Exposición que se exhibe en Berlín combina el futbol con el arte

Una colección de 200 piezas de 74 artistas procedentes de 20 países se presenta en el museos Martín Gropius Bau de Berlín, hasta el 8 de Enero próximo, en el marco del programa cultural de la Copa...
Una colección de 200 piezas de 74 artistas procedentes de 20 países se presenta en el museos Martín Gropius Bau de Berlín, hasta el 8 de Enero próximo, en el marco del programa cultural de la Copa Mundial 2006.
 Una colección de 200 piezas de 74 artistas procedentes de 20 países se presenta en el museos Martín Gropius Bau de Berlín, hasta el 8 de Enero próximo, en el marco del programa cultural de la Copa Mundial 2006.

MEDIOTIEMPO | Agencias6 de Diciembre de 2005

Una colección de 200 piezas de 74 artistas procedentes de 20 países se presenta en el museos Martín Gropius Bau de Berlín, hasta el 8 de Enero próximo, en el marco del programa cultural de la Copa Mundial 2006.

La muestra "Rundlederwelten" (Mundos del balón) es una colección de artistas contemporáneos que exploran desde diferentes ángulos, el espectáculo del futbol, como arte, deporte, negocio, cultura popular, en el espacio, en el tiempo y en las relaciones sociales.

Como expresión artística, constituye una reflexión colectiva de dimensiones tan globales y profundas como el fenómeno mismo del futbol, cuyo significado connotativo se amplía en cada pieza con un sentido distinto, crítico, irónico o simplemente estético.

El ex futbolista alemán Franz Beckenbauer, actualmente en la presidencia del Comité Organizador del Mundial, es un icono destacado en el conjunto de obras, y aparece también en portada, como imagen de la muestra.

El astro del futbol, que hace poco recibió un premio Bambi por su relevancia mediática, es protagonista también de un retrato, obra del artista Andy Warhol, creador del arte pop, una de las tendencias que mejor expresó el fenómeno de masas en los años 70.

La obra de entrada, "Fussball" (1966) de Markus Lüpertz, es el icono de "Rundlederwelten", un lienzo de gran tamaño que retrata al esférico de cuero en el terreno verde, y expresa con su sencillez de formas y magnificencia, lo simple y grande que llega a ser el futbol.

El video "Fusión" (2000), de Ingeborg Lüscher, reflexiona con gran ironía y humor sobre las relaciones económicas que hay detrás de un espectáculo de masas como el futbol.

Exhibe el video un partido en el que los jugadores cambian su vestimenta tradicional por traje y corbata, y el balón se convierte en maletín en los tiros.

Otro de los temas que explora la colección es la masculinidad y las relaciones de género en el futbol, por lo que se dedica espacio también al equipo nacional femenino de Alemania al presentar a las jugadoras en 11 videos simultáneos, que el público puede activar.

"Rundlederwelten" es también una muestra interactiva que permite al público dialogar con el arte y con el futbol.

El público puede seleccionar el video que desee escuchar, lanzar balones hacia los huecos de una pared, e incluso poder fotografiarse en una posición que imite la postura de Franz Beckenbauer en el cartel de la exposición.

Por ello, según explicó Ute Weingarden, del Departamento de Comunicación, los que más visitan la exposición son los niños y las familias, sobre todo en fin de semana.

Entre los más de 70 artistas que exponen sus obras, destaca la presencia de 2 latinoamericanos: el mexicano Gustavo Artigas y el uruguayo Federico Arnaud.

Artigas participa con un video que reflexiona sobre las reglas del juego en el futbol y refleja, según escribió el autor en la revista Anstoss, "la estructura de las relaciones entre las comunidades de Tijuana y San Diego".

La disciplina y las reglas del juego es un tema por el que otros artistas contemporáneos mostraron también interés, como la obra audiovisual "2 Balls", de Uri Tzaig, que presenta imágenes paralelas de un partido de baloncesto y otro de futbol, en contraste.

Muchos sociólogos contemporáneos han señalado que el futbol es la nueva religión de las masas, y los partidos se articulan como rituales en los que los aficionados expresan la máxima devoción por su equipo, y pueden llegar incluso a estar mediatizados.

Un tema tan enraizado en la sociedad y en la cultura tenía que aparecer en la muestra, y así es. Destaca un futbolín de madera, en donde, en lugar de futbolistas, son personajes bíblicos los que giran en las filas.

Esta obra de 1998, del artista uruguayo Federico Arnaud, lleva el nombre de "El juego de los Milagros", y por el acabado rústico del material, representa al futbolín como antigüedad y pieza de museo.

El estadio, como lugar del gran ritual futbolístico, y edificio de la contemporaneidad, protagoniza también reflexiones artísticas.

Está representado como una figura abstracta en pinturas, muestran la relación entre el espacio y la masa en fotografías, o concentra el interés en la luz de los focos en esculturas.

El futbol no tiene fronteras culturales ni sociales, pero sí refleja las que realmente existen. Apenas hace falta una piedra para meter un gol, por eso como deporte el futbol no es elitista, pero su ritual y el espectáculo que deleita a las masas sí requiere recursos.

Artistas como Robin Rhode, en su animación digital "Hondje", o Anri Sala, con el video "Missing Landscape", reproducen la afición al futbol fuera de los terrenos de juego, bien en la cultura callejera, o en un ámbito rural pobre dominado por la soledad del paisaje.

Predominan en la exposición los retratos y el protagonismo de las personas, con multiculturalidad para expresar que el sentimiento  por el futbol es universal, y tiene una dimensión global.

La originalidad plástica es una tónica en esta exposición, y se acentúa en aquellas piezas que se han constituido desde el futbol y comparten sus propios materiales, bien suelas con tacos, redes de portería, camisetas.

Tienen su lugar, asimismo, los objetos de coleccionista que se refieren a la historia de la Copa Mundial, fotografías de la Selección Alemana de 1974, y también carátulas de los discos de edición especial de cada mundial, entre ellas México 70’ y 86’.

En honor a los coleccionistas profesionales, se muestran las desgastadas botas con las que el jugador Jürgen Klinsmann, actual seleccionador del combinado alemán, disputó la Final de la Copa Mundial de Italia 1990. Hay, asimismo, un pronóstico para el resultado de la Final del próximo Mundial el 9 de Julio de 2006 en el Estadio Olímpico de Berlín: Argentina 2, Alemania 3.

El futbol se convierte en arte en el terreno de juego gracias a los malabarismos de los jugadores con el balón, en cultura popular cuando el público comparte un mismo entusiasmo y reacciona con cánticos y movimientos en las gradas.

Este espectáculo, sin embargo, se prolonga en el tiempo y en el espacio, abarca la cotidianeidad y la memoria de los individuos, y es lugar común, por lo tanto, para el diálogo y la expresión artística, como refleja "Rundlederwelten" en Berlín.     [ntx][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×