en uno de los empresarios más prósperos del país, y ahora quiere probar suerte con la política.

Las elecciones de hoy son las primeras en Liberia tras el final de la guerra civil, en 2003, un conflicto que desangró al país durante 14 años, lo arruinó económicamente y dejó sin esperanzas a sus 3 millones de habitantes.

"Amo a mi país, soy honrado y hay gente muy competente que me rodea", dijo Weah, en alusión a una de las principales críticas que se dirigen contra él, relacionada con su escasa preparación para la administración del Estado.

El principal rival de Weah es Ellen Johnson-Sirleaf, de 66 años, una ex ministra y funcionaria de organismos internacionales, que se presenta ante los liberianos como la más capaz para sacar al país del atolladero en que se encuentra.

"No tengo diplomas, pero he hecho estudios. Son un técnico", insiste Weah, que ha escalado los puestos del mundo de los negocios hasta convertirse en uno de los empresarios más destacados de Liberia en los últimos años.

Weah vive en un barrio residencial situado a las afueras de Monrovia. En el salón tiene un bar y una mesa de billar, y, afuera, el generoso parque móvil incluía un auto deportivo Porsche y un todoterreno Humvee.

Dueño de una cadena de Televisión, "Clar TV", que lleva el nombre de su esposa, y de una emisora de radio "Kings FM", Weah ha invertido también en el sector de las telecomunicaciones.

A quienes ponen en duda su capacidad para gobernar Liberia, Weah responde que los que pretenden tener más capacidad tampoco han logrado salvar el país de la miseria y el caos.

"Ellos son competentes, pero ¿qué han hecho para Liberia?", se preguntó, sin perder la serenidad que mantuvo durante toda la entrevista, y acusó a los dirigentes políticos anteriores de robar y llevar al país a la guerra civil.

Weah, que hizo sus declaraciones vestido con una "sahariana" negra y sin corbata, maneja bien varios idiomas, como el inglés (el idioma oficial y que hablan la cuarta parte de los liberianos), el francés y el italiano.

"Mi deseo es realizar la unidad nacional para cumplir con la responsabilidad que me ha asignado el pueblo", dijo el novato en la política, y recordó que a lo largo de la campaña y hasta en las aldeas más remotas ha insistido en el mismo lema.

"La gente me ha repetido la siguiente palabra: sin ti no habrá paz en el país", recalcó Weah.

"Quiero hacer grandes cosas, pero no pienso ser un gran hombre", dijo el máximo favorito en las elecciones, que ha dejado clara su voluntad de incluir en su equipo a algunos de sus adversarios, especialmente Johnson-Sirleaf, quien también ha anunciado que contaría con él en su equipo si sale vencedora.

Dos de los últimos gobernantes de Liberia han sido asesinados (William Tolbert y Samuel Doe) y el tercero, Charles Taylor, está refugiado en Nigeria.

Según Weah, el peligro no es gobernar Liberia, sino el que representan quienes ejercieron el poder de forma autoritaria y violaron constantemente los derechos humanos.

"Voy a hacer las cosas correctamente, ejercer el poder no de forma personal, sino con el pueblo, y cumplir con los derechos humanos", añadió, y dijo que quienes actúan a favor de la gente no deben temer por su vida.

Pero, por si acaso, Weah se moviliza rodeado de varios guardaespaldas, y antes de llegar hasta él hay que cumplir con un protocolo muy estricto.

El aspirante presidencial del Congreso para el Cambio Democrático puso como ejemplo a gobernantes como el sudafricano Nelson Mandela y el ghanata Jerry Rawlings, quienes tras abandonar el poder viven tranquilamente en su país, como pretende hacerlo él.

Si no gana en los comicios, ya sea en la primera vuelta o en la segunda, que se celebrará en Noviembre, Weah se siente también satisfecho, porque su partido ha ganado gran popularidad en tan sólo un año de existencia.

"Seguiremos en el tablero político liberiano", agregó.

[EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×