Diego Martínez presentado, Rafael Medina se va a Santos

Fue un día raro, ya que mientras un jugador entraba contento al campo porque vestiría la camiseta del Guadalajara, otro salía triste del vestidor porque dejaba a la institución con la que llegó a...
 Fue un día raro, ya que mientras un jugador entraba contento al campo porque vestiría la camiseta del Guadalajara, otro salía triste del vestidor porque dejaba a la institución con la que llegó a la Final ante Pumas, aquella que se perdió al igual que el

Alexander Jiménez | MEDIOTIEMPO (corresponsal)Guadalajara, Jalisco. 22 de diciembre del 2005

  • Diego Martínez llegaba y Rafa Medina desocupaba su casillero
  • El acuerdo con Santos es un hecho

Fue un día raro, ya que mientras un jugador entraba contento al campo porque vestiría la camiseta del Guadalajara, otro salía triste del vestidor porque dejaba a la institución con la que llegó a la Final ante Pumas, aquella que se perdió al igual que el titulo a causa de un penal que se falló.

Mientras Diego Martínez era presentado con Chivas en la cancha uno de La Primavera, a unos escasos metros, Rafael Medina sacaba sus cosas del vestidor y las llevaba a su camioneta, pues tenía que desocupar el casillero para que el exnecaxista pusiera las suyas.

Diego llegó muy temprano a las instalaciones de la Universidad de Guadalajara, en la Primavera. Ahí la presentación corrió a cargo del Vicepresidente Néstor de la Torre, quien le dirigió una palabras y le dio la bienvenida, al igual que el grueso del equipo y Cuerpo Técnico.

Apenas terminó la presentación y de inmediato corrió al vestidor para quitarse la ropa de trabajo que se había puesto, ya que había que ir a realizarse los exámenes médicos de rigor. Mientras tanto, Rafa  Medina caminaba en silencio a su camioneta con algunas pertenencias y se retiró del lugar sin dar declaraciones, sólo dijo "ahorita vengo, voy a llevar estas cosas y regreso", pero nunca volvió.

El Secretario Técnico Mariano Varela, llevó en su automóvil a Diego a realizarse los exámenes, por su parte, Néstor de la Torre, transportó en su vehículo al representante del jugador, aprovechando el largo camino para ponerse de acuerdo en algunos aspectos y dejar todo listo.

Ya al filo del mediodía, una vez que terminó sus estudios, Martínez regresó junto con Mariano Valera a La Primavera y se puso a las órdenes de Hans Westerhoff, quien sabía que no podía utilizarlo con el grueso del equipo en los trabajos, ya que está saliendo de una lesión y trabajó muy ligero.

Así pues, las dos caras se presentaron en el redil. La de tristeza, nostalgia y melancolía correspondieron a Medina, quien sólo dejó la promesa de regresar a dar declaraciones, aunque no precisó cuando ni en que tiempo, quizás hablaba de dar entrevistas cuando visite la Perla Tapatía defendiendo los colores del Santos.

El momento que pasó fue duro sentimentalmente hablando, ya que mientras recogía literalmente sus "chivas", su sucesor esperaba que le desocuparan el casillero.

La cara de la felicidad correspondió a Diego Martínez, quien al ser oficialmente jugador de los rojiblancos, la sonrisa le embarga al igual que el optimismo de hacer mejor las cosas que en su anterior equipo.

La Directiva le ha dejado claro a su nuevo refurrzo que tiene una gran responsabilidad ser jugador del Guadalajara, tanto dentro de la cancha como fuera de ella. Le pidieron que tenga cuidado en muchos aspectos, porque su comportamiento tiene que ser ejemplar, ser humilde con el aficionado, tener disposición con los medios y demás, es decir, le leyeron la cartilla para que después no diga que no sabía.

Por cierto, también le dijeron que hay un reglamento interno sobre algunas obligaciones que tienen que cumplirse y que en caso de violar algún apartado de ese reglamento, se hará acreedor a una cuantiosa multa.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×