Toluca 3 - 3 Monterrey

ALCALÁ LE REGALÓ SU ALMA AL DIABLO

ALCALÁ LE REGALÓ SU ALMA AL DIABLOMauricio Cabrera | MEDIOTIEMPOEstadio Nemesio Díez. Jueves 15 de diciembre de 2005Gracias a la señalización de un penal inexistente, Toluca rescató el empate a tres goles ante los Rayados del Monterrey en el encuentro de ida de la Final del Apertura 2005. La escuadra dirigida por Miguel Herrera acarició la posibilidad de la victoria en un par de ocasiones; sin embargo, la falta de capacidad para manejar el partido y las pifias arbitrales de Gilberto Alcalá terminaron provocando que la moneda siga en el aíre. Los Diablos esperan convertir el estadio Tecnológico en un auténtico infierno. PRIMER TIEMPO La celebración de la Gran Final del futbol mexicano pasó desapercibida para los aficionados mexiquenses. Olvidando el conocimiento previo y observando las frías tribunas del Nemesio Díez, cualquiera habría pensado que estaba por disputarse un partido cualquiera, en el que todo podía estar en juego, menos un título del balompié nacional. El escenario no registraba nada singular. Todo tranquilo, calmado; en pocas palabras, un ambiente rutinario, de esos que se presentan semana a semana. Los Diablos terminaron contagiándose de la apatía transmitida desde las gradas. Cuando salieron de los vestidores, los elementos choriceros terminaron convencidos de que estaban por disputar un cotejo de campaña regular. Relajados y sin presiones, permitieron que el rival, mucho más hambriento de triunfo, los pusiera contra las cuerdas en cuestión de minutos. Apenas al minuto tres, José Joel González enfiló hacia el arco escarlata, picó hacia la derecha ante la salida de Cristante y cayó víctima de una supuesta falta del golero anfitrión. El veredicto de Gilberto Alcalá fue un tanto cuestionable, pero el contacto existió. Luis Pérez capitalizó la ocasión desde los once pasos; Cristante rasguñó la de gajos, entró en contacto con ella; sin embargo, la pelota se elevó y terminó chocando con las redes. Para no perdonar la pasividad del enemigo, Miguel Herrera presionaba desde el banquillo, daba órdenes y conminaba a los suyos a luchar por el segundo. Entonces llegó un nuevo revés contra el cuadro de casa: genialidad de Guillermo Franco, centro potente de Julio César Pinheiro y lance oportuno de Carlos Casartelli para ampliar la ventaja en los cartones. Mientras tanto, Gallego se percataba que también es posible triunfar con un futbol atractivo. Toluca finalmente despertó. Fueron necesarias dos heridas de considerable gravedad para que el conjunto rojo entendiera que estaba disputando una final. Sinha y Vicente Sánchez empezaron a conectarse, a inquietar la puerta de Christian Martínez. De las amenazas rápidamente se pasó a los hechos: José Manuel Abundis, ingresado a los veintiocho minutos, recordó sus buenos tiempos y habilitó desde la medialuna a Vicente Sánchez, quien estaba ligeramente adelantado. El delantero charrúa recibió dentro del área, mató la de gajos y fusiló a Martínez con disparo cruzado. Es cuestión de querer… Cuando los Diablos desean ofender, lo hacen a muy buen nivel.  Rayados saboreaba irse con la ventaja a los vestidores. Ya corría el tiempo suplementario cuando un excelente servicio de Sinha propició que José Manuel Abundis ganara las espaldas de los zagueros, matara con el pecho el esférico y colocara el balón por abajo de las piernas de Martínez. Se confirmó que Monterrey no sabe manejar resultados a favor.SEGUNDO TIEMPOLa emotividad del primer tiempo desapareció durante la mayor parte del complemento. Ya con el empate en los bolsillos, Toluca volvió a lo suyo: defender ordenadamente y atacar con pocos elementos. Monterrey sufrió para encontrar libertadores. El partido se tornó ríspido y con pocos espacios para generar peligro en ambas porterías. La conservadora idea futbolística de Gallego se expandió a lo largo del rectángulo verde. La rutina se apoderaba del primer duelo por el título del Apertura 2005. Los Diablos no parecían tener mucha prisa por tomar la ventaja en el marcador; Monterrey, en cambio, sí albergaba la esperanza de anotar, pero sucumbía constantemente ante la bien parada retaguardia rival. Así, el gol que rompió la paridad se produjo de la manera menos esperada. Trazo de Oribe Peralta, centro de Ricardo Martínez y barrida desafortunada de Paulo da Silva, quien termina incrustando la de gajos en su portería. Desde la línea de cal, Herrera alentaba, rogaba por conservar la ventaja y, por qué no, incrementarla. El tiempo expiraba. Toluca quedaba en estado de coma. Pero Gilberto Alcalá se encargó de resucitar a los Diablos con la marcación de un penal completamente inexistente tras un supuesto jalón de Joel González sobre Carlos Esquivel. Rodrigo Díaz ejecutó; Cristante alcanzó a desviar. Después de un par de contrarremates, la pelota se fue a las redes norteñas y terminó configurando el marcador final de la contienda. Gracias al árbitro del partido, todo queda para la vuelta. GOLES0-1 Luis Pérez ejecuta desde los once pasos y vence a Cristante con disparo a media altura. El golero mexiquense alcanzó a tocar la pelota con la mano izquierda, pero su desvío fue insuficiente. (3';) 0-2 Julio César Pinheiro se escapa por el corredor derecho y manda centro que es concretado a la perfección por Carlos Casartelli, quien se tiende para enviar el esférico hasta el fondo de las redes. (8';) 1-2 José Manuel Abundis recibe de espaldas en la medialuna, aprovecha el movimiento de afuera hacia adentro que realiza Vicente Sánchez para habilitar al delantero charrúa y dejarlo en inmejorable posición de anotar. Vicente mata el balón y fusila a Martínez. (32';)2-2 José Manuel Abundis recibe pase a las espaldas de los zagueros, la mata con el pecho y dispara con pierna zurda para hacerle túnel de la muerte a Martínez. (45';) 2-3 Centro de Ricardo Martínez desde el pasillo izquierdo que es introducido en propia puerta por Paulo da Silva. (61';) 3-3 Rodrigo Díaz dispara desde los once pasos. Cristante alcanza a rechazar. En el contrarrebote, el “Rengo” vuelve a intentar, el golero mexiquense aparece de nuevo, pero su desvío es insuficiente y queda en bandeja para que el partido se empareje. (87';) El ArbitrajePésimo de Gilberto Alcalá. Si el primer penal a favor del Toluca dejaba ciertas dudas, el segundo es una clara equivocación del silbante. [mt] 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×