Otra noche triste y fría en el Tecnológico

"Una piedra en el camino, me enseñó que mi destino, era llorar y llorar", cantaba José Carlos, aficionado del Toluca, a Rodrigo García, seguidor albiazul. Ambos son amigos desde la infancia pero...
 "Una piedra en el camino, me enseñó que mi destino, era llorar y llorar", cantaba José Carlos, aficionado del Toluca, a Rodrigo García, seguidor albiazul. Ambos son amigos desde la infancia pero el destino los separó por motivos familiares.

Dulce Moncada | MEDIOTIEMPO (corresponsal)Estadio Tecnológico, 18 de Diciembre de 2005

"Una piedra en el camino, me enseñó que mi destino, era llorar y llorar", cantaba José Carlos, aficionado del Toluca, a Rodrigo García, seguidor albiazul. Ambos son amigos desde la infancia pero el destino los separó por motivos familiares.

Fue el futbol el que los unió de nuevo en el Estadio Tecnológico. "Tengo 27 años ya, y desde los 19 que no lo veía", dice José Carlos mientras paga una cerveza. El escenario para el reencuentro no pudo haber sido mejor y el momento fue el oportuno aunque sabían que después de las 7 de la tarde uno saldría feliz, y el otro entre lágrimas. Es una de las miles de historias que rodearon la Final en en Monterrey.

José Carlos y Rodrigo arribaron al Tecnológico cerca de las 15:00 horas al igual que miles de aficionados que deseaban presenciar la Final del Monterrey, la Final del "Piojo" Herrera... La Final de la revancha del 2004 ante los Pumas.

Un ambiente previo en el Estadio que fue mejor que ningún otro, que estaba lleno de esperanza y de confianza plena de que los Rayados obtendrían, sin muchos problemas, el tan anhelado Campeonato. Porque Miguel Herrera y sus muchachos ya lo necesitaban, requerían hacer goles y no recibir, detalle que pintaba sencillo si ponemos las estadísticas sobre la mesa.

Pero el futbol no tiene lógica y aunque para Nuevo León y el Norte del país los Rayados ya eran campeones sin jugar la segunda parte de la Final, los Diablos Rojos que comanda Américo Gallego les hizo un alto para decirles: "Mi experiencia hace la diferente, no vayan tan de prisa".

Los 37 mil aficionados que abarrotaron el inmueble regiomontano estaban ansiosos por ver el parado de Gallego y el cuadro que utilizaría para, en sus sueños, poder llevarse una Copa que toda la entidad regia resguardaba pero que, ante las extrañas circunstancias que tiene el futbol, finalmente salió de esta frontera llamada Nuevo León.

La piel cambió de estado cuando inició el encuentro que dirigió Marco Antonio Rodríguez. A todos los seguidores de Monterrey y Toluca les entraron los nervios y el miedo de ser segundones. La cancha no estaba en buenas condiciones pues ante la perspicaz llovizna el pasto se tornó resbaladizoy no ayudó mucho a los jugadores.

Era el minuto 14 y la madre del silbante ya era recordada por el 97 por ciento del Estadio cuando expulsó a Serafín. Ahí, el defensivo Toluca -como lo llamaron algunos medios- se convirtió en ofensivo, y el Monterrey comenzó a apostar por momentos al contragolpe.

Los gritos de "Ratero, ratero" no se hicieron esperar en la tribuna hacia el central, quien una hora antes del cotejo fue ovacionado, sí, aunque no lo crean, el público le echó porras al "Ponchinello" cuando reconocía el campo antes del juego.

Hernán Cristante aun no se ensuciaba las medias. Así fue el primer tiempo. Así se fue el Monterrey al vestidor. Herrera debía hacer ajustes y Gallego debía confirmar algunos detalles.

Ante una muy fría temperatura, la afición seguía consumiendo bebidas embriagantes para acumular "vasos coleccionables de la Final". Vaya recuerdo...

Inicio del segundo tiempo, había quienes apenas regresaban del baño y se acomodaban en sus asientos cuando el "Chícharo" González le tiró una patada a Cruzalta cuando ambos estaban tirados en el pasto para que el jugador albiazul viera la tarjeta roja ante el repudio de la afición que no podía creer lo que veía. La rechifla se escuchó en todo el Estadio y después hubo un silencio sepulcral, a excepción de los cánticos de La Adicción.

Arellano tuvo la oportunidad de oro al estar sólo frente al arco de Cristante, pero le pegó mal y la mandó por encima del experimentado portero argentino. Ésa fue la única clara del Monterrey.

En la tribuna había quienes se quejaban del olor a puro de los aficionados de Súper Palco. Los suspiros y los nervios se apoderaron de la afición regia que no veía cómo el Monterrey hiciera un gol sin recibir ninguno y jugando con 9 hombres.

El Tecnológico se convirtió en una hoguera cuando Marco Antonio Rodríguez expulsó a Luis Pérez. Los gritos de "Ratero, ratero" volvieron al inmueble al igual que la molesta llovizna.

La emoción de Gallego lo hizo invadir la cancha para dar instrucciones para que Marco lo enviara a festejar a las regaderas, pero el gusto no le duró mucho al central pues el "Tolo" regresó para festejar.

Monterrey jugaba con 8 y, cosa increíble, preocupó en algunas ocasiones al Toluca. Las porras aparecieron de pronto, quizá un poco tarde, pero el Toluca ya iba arriba 2-0.

El "Rengo" Díaz se encargó de sepultar a unos regios que culminaron impacientes por el arbitraje. Arriba, los que pagaron un alto costo por un boleto para ver la Final abuchearon el espectáculo de Rodríguez y no precisamente el juego "defensivo" de un Toluca que acabó goleando.

Las playeras que se vendieron afuera del Estadio con tres estrellas se quedarán guardadas bajo llave hasta el próximo torneo de Clausura 2006 si es que el Monterrey logra repetir el excelente trabajo de este Apertura 2005.

La afición albiazul despidió entre aplausos a sus jugadores y su Cuerpo Técnico, sabiendo que este partido tuvo tintes que no debe tener ni esta ni nunguna otra Final.

Toluca celebró en grande mientras Monterrey no acepta perder una Final con el supuesto cobijo del central. Y es definitivo, los "Aperturas" no le sientan a ningun equipo regiomontano. Tigres llegó dos veces ante Pachuca y perdió. Monterrey sumó su segunda, y se vuelve a quedar en la orilla. Para Miguel Herrera, ¿La tercera será la vencida?

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×