Hungría fue un dulce regalo de Navidad... Se acabó el maleficio de europeos

Con un triunfo de dos goles a cero obtenido ante la débil representación de Hungría, México se impone por primera ocasión en la era de Ricardo La Volpe a un rival del Viejo Continente. Francisco...
Con un triunfo de dos goles a cero obtenido ante la débil representación de Hungría, México se impone por primera ocasión en la era de Ricardo La Volpe a un rival del Viejo Continente. Francisco Fonseca y Joel Huiqui fueron los encargados de escribir
 Con un triunfo de dos goles a cero obtenido ante la débil representación de Hungría, México se impone por primera ocasión en la era de Ricardo La Volpe a un rival del Viejo Continente. Francisco Fonseca y Joel Huiqui fueron los encargados de escribir

Mauricio Cabrera |  MEDIOTIEMPOChase Field Stadium, Phoenix, ArizonaMiércoles 14 de diciembre de 2005 ante una buena entrada

Con un triunfo de dos goles a cero obtenido ante la débil representación de Hungría, México se impone por primera ocasión en la era de Ricardo La Volpe a un rival del Viejo Continente. Francisco Fonseca y Joel Huiqui fueron los encargados de escribir una historia que tuvo como protagonistas principales a Claudio Suárez, por alcanzar los ciento setenta y tres partidos internacionales con la camiseta verde, y a los debutantes, Guillermo Ochoa, Andrés Guardado y José Antonio Olvera. Mención aparte merece la noble afición, que inunda las tribunas para presenciar un espectáculo de ínfima calidad. 

Números del Tri de La Volpe ante europeos

La Galería del partido

PRIMER TIEMPO

A los mexicanos que radican en Estados Unidos no les importa la inoportunidad de un encuentro que no tenía razón de ser. En cuanto conocen la posibilidad de observar a la escuadra tricolor, el criterio queda de lado: el sentimiento nacionalista y la pasión por el futbol son suficientes para que acudan en gran cantidad. Como si nada importara, como si se tratara de un cotejo decisivo para el futuro de la Selección Mexicana, nuestros compatriotas hacen acto de presencia en el estadio y se caracterizan con los colores verde, blanco y rojo. El espectáculo en la tribuna , ya se presentía de antemano, superó la fría demostración futbolística escenificada sobre el terreno de juego.

La calentura en las gradas no encontró eco sobre el rectángulo verde. México, fiel a su costumbre cuando de cotejos amistosos se trata, inició las hostilidades con grandes reservas; midiendo los alcances del rival y esparciendo talento a cuentagotas. Un disparo cruzado de Francisco Fonseca fue lo más peligroso de los dirigidos por Ricardo La Volpe. Después, aparecieron las imprecisiones en el toque, falta de profundidad en el ataque y la evidente carencia de talento en el mediocampo. ¿Y la afición? Tan noble como siempre, soñando con una victoria que le iluminara el rostro aunque en el fondo fuera insignificante.

El primer chispazo de pasión llegó por parte de los húngaros. Una certera plancha a las partes nobles del debutante José Antonio Olvera se encargó de encender a media flama una batalla que discurría sin ritmo alguno. El juez central no titubeó, se llevó las manos al bolsillo e impactó el cartón rojo en el cínico rostro de Rosa. A los diez minutos, el débil rival europeo se quedó en inferioridad numérica. Ahora sí, todo listo para que La Volpe se apuntara su primera victoria contra equipos del Viejo Continente.

La expulsión produjo que el partido se inclinara por completo a favor del conjunto azteca. Los espacios surgieron y tanto Omar Bravo como Francisco Fonseca empezaron a incrementar su presencia en la zona de concreción. Se entendía que era cuestión de tiempo... Y así fue: a los treinta y dos minutos, un tiro de esquina ejecutado por Juan Pablo Rodríguez fue rematado a placer por Francisco Fonseca, quien se anticipó a un par de zagueros para estremecer las redes. 

México siguió haciendo lo suyo: aprovechaba la fragilidad del oponente para alimentar la posibilidad de marcar el segundo. El cotejo pudo quedar resuelto en la parte inicial; sin embargo, los nuestros jugaron a medio gas y terminaron desperdiciando las notables ventajas que otorgaba la oncena dirigida por Lothar Mattheus.

SEGUNDO TIEMPO

Hungría regreso a la cancha con la ilusión de hacer daño. Fue a lo largo de los primeros minutos de la reanudación cuando el arco mexicano, resguardado por el recién ingresado Guillermo Ochoa, se vio en aprietos. El joven cancerbero mexicano estuvo atento, mantuvo la tranquilidad y se apuntó como una opción del seleccionador nacional de cara a la Copa del Mundo.

Tras la tímida oleada ofensiva de los húngaros, el cuadro verde recuperó la posesión del esférico y empezó a construir acciones ofensivas. Un tiro libre realizado desde el costado izquierdo derivó en un singular remate de Joel Huiqui. La pelota se fue hasta el fondo y trazó el camino adecuado para que se terminara la maldición europea que pesaba sobre los dirigidos por Ricardo La Volpe.

Los minutos posteriores sirvieron para que Claudio Suárez demostrara que conserva la calidad suficiente para defender la camiseta nacional. La marca de ciento setenta y tres partidos con la Selección Mexicana quedará archivada en la historia. Pero más allá del valor numérico de dicha hazaña, hay que reconocer el profesionalismo con el que ha escrito su trayectoria. Los jóvenes tienen mucho que aprenderle; los maduros reconocen en el “Emperador” a un hombre que tuvo en la discreción a su mejor aliada. En cuanto a los aficionados, todo puede resumirse en el merecido aplauso dedicado a Claudio cuando éste abandonó la cancha para dejar su lugar a Hugo Sánchez Guerrero.

El tercer gol cerca estuvo de gestarse, mas nunca se consumó. Al final, México se lleva un triunfo que sirve para la estadística, para acabar con los malos resultados contra oponentes europeos, pero será necesario que se presenten rivales de mayor calidad si es que en verdad se desea medir los verdaderos alcances de la representación azteca. Se nos fue el 2005... ¡Es tiempo de soñar con el 2006!

GOLES

1-0 Tiro de esquina ejecutado por Juan Pablo Rodríguez desde la punta derecho. Francisco Fonseca se anticipa a dos defensores y vence la meta húngara con cabezazo certero. (32´)   2-0 Tiro libre realizado desde la izquierda que es rematado a segundo poste por Joel Huiqui. (52´)

ALINEACIONES

MÉXICO: José de Jesús Corona (salió al 46´ por Guillermo Ochoa), Francisco Javier Rodríguez (salió al 46´ por José Antonio Castro), Joel Huiqui, Claudio Suárez (salió al 69´ por Hugo Sánchez), Alberto Rodríguez, José Antonio Olvera (salió al 70´ por Andrés Guardado), Juan Pablo Rodríguez,  Gerardo Torrado, Adolfo Bautista, Francisco Fonseca (salió al 65´ por Alberto Medina), Omar Bravo. DT. Ricardo La Volpe.

HUNGRÍA: Balasz Rabockzki, Zoltan Balog, Vilmos Vanczak, Krisztian Vermes, Attila Bojte, Akos Coeller, Denes Rosa, Daniel Tozser (salió al 59´ por Prizjan), Kristian Verms, Robert Fercesin y Peter Rajczi (salió al 65´ por Tamas Priskin). DT. Lothar Mattaeus (ALE).

EL ARBITRAJE

Aceptable  de Ricardo Valenzuela. Expulsó correctamente al jugador húngaro e invalidó con justicia uno de los tantos de Francisco Fonseca por posición fuera de juego. El partido no le representó mayores problemas.

Números del Tri de La Volpe ante europeos

La Galería del partido

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×