Nace el Clásico Regio (1974 - 1975)

Nace el Clásico Regio (1974 - 1975) Nace el Clásico Regio (1974 - 1975)

Apolo Valdés | MEDIOTIEMPO9 de Marzo 2006

  • El inicio de un gran Clásico con un gran partido.

Hablar de los Clásicos es remontarse hasta los partidos disputados en la década de los 20 en el parque Asturias, entre el mismo Asturias y el España o el Necaxa y el Atlante. Posteriormente estos encuentros fueron devaluándose o desaparecieron, pero se crearon nuevas rivalidades como la del clásico más importante en el futbol mexicano, el Súper Clásico América contra Guadalajara.

Pero no podemos dejar de lado los clásicos regionales, partidos que despiertan enorme pasión entre las aficiones de un estado o de una región, como lo es el Clásico Tapatío, entre Guadalajara y Atlas, en algún momento el del Bajío entre León y Celaya, o el de Tamaulipas entre el Tampico Madero y el Correcaminos, pero sin duda el clásico regional que más pasiones despierta el Clásico Regio, disputado entre los Rayados de Monterrey y los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León, un duelo que desde antes de su realización viste de colores los diferentes barrios de la ciudad de Monterrey, que hace que la gente duerma fuera del estadio para conseguir  un boleto para este encuentro y es precisamente de este duelo del que presentamos su historia, este es el primer partido oficial en Primera División del Clásico Regiomontano.

Era mediados de 1974, el mundial de Alemania tenía un par de semanas de haber concluido, cuando dio inicio la liga de futbol mexicana, la Primera División tenía un nuevo invitado a la justa, los “Tigres” de la Universidad de Nuevo León, quienes habían conseguido su ascenso la temporada anterior al quedar campeones de la Segunda División el torneo anterior.

Fue así que el calendario había decretado que el primer rival de los Tigres sería el otro equipo de la ciudad, el Monterrey, en Segunda División ya se habían visto las caras y su último enfrentamiento fue en 1960 cuando el conjunto Rayado había ganado 1-0 y ese mismo año ascendió al máximo circuito.

El 13 de julio de 1974 ambos conjuntos disputarían su primer partido, el marco para este histórico encuentro sería el estadio Universitario que en ese entonces era la casa de ambos conjuntos, ante un lleno espectacular de más de 25 mil personas los equipos regios salieron a la cancha, en un partido dirigido por el arbitro Enrique Mendoza.

El silbatazo inicial dio inicio a las hostilidades, el Monterrey comenzó buscando la anotación temprano, cuando Jiménez remató un centro pero este se estrelló en el poste dejando respirar al conjunto Universitario, este error parecía que le costaría caro al Monterrey, ya que al minuto 21 Olague filtró el balón para Ugalde quien en un tiro raso venció al arquero de la Pandilla, para así poner el 1-0 en el marcador y pasando a la historia como el primer anotador del conjunto de Tigres en Primera División.

Pero los Rayados no se dejarían vencer fácilmente y la ventaja felina no duraría mucho, al minuto 27 Juan González dio un tiro que el defensa Trujillo tapó de milagro, pero el balón quedó en pies de Solís quien remató y dejó sin oportunidad al arquero y la defensa. Pasaron varios minutos antes de que Monterrey pudiera llegar al área ya que la defensa enemiga no permitía que nada pasara, pero al minuto 40 de nueva cuenta Solís recibió un pase de González, disparó al marco y dio la vuelta al marcador poniendo el 2-1 a favor de los Rayados.

El segundo tiempo dejaría obligado al conjunto de la universidad en replantear su estrategia y buscar recuperar la ventaja perdida, pero Monterrey motivado por la voltereta en el marcador a 3 minutos de reiniciado el encuentro, Damian dio un centro el cual recibió Solís quien pasó a Jiménez el cual fusiló al portero Barrera y anotó el 3-1 que parecía definitivo.

El conjunto de Monterrey parecía dominar el partido y embolsarse los 2 puntos, pero el exceso de confianza y el mal trabajo defensivo hicieron que al minuto 63 en un tiro de esquina cobrado por Rodolfo Montoya, fuera mal rechazado por el portero Rayado y fue el “Tubo” Rodríguez quien recuperó el balón y remató para acercar a los Tigres en el marcador, dejando el 3-2.

El equipo de Monterrey decidió encerrarse en su campo y aguantar los embates felinos, ante un equipo Universitario que no permitiría que su presentación en el máximo circuito terminara en una derrota y mucho menos que esta fuera frente al rival odiado. La táctica de la Pandilla parecía rendir frutos y el final del partido estaba cerca, pero dicen que el partido no se acaba hasta el silbatazo final y pareciera que al Monterrey esto se les olvidó, ya que al minuto 83 una descolgada por el lado derecho de Luís Puente dejó atrás a la defensa contraria y fue el mismo Puente quien disparó hacia la portería, pero la defensa desvió, Méndez recupero el balón y anotó el gol final. El marcador del primer Clásico Regio terminó 3 a 3 que sabía a gloria a los Tigres, pero Amargo al Monterrey.

Los jugadores que disputaron este histórico encuentro fueron por parte de Monterrey:

Quintero, Cano, Guaracy, Imperial, Diaz, J. Gónzalez, Montoya, Solís, Acuña (Bertocchi), Jiménez y Damian, dirigidos por Ignacio Jáuregui.

Por los recién ascendidos Tigres:

Brizuela, Trujillo, Treviño, Hao, Izquierdo, Hodge, Olage (Montoya), Rodríguez, Ugalde, Puente y Acosta (Méndez), al frente del equipo estaba José “Che” Gómez.

Un nuevo Clásico había nacido, un clásico de pasión regional, pero no por eso menos que cualquier otro, partido que en ocasiones ha despertado mayor interés que otros partidos supuestamente más importantes y con el nacimiento del Clásico Regio se cierra un nuevo capitulo de Archivo Fútbol de Medio Tiempo.

[mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×