¡Monterrey ya canta en Semifinales!

Los Rayados del Monterrey le pusieron punto final a la eliminatoria ante los Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara al imponerse por un estruendoso cuatro goles a cero (siete a cero en el...
 Los Rayados del Monterrey le pusieron punto final a la eliminatoria ante los Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara al imponerse por un estruendoso cuatro goles a cero (siete a cero en el global). Luis Pérez, en dos ocasiones, Guillermo Franco y

Mauricio Cabrera | MEDIOTIEMPOEstadio Tecnológico. Sábado 3 de diciembre de 2005

Los Rayados del Monterrey le pusieron punto final a la eliminatoria ante los Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara al imponerse por un estruendoso cuatro goles a cero (siete a cero en el global). Luis Pérez, en dos ocasiones, Guillermo Franco y Carlos Casartelli fueron los artífices de la goleada. Monterrey aguarda rival; Tecos, en cambio, llora una eliminación vergonzosa no sólo por el resultado en sí mismo, sino por la forma en que se gestó.

PRIMER TIEMPO

El atisbo de esperanza se esfumó a los dos minutos de acción. Tecos respiraba dolorosamente, pero aún con la ilusión de quien se cree capaz de remar contracorriente. Saltó al terreno de juego, se persignó rogando por el milagro y se dispuso a entrar en acción. Se escuchó el silbatazo inicial. Y pasaron los primeros segundos, los de Zapopan pensaban en la meta contraria. Así, mientras la escuadra de Acevedo soñaba con marcar  cuanto antes, Guillermo Franco se escapó entre dos hombres, encaró a Corona y propició el grito del Tecnológico. Todos los presentes comprendieron que la eliminatoria estaba liquidada por más que el banquillo universitario impulsara con palmadas carentes de convicción.

Los Rayados siguieron en lo suyo. Herrera bailoteaba en el área técnica con dinamismo extremo. El “Piojo” pretendía mostrar una imagen de exigencia e inconformismo, pero el orgullo ocasionado por la actuación de los suyos le brotaba por los poros. El único enemigo de los norteños a partir del gol tempranero era la natural aparición del exceso de confianza. Ahí estaba el singular timonel regiomontano para impedirlo.

Tecos tuvo algunos chispazos indivuales que le dieron cierta vida a una eliminatoria completamente liquidada. Ludueña, aún bajo las peores circunstancias, es capaz de generar peligro. Los conductos de ataque de los visitantes fueron el envío de centros al área y las combinaciones aisladas entre Ludueña y Eliomar Marcón. Nada de cuidado. El tiempo discurrió, la afición no dejó de saltar y cantar. Los de la Autónoma se fueron a los vestidores con la tristeza reflejada en el rostro, con el pensamiento en las vacaciones anticipadas y en el futuro Clausura 2006.

SEGUNDO TIEMPO

Los mejores momentos del conjunto estudiantil se vivieron a lo largo de los diez minutos iniciales de la reaudación. El cuadro universitario aprovechó la complacencia del enemigo para tocar el esférico e inquietar con algunos disparos de media distancia. Monterrey no se preocupó, entendía que el oponente era el obligado a realizar el gasto. La breve embestida pasó sin que Rayados tuviera algo que lamentar.

Después de unos cuantos intentos de ofender, Daniel Ludueña decidió ponerle fin a su participación en el Apertura 2005. En un claro intento por apurar la llegada de sus vacaciones, el “Hachita” le hizo honor a su apodo y metió tremendo hachazo sobre la figura de José Joel González. Esa ni a Gasso se le escapa. El nazareno jamás titubeó y levantó el cartón rojo para despedir al enfurecido emblema estudiantil.

El partido ya era lo de menos. La fanaticada albiazul tenía la mente puesta en las semifinales y aplaudía a quienes considera sus ídolos. A los sesenta y cinco, el Tecnológico se convirtió en un manicomio. La salida de Guillermo Franco provocó una inusual carretada de elogios. Todos, hasta el más frío de los aficionados rindieron tributo al “charro” argentino.

 Lo que siguió fue un claro reflejo de la contrastante realidad de ambos equipos. Al tiempo que Flavio Davino era expulsado por doble tarjeta amarilla, el equipo de Herrera se inspiraba y golpeaba en dos nuevas ocasiones. Al setenta y tres, Casartelli remató un centro de Joel González y solicitó a su manera la continuidad para el próximo torneo. Al setenta y cinco, Luis Pérez disparó con toda la fuerza de una institución que sueña con el título y estremeció las adoloridas redes universitarias.

Pero nadie quería ponerle fin a la fiesta en el Cerro de la Silla. Luis Pérez quiso gritar de nueva cuenta y aprovechó un prodigioso pase de Walter Erviti para marcar el cuatro goles a cero. Por el global ya nadie se preocupaba. Después de siete anotaciones a favor y ninguna en contra, lo único importante er festejar.

El desenlace llegó. Monterrey espera rival en medio de un ambiente de fiesta. Tecos, en cambio, se duele no sólo por quedar fuera, sino por la forma en que se gestó su eliminación, producto de errores infantiles y con muestras poco deportivas de Flavio Davino y Daniel Ludueña.

GOLES

1-0 Pase filtrado para Guillermo Franco. El mexico-argentino se escapa entre dos hombres y mata a Jesús Corona con disparo cruzado.  (2´)

2-0 Centro de Joel González desde el costado derecho que es rematado sin mayores contratiempos por Carlos Casartelli. (73´)

3-0 Tras una serie de rebotes en el área, Luis Pérez prende la de gajos con la diestra e impacta las redes universitarias. (75´)

4-0 Luis Pérez ingresa por el costado izquierdo del área visitante, aprovecha un pase de Walter Erviti a las espaldas de los zagueros para marcar la cuarta anotación. (81´)

EL ARBITRAJE

Regular de Jorge Gasso. Perdonó un claro penal sobre Luis Pérez, aunque, dadas las circunstancias, nadie recordará su error.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×