Intensa y calurosa práctica de los Tigres

Cuarenta y cinco minutos de trabajo físico, otros más de golpeteo de balón, más futbol de interescuadras en espacio reducido y otros minutos de trote ligero fue el día que tuvo Tigres hoy en Zuazua.
 Cuarenta y cinco minutos de trabajo físico, otros más de golpeteo de balón, más futbol de interescuadras en espacio reducido y otros minutos de trote ligero fue el día que tuvo Tigres hoy en Zuazua.

MEDIOTIEMPO | Redacción26 de DIciembre de 2005

Cuarenta y cinco minutos de trabajo físico, otros más de golpeteo de balón, más futbol de interescuadras en espacio reducido y otros minutos de trote ligero fue el día que tuvo Tigres hoy en Zuazua.

Bajo un calor nada común en pleno diciembre, el plantel trabajó con intensidad y calidad, con el claro objetivo de estar lo mejor posible para enfrentar al Guadalajara el 4 de enero, en el arranque del Torneo Interliga.

El equipo regresó a los entrenamientos luego de dos días libres por la Navidad, iniciando la práctica a las 11:00 horas, terminando hasta ya pasadas las 13:20 horas.

Primero hicieron algo de "torito" para aflojar los músculos, para luego trabajar 45 minutos con el Preparador Físico Guillermo Orta, sesión en donde sintieron la mayor intensidad del entrenamiento.

"Me duelen hasta los ojos", comentaron algunos jugadores al terminar la práctica, y no era para menos, pues después del trabajo físico continuaron bajo el sol con golpe de balón y un partido de interescuadras en espacio reducido.

ASISTIERON AFICIONADOS

La afición de los Tigres invadió las instalaciones de La Cueva, en Zuazua, Nuevo León, y prácticamente secuestró a los jugadores al final del entrenamiento.

Cerca de un millar de aficionados abarrotaron los alrededores de las canchas de Zuazua, todo para ver de cerca de sus ídolos, que entrenaron a las 11:00 horas luego de los días libres por Navidad. "Es increíble y a la vez muy emocionante ver a toda esta gente venir a ver un entrenamiento", dijo un contrariado Sebastián González, quien ya ha comenzado a ver el cariño de la gente por su equipo.

Esta mañana, ya para las 10:00 horas, había unas 500 personas afuera de las instalaciones esperando entrar, y a la hora del entrenamiento la cifra ascendía a cerca de un millar. Lo más destacable fue la presencia de familias enteras aprovechando los días de asueto por la Navidad y Fin de Año.

La cancha cinco fue el punto de reunión de la hinchada felina, que si bien vio un entrenamiento en su mayoría físico, no dejó de aplaudir las buenas jugadas de gol al momento en que el técnico Ricardo Ferreti dispuso un breve interescuadras en espacio reducido.

Al final, como si se tratara de una misión cumplida por haber terminado la práctica, la gente le aplaudió al plantel y se le entregó solicitando el autógrafo, el saludo o hasta el beso.

La algarabía fue tal, que la mayoría de los jugadores tardaron hasta 40 minutos en llegar a los vestidores, todo por estar atendiendo a los aficionados. El último en "escapar" de la gente fue Claudio Suárez.

[mt][foto: Prensa Tigres]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×