Punto de oro para Dorados en el inicio del Clausura

Los Dorados de Sinaloa rescataron un punto en su visita al Distrito Federal tras empatar sin anotaciones con los Potros de Hierro del Atlante en partido correspondiente a la primera jornada del...
 Los Dorados de Sinaloa rescataron un punto en su visita al Distrito Federal tras empatar sin anotaciones con los Potros de Hierro del Atlante en partido correspondiente a la primera jornada del Clausura 2006. El debut de René Isidoro García como timonel a

Mauricio Cabrera | MEDIOTIEMPOEstadio Azteca. Sábado 21 de enero de 2006

Los Dorados de Sinaloa rescataron un punto en su visita al Distrito Federal tras empatar sin anotaciones con los Potros de Hierro del Atlante en partido correspondiente a la primera jornada del Clausura 2006. El debut de René Isidoro García como timonel azulgrana, así como las apariciones de Josep Guardiola, Ángel Morales y Sergio Blanco en el conjunto sinaloense acapararon la atención. Al final, el empate deja insatisfechos a los Potros y cierta conformidad a los del Pacífico, quienes suman un punto de oro en la batalla por el no descenso.

PRIMER TIEMPO

Atlante saltó completamente solo al terreno de juego. Los poco menos de ocho mil aficionados que asistieron al Coloso de Santa Úrsula dieron muestra clara del poco interés que el cuadro azulgrana genera entre sus seguidores. El estadio Azteca lució triste, como si no se estuviera llevando a cabo un cotejo de la Primera División.

Dorados, entretanto, brincó a la cancha con un sentimiento de superación constante. El arribo de refuerzos de renombre y la necesidad de sumar a costa de lo que sea fungieron como ingredientes determinantes para que fuera el cuadro sinaloense el que tomara la batuta en los primeros minutos de la contienda. Abreu no tardó en pasar lista, apareció en los linderos del área y sacó disparo cruzado que impactó a plenitud en el poste derecho de la meta azulgrana. Tras la primera advertencia de gol, los Potros comenzaron a equilibrar, marcaron con atingencia a Sainz y al “Loco”y empezaron a tener la pelota. El equilibrio de fuerzas fue tal que las ocasiones de peligro pudieron contarse con los dedos de una mano.

La pelota se tocó a un ritmo semilento. Ambas escuadras se mostraron precavidas en la retaguardia, se extremaban precauciones. La parte inicial de la partida se extinguió sin que el marcador entrara en movimiento. Los artilleros se fueron a los vestidores con la intención de hacer explotar la pólvora en los segundos cuarenta y cinco minutos.

SEGUNDO TIEMPO

Los Dorados mantuvieron la actitud conservadora. Sin renunciar al ataque, pero entendiendo que la igualada servía para sumar en la porcentual, la escuadra dirigida por Juan Manuel Lillo se tomó con calma la reanudación. Bien parado atrás, con inteligencia. Atlante en contadas ocasiones logró superar la sólida muralla visitante.

Las ocasiones de gol escasearon a lo largo de la segunda mitad. Un punterazo de Patricio Galaz que terminó estrellándose en el travesaño se significó como la acción más peligrosa de los anfitriones. Después de observar que su meta estaba a salvo, Saucedo respiró tranquilo, la afición exhaló aire e invitó a los suyos a irse hacia adelante.

Atlante presionó con fuerza en los últimos suspiros del cotejo. Un cabezazo de Jesús Olalde encendió la mecha. Los Potros reclamaron una mano de Jorge Iván Estrada; sin embargo, el silbante consideró que no hubo intención, por lo que la oncena atlantista se vio forzada a tragarse el orgullo. Fueron minutos de presión constante sobre el arco de Saucedo. En cuanto se escuchó el silbatazo final, Dorados comprendió que la misión estaba cumplida. 

El ARBITRAJE

Aceptable de Roberto García Orozco. Queda la duda en la mano de Estrada; no obstante, el jugador sinaloense estaba de espaldas. Una decisión más de criterio que de reglamento. [mt/dorados]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×