'Gil, Rudman no le den en la ma… al equipo', pide afición jarocha

"Fuera, fuera, fuera", gritaba un grupo furioso de aficionados con dedicatoria para Gerardo Gil Ortiz y Silvio Gabriel Rudman, Presidente y Vicepresidente de los Tiburones Rojos de Veracruz tras...
 "Fuera, fuera, fuera", gritaba un grupo furioso de aficionados con dedicatoria para Gerardo Gil Ortiz y Silvio Gabriel Rudman, Presidente y Vicepresidente de los Tiburones Rojos de Veracruz tras el silbatazo final de  Germán Arredondo que acreditaba

Diego Hernández Tejeda | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Estadio "Pirata" Fuente, 4 de febrero 2006

  • El "Lorito" Jiménez fue recibido con aplausos
  • Rumores y caos

"Fuera, fuera, fuera", gritaba un grupo furioso de aficionados con dedicatoria para Gerardo Gil Ortiz y Silvio Gabriel Rudman, Presidente y Vicepresidente de los Tiburones Rojos de Veracruz tras el silbatazo final de  Germán Arredondo que acreditaba la cuarta derrota al hilo de su equipo, ahora en manos de Jaguares de Chiapas por 2-3 y en la agonía del encuentro.

"Renuncien Rudman y Gil, no le den en la ma… al equipo", gritaban los aficionados, mientras estos sostenían una junta "cumbre" en el mismo palco con el Gobernador del Estado, Fidel Herrera Beltrán.

Otros, que ya olvidaron el daño que hizo Rafael Herrerías al equipo escualo corearon el nombre del empresario taurino a escasos metros de la actual Directiva, invitados de honor y el propio Gobernador veracruzano.

El palco del Gobernador se volvió un caos, vinieron las entrevistas para Fidel Herrera y el Presidente Gerardo Gil Ortiz Herrera Beltrán declaró que apoyaba la decisión que tomara la Directiva y Gil Ortiz reiteraba su apoyo al técnico Alfredo Tena, y anunciaba medidas drásticas contra algunos jugadores, sin dar nombres.

Después, los directivos bajaron al vestidor.

Ahí surgió el rumor de la renuncia del Presidente Gil Ortiz. Rumor, que hasta el momento de redactar la información no había sido desmentido, pero a la vez tampoco se había dado algún anuncio oficial. Eso si, Silvio Rudman, el Vicepresidente seguía reunido con otros directivos y a las 23:00 horas, no había salido de su oficina.

Pero parecía que ganaría el Tiburón... Sobre todo, porque hubo entrada gratuita para la afición veracruzana y el "Pirata" de la Fuente se llenó por vez primera.

Y es que una hora antes del inicio del partido había largas filas para entrar, los aficionados querían la victoria. Pese a que el boletaje se repartió de una manera gratuita, los revendedores se aparecieron en los alrededores del estadio. Tres por 50 pesos por una entrada en la localidad de general y 40 pesos por un preferente y hasta una de palco.

Salieron los equipos, la presentación de los jugadores de Veracruz y luego los de Jaguares, todos abucheados, menos el ex tiburón Walter "Lorito" Jiménez, quien saltó con su hijo recién nacido Tahiel, esta vez vestido con los colores del equipo chiapaneco, quien fue ovacionado por los jarochos.

Después, el abrazo fraterno, de los hermanos Alfredo y Luis Fernando. Los flashazos y las cámaras aparecieron. Arredondo silbó el inicio, y en e l minuto 9, otra vez la misma historia. El rival tomaba la delantera, Carlos Ochoa silenciaba el "Pirata" con el 1-0.

Muy pronto, en el 14, los locales conseguían el empate por mediación de Alejandro Leyva. El Gobernador Fidel Herrera Beltrán y el Presidente del equipo celebraban, la afición gritaba a rabiar. Más aún en el 36, con el gol de Quattrocchi. Era el 2-1, por vez primera en el torneo Veracruz estaba adelante en el marcador.

Apareció la ola por primera vez en el estadio y hasta el Gobernador con toda la Directiva se levantaban en su momento. Era todo para la primera parte.

Ya en el periodo complementario, parecía que el árbitro se cargaba a favor de Jaguares y la afición no lo perdonaba.Aparecían los gritos de "uleeero... uleeero".

En el minuto 65 Luna tomaba el sitio de Leyva y en el 75, Quattrocchi tenía que dejar el terreno por una lesión en el muslo de la pierna izquierda y su lugar lo tomaba Manuel López Mondragón.

Los cambios afectaron, porque en el 68 llegó la igualada y el 89 la voltereta con los goles dos y tres de Carlos Ochoa Luis Fernando Tena también hizo salir a Walter Jiménez, quien nuevamente fue ovacionado por la afición. Era el minuto 84 y su lugar lo tomó Miguel Gómez. La inteligencia de Luis Fernando.

Después, el silbatazo final.

El tico Óscar Rojas, de los que más se entregan en el terreno de juego se tiró al suelo desconsolado, abatido. Después el caos. Los gritos de la afición contra los directivos, pero su total apoyo para el técnico Alfredo Tena.

El Tiburón Rojo, se ahoga...

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×