Reconocimiento a los Sub-17 de Cruz Azul en Ciudad Cooperativa

Los Campeones del Mundo Sub-17 de Cruz Azul, recibieron un reconocimiento más por el título obtenido en la justa de Perú 2005, esta vez por parte de los cooperativistas de la empresa cementera...
Los Campeones del Mundo Sub-17 de Cruz Azul, recibieron un reconocimiento más por el título obtenido en la justa de Perú 2005, esta vez por parte de los cooperativistas de la empresa cementera en Ciudad Cooperativa, Hidalgo.
 Los Campeones del Mundo Sub-17 de Cruz Azul, recibieron un reconocimiento más por el título obtenido en la justa de Perú 2005, esta vez por parte de los cooperativistas de la empresa cementera en Ciudad Cooperativa, Hidalgo.

MEDIOTIEMPO | Agencias17 de Octubre de 2005

Los Campeones del Mundo Sub-17 de Cruz Azul, recibieron un reconocimiento más por el título obtenido en la justa de Perú 2005, esta vez por parte de los cooperativistas de la empresa cementera en Ciudad Cooperativa, Hidalgo.

César Villaluz, Edgar Andrade y Pedro Valverde fueron recibidos en la cementera por el Gerente General de la planta, Wilfrido Arroyo,  quien destacó lo realizado por los futbolistas en el Mundial de la categoría.

Arroyo les dijo que son un ejemplo para los jóvenes, niños y adultos de Ciudad Cooperativa por haber alcanzado el máximo galardón de un Mundial con lo que ponen en alto el nombre de México y de la institución celeste.

Los cooperativistas, reunidos con los jugadores en un salón de recepciones, destacaron que así como en esta entidad se trabaja para crear material (el concreto) para el desarrollo de México, en la institución deportiva se prepara a grandes futbolistas.

Por su parte, Villaluz, Andrade y Valverde agradecieron las palabras del Gerente General y el apoyo de los cooperativistas en esta nueva etapa de su crecimiento profesional y aseguraron que no van a defraudar cuando lleguen a formar parte del primer equipo y de las selecciones mayores.

Y luego de posar para la foto con los integrantes de la cooperativa de la cementera, los jugadores fueron llevados al Centro de Control de dicha planta donde conocieron el proceso para la fabricación de cemento y por su complejidad y magnitud los futbolistas quedaron sorprendidos.

En ese lugar quedó de manifiesto que así como se trabaja en dicha planta para ayudar en el desarrollo de México, los jugadores trabajan de la misma manera para contribuir al crecimiento futbolístico tanto de la institución como del país bajo fuertes cimientos.

DESPERTARON PASIONES

Entre algarabía gritos de apoyo, vivas, porras a México e incluso piropos fueron recibidos los Campeones del Mundo Sub-17 de Cruz Azul en el Auditorio de esta Ciudad Cooperativa.

Desde su entrada a dicho inmueble luego de realizar un recorrido por la planta cementera, César Villaluz, Pedro Valverde y Edgar Andrade hicieron su arribo a este sitio en medio de fuerte gritería por las adolescentes de una escuela secundaria y de bachillerato locales.

Era como si el cantante de moda hubiera hecho su arribo al escenario para encontrarse con un público frenético, compuesto por unos 450 estudiantes de secundaria y 90 de bachillerato que gritaban a todo pulmón por la presencia de los futbolistas.

La apoteósica recepción que tuvieron los Campeones el Mundo tuvo su clímax cuando el maestro de ceremonias leyó el currículum de cada uno de ellos, por lo que la gritería alcanzó decibeles inesperados.

"Vuelta, vuelta", "apachurro", "papacitos" y "soy soltera" fueron algunos piropos que las jovencitas lanzaron a los futbolistas, a quienes apenas se pudo escuchar al hacer uso de la palabra para agradecer la recepción que les dieron los cooperativistas.

Durante su alocusión, los jóvenes jugadores se mostraron más nerviosos por el atrevimiento de las adolecentes, que cuando disputaron la Final del pasado Mundial de la categoría y ya entrados en confianza, Pedro Valverde provocó más algarabía al presumir su soltería.

En ese ambiente, los nóveles futbolistas contestaron preguntas de algunos de sus compañeros de fuerzas básicas, ante quienes destacaron que la mentalidad fue importante para conseguir el título mundialista, nuevamente entre los piropos de las colegialas.

Al término de la reunión, como abejas a la miel, las estudiantes se arremolinaron sobre los jugadores para pedirles un autógrafo en las libretas, el beso de despedida y, porque no, el número telefónico.

[ntx][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×