Algunos disturbios en Oaxaca tras la Final de la Primera 'A'

Más de una veintena de personas fueron detenidas por la policía municipal por diversos incidentes registrados al término del juego de vuelta por la Final de la Primera "A" entre Cruz Azul Oaxaca y...
Más de una veintena de personas fueron detenidas por la policía municipal por diversos incidentes registrados al término del juego de vuelta por la Final de la Primera "A" entre Cruz Azul Oaxaca y Puebla, partido ganado por los visitantes 1-0.
 Más de una veintena de personas fueron detenidas por la policía municipal por diversos incidentes registrados al término del juego de vuelta por la Final de la Primera "A" entre Cruz Azul Oaxaca y Puebla, partido ganado por los visitantes 1-0.

MEDIOTIEMPO | Agencias17 de Diciembre de 2005

Más de una veintena de personas fueron detenidas por la policía municipal por diversos incidentes registrados al término del juego de vuelta por la Final de la Primera "A" entre Cruz Azul Oaxaca y Puebla, partido ganado por los visitantes 1-0.

Aunque en un principio la derrota en el campo de futbol del equipo de casa no había sido motivo de problemas, algunos sujetos no soportaron la derrota y empezaron a lanzar objetos hacia los aficionados que viajaron desde Puebla para apoyar a Camoteros esta tarde.

José Antonio Rosas, joven que viajó en su propio automóvil para estar cerca del equipo de sus amores en un momento tan especial, mostraba en su rostro y ropa algunos estragos por la victoria del conjunto de La Franja, junto con la envidia e impotencia mal encausada de otros.

En la parte superior de su frente, Rosas portaba una gasa que tapaba una herida causada por un inadaptado que lanzó al aire una lata metálica de refresco.

"Cuando terminó el partido los jugadores del Puebla se acercaron a celebrar con los que viajamos para apoyarlos. Ahí estaba cuando de arriba me dio la lata. No puede ser, pudieron matar al alguien", narró el joven, mientras era resguardado por elementos de la policía municipal de otro posible ataque.

Con su playera del Puebla hecha bolas en la mano izquierda y una gris ensangrentada de la zona del pecho, los labios y nariz también con señales de la hemorragia que sufrió, se quejaba mientras veía que en una parte del estadio llovían por momentos ráfagas de objetos, vasos, latas y botellas de plástico vacías, entre otros.

Todavía molesto indicó, "Estábamos en la clebración cuando nos empezaron a lanzar cosas. Uno de repente sólo siente el ma. Entiendo la molestia, pero nosotros no jugamos".

Exponía su punto de vista cuando elementos de la policía empezaron a correr hacia el lugar donde se originó la lluvia de proyectiles a las afueras del Estadio Benito Juárez.

"Aquí hay mucha represión", se escuchó decir a alguien mientras veía que los uniformados detenían a varias personas.

Si bien los policías quisieron frenar un altercado mayor, varios de los presentes se quejaron de la manera en que fueron detenidos varios jóvenes y algunos adultos, presumiblemente culpables de las agresiones.

Y es que al ver que los elementos de seguridad corrían hacia un determinado sitio, varios corrían y eso tal vez fue su error pues se autoseñalaban como posibles culpables.

Al final, la policía acompañó a los seguidores de Puebla a sus autobuses para evitar otro altercado. Una vez cumplida su función regresaron al inmueble, factor que un enfurecido aficionado aprovechó para mentar su madre y decir toda una letanía de insultos a los poblanos sin voltear la cara en su andar.

[ntx][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×