América se mete al manicomio Sinaloense

Mauricio Cabrera | MEDIOTIEMPO/DORADOS
 Mauricio Cabrera | MEDIOTIEMPO/DORADOS

Mauricio Cabrera | MEDIOTIEMPO/DORADOSEstadio Carlos González y González. Jueves 2 de febrero de 2006 a las 20:00 hrs. (Tiempo de Culiacán)No cabrá ni un alfiler. El Carlos González y González se declara listo para vestir sus mejores galas. Tres horas fueron suficientes para que las localidades se agotaran. Ciento ochenta minutos sirvieron como un impresionante parámetro de la pasión que genera el enfrentamiento entre los Dorados y el América. Nadie se lo quiere perder. Se trata simple y sencillamente de uno de esos duelos que son marcados en el calendario. Sinaloa experimentará la fiebre que sólo es capaz de producir un simple partido de futbol. Los Dorados se mantienen invictos en el Clausura 2006. Los dos empates conseguidos en igual número de partidos disputados provocan ilusión en la escuadra del Pacífico. Es cierto que las victorias aún no aparecen; sin embargo, la solidez defensiva mostrada por los sinaloenses habla sobre una estructura sólida y confiable. Controlada la situación en sector bajo, resta encontrar la máxima forma futbolística en el último tercio de la cancha, donde ha hecho falta precisión en el último toque. Las oportunidades escasearon ante Atlante; contra Tigres, en cambio, el mediocampo nutrió de balones que no fueron aprovechados correctamente. El último toque es una tarea pendiente. Las expectativas en torno a la presencia de Josep Guardiola sobre el terreno de juego se han cumplido cabalmente. El jugador ibérico se mueve poco, pero con la inteligencia para siempre tocar la pelota en el instante adecuado. Con “Pep” como máximo estandarte en el mediocampo, el conjunto dirigido por Juan Manuel Lillo amenaza con salir airoso de la batalla por el no descenso. La pequeña sociedad que forma con Ángel Morales en el cinturón del campo otorga seguridad tanto en la retaguardia como en la artillería. SUSPENDIDOS DE DORADOS Ninguno LESIONADOS DE DORADOS NingunoAmérica tiene prohibido perder. Después de sumar un punto de seis unidades posibles, el entorno azulcrema se ha enrarecido, luce contaminado. Víctor Manuel Aguado pretende transmitir seguridad en la función que realiza. Desestima las críticas y se dedica a trabajar. Manuel Lapuente, su principal respaldo, lo apoya con notable aplomo. No obstante, un tercer cotejo sin conocer el triunfo en la corriente competencia cimbraría la estructura de una institución que no puede permitirse una nueva desilusión para los aficionados. Ha sido un Aguado inicio de 2006 para las Águilas. A Cuauhtémoc se le extraña. Su aportación en el campo se echa de menos entre los de Coapa. Nombres sobran el equipo, pero la mentalidad que transmite Blanco es insustituible. Da la impresión, sin que con ello se pretenda engrandecer la figura del ya de por sí polémico elemento, que el éxito o el fracaso de la entidad vuelven a depender, para no alterar la costumbre, de lo que realice el “Temo”. Mientras tanto, América sigue sin aprender la lección; fincar el buen funcionamiento en el quehacer de un solo individuo, por importante que éste sea, resulta una apuesta frágil y poco efectiva. Se pronostica un partido espectacular. Las poderosas individualidades del equipo visitante chocarán en un temible duelo con la explosividad de Sebastián Abreu. El buen futbol está garantizado. SUSPENDIDOS DE AMÉRICA Ninguno LESIONADOS DE AMÉRICA Duilio Davino Cuauhtémoc Blanco (en duda) Claudio López

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×