En el debut de Guardiola, nada para nadie al medio tiempo

PRIMER TIEMPO

Mauricio Cabrera | MEDIOTIEMPOEstadio Azteca. Sábado 21 de enero de 2006

PRIMER TIEMPO

Atlante saltó completamente solo al terreno de juego. Los poco menos de ocho mil aficionados que asistieron al Coloso de Santa Úrsula dieron muestra clara del poco interés que el cuadro azulgrana genera entre sus seguidores. El estadio Azteca lució triste, como si no se estuviera llevando a cabo un cotejo de la Primera División.

Dorados, entretanto, brincó a la cancha con un sentimiento de superación constante. El arribo de refuerzos de renombre y la necesidad de sumar a costa de lo que sea fungieron como ingredientes determinantes para que fuera el cuadro sinaloense el que tomara la batuta en los primeros minutos de la contienda. Abreu no tardó en pasar lista, apareció en los linderos del área y sacó disparo cruzado que impactó a plenitud en el poste derecho de la meta azulgrana. Tras la primera advertencia de gol, los Potros comenzaron a equilibrar, marcaron con atingencia a Sainz y al “Loco”y empezaron a tener la pelota. El equilibrio de fuerzas fue tal que las ocasiones de peligro pudieron contarse con los dedos de una mano.

La pelota se tocó a un ritmo semilento. Ambas escuadras se mostraron precavidas en la retaguardia, se extremaban precauciones. La parte inicial de la partida se extinguió sin que el marcador entrara en movimiento. Los artilleros se fueron a los vestidores con la intención de hacer explotar la pólvora en los segundos cuarenta y cinco minutos. [mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×