Sin límite, festeja la prensa argentina el triunfo de Boca

La extraña actitud que caracteriza a los argentinos, dio rienda suelta a su algarabía tras el sufrido triunfo de Boca Juniors en penales ante Pumas en la Final de la Copa Sudamericana.
 La extraña actitud que caracteriza a los argentinos, dio rienda suelta a su algarabía tras el sufrido triunfo de Boca Juniors en penales ante Pumas en la Final de la Copa Sudamericana.

MEDIOTIEMPO | Redacción18 de Diciembre de 2005

La extraña actitud que caracteriza a los argentinos, dio rienda suelta a su algarabía tras el sufrido triunfo de Boca Juniors en penales ante Pumas en la Final de la Copa Sudamericana.

Para ellos no existe equipo rival, sólo Boca y, claro está, River, no hay más discusión, el resto son sólo escalones, no hay virtudes en el visitante y menos si es mexicano, sólo es la fiesta de Boca, esa fiesta que estuvo a muy poco de amargarse y que requirió de todo y la suerte para salir avante.

En el Diario Olé, la portada dice "Más Pato que las Gallinas" haciendo alusión al portero Abbondanzieri y a River Plate. "El Pato atajó dos y metió el último penal. Boca no arruga, perdón Basile: dos títulos en cinco días y tres en el semestre” acota la primera plana de este prestigiado diario argentino.

Claro, destacan que este es el trofeo 15 de Boca en partidos internacionales, pero por un curioso descuido se olvidaron de mencionar que este "héroe" Abbondanzieri terminó el partido por una grave incongruencia arbitral, un error que pocos cometen cuando el "Pato" detuvo la pelota con las manos fuera de su área cortando una acción clara de gol, y sólo fue amonestado cuando la tarjeta roja sería, tal vez, una de las acciones más lógicas en el trabajo arbitral.

Incluso para los medios argentinos, los 500 mexicanos que acudieron a apoyar a Pumas, aprovecharon para festejar con Boca, algo que está muy lejos de la realidad. Esta frase puede resumir como tocan el cielo estos hombres hinchados sin miedo a la egolatría, por la victoria.

"Los 500 hinchas de Pumas que están en un rinconcito de la tercera bandeja se miran sin saber qué hacer: reír o llorar. Se quedaron sin nada, es cierto, pero se colaron en un festejo como pocos en el mundo. Bah, como ningún otro…", comenta.

Del futbol en el juego, poco, a final de cuentas ganó Boca y nada más importa. De Pumas, nada, un equipo que para ellos es una sombra, una sombra que los dejó más cerca de una angustiante derrota, que del orgulloso despliegue de "personalidad" que mostraron.

Para colmo, en la nota dedicada al triunfo del "Tolo" Gallego con el Toluca en el torneo local de Apertura 2005, el osado encabezado dice "Ahora lo tendrán que llamar Toloca", como si la historia del club mexicano se redujera sólo a la presencia de Gallego con los Diablos.

El diario "El Clarín", un tanto más mesurado, dedica un espacio importante a una crónica más detallada del partido, con más "futbol", pero igualmente no queda la menor duda de que ellos vieron otro partido cuando leemos frases como "Especialmente por el sector izquierdo donde subía Krupoviesa, avanzaba Bilos y gambeteaba Rodrigo Palacio, a quien los mexicanos le dedicaron una doble marca: primero con Marcos (sic) Palacios y después con Castro. Igual, Palacio fue desequilibrante en todo el frente de ataque. Y no lo pudieron parar, salvo con infracciones".

En fin, no cabe duda que "nada es verdad ni es mentira, todo depende del color del cristal con que se mira", aunque creo que nunca se debe olvidar que el futbol existen dos equipos y, si el derrotado fue capaz de llevar el juego hasta un séptimo tiro penal para definir al ganador, parece difícil creer que para ellos Boca haya sido tan infinitamente superior.

[mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×