Chivas en lo futbolístico y su afición en su apoyo... ¡contrastantes!

¡Vamos Rebaño, queremos la copa!, ¡Vamos Rebaño, queremos la copa!, era el grito de la "Banda del Centenario" para hacerse sentir ante el rival que estaba presionando a Oswaldo Sánchez por...
¡Vamos Rebaño, queremos la copa!, ¡Vamos Rebaño, queremos la copa!, era el grito de la "Banda del Centenario" para hacerse sentir ante el rival que estaba presionando a Oswaldo Sánchez por conducto de Sebastián Pereyra, único hombre en punta de San Luis.
 ¡Vamos Rebaño, queremos la copa!, ¡Vamos Rebaño, queremos la copa!, era el grito de la "Banda del Centenario" para hacerse sentir ante el rival que estaba presionando a Oswaldo Sánchez por conducto de Sebastián Pereyra, único hombre en punta de San Luis.

Alexander Jiménez | MEDIOTIEMPO (corresponsal)Estadio Jalisco. 11 de Marzo del 2006

  • La afición rojiblanca fue muy voluble

¡Vamos Rebaño, queremos la copa!, ¡Vamos Rebaño, queremos la copa!, era el grito de la "Banda del Centenario" para hacerse sentir ante el rival que estaba presionando a Oswaldo Sánchez por conducto de Sebastián Pereyra, único hombre en punta de San Luis.

Era el minuto 18 y en ambos arcos ya había situación de peligro; por los locales Omar Bravo era el más insistente y, Edwing Borboa ponía de su parte para tratar de abrir el marcador con un disparo a la media vuelta que se fue por encima del arco.

Adolfo Bautista aparecía, a cuenta gotas pero aparecía, con pases a profundidad y teniendo más labor de sacrificio, acción que la afición le reconoció, pero  no era suficiente para abrir la "Tuna" de Raúl Arias.

El futbol que se desarrollaba en la grama del Jalisco no era bueno para el espectáculo, estaba trabado en media cancha y Chivas salía a base de latigazos por las bandas con Omar Bravo y Diego Martínez. San Luis llegaba poco pero con peligro, cada que tomaba el balón Ailton Da Silva la afición sentía el peligro en su arco, al igual que Oswaldo Sánchez, además con un delantero explosivo como Pereyra, cualquier cosa podía pasar.

Y es que entre los seguidores rojiblancos estaba muy fresco el partido del martes pasado ante Caracas, equipo que jugó fácil y temían se diera la misma historia. Pereyra confirmó el  temor de los asistentes cuando al minuto 26 conectó de manera impresionante un disparo en el área chica, salió el balón a quema ropa y Oswaldo poco pudo hacer.

San Luis ganaba uno por cero, la afición en la tribuna, pese a ser mayoría chiva, dejaba sentir un frío apoyo a su equipo, el ¡Chivas, Chivas, Chivas!, se escuchó hasta el minuto 34. Emilio Mora correspondía a  esos gritos con un disparo de media vuelta dentro del área chica a pase de Ailton, pero Oswaldo no tuvo problemas para controlar el tiro, que por cierto llevaba poca fuerza.

Sería Ángel Reyna quien pondría el segundo para los urgidos Tuneros y de inmediato la afición se comenzó a meter con sus jugadores, desaprobando lo que estaba pasando en el terreno de juego y de la misma forma, el central del encuentro, Hugo León, reprobaba las entradas de los rojiblancos con tarjetas amarillas para Cristian Armas y Diego Martínez, uno por una jugada fuerte y al otro por reclamar.

Al salir los jugadores del campo cuando terminó la parte complementaria, fueron despedidos con rechiflas, abucheos y gritos, reprochando el pobre accionar en el primer tiempo y al salir para la parte complementaria, fue lo mismo, los aficionados no se olvidaron en el descanso de lo sucedido en el primer tiempo y los abucheos predominaron en el graderío.

El técnico de los locales sacó a Edwing Borboa y entró Sergio Santana, buscando que reaccionara el equipo pero en el inicio del segundo tiempo los problemas en la zona baja rojiblanca seguían, pues "Didi" traía locos a los defensores tapatíos.

No se veía por donde, sólo una jugada individual cambiaría el destino del encuentro y así fue, Omar Bravo aprovechó un balón dentro del área para descontar y aquellos aficionados que chiflaron, gritaron y demás, ahora aplaudían festejando el gol de su equipo. ¡Qué cosas tiene el futbol!.

Chivas se volcó en llegadas por izquierda, derecha, por el centro, tiros de media distancia y el encuentro fue mejor. Los mismos que reprocharon a su equipo cuando iban dos goles a cero, ahora apoyaban intensamente a su equipo con aplausos, el clásico grito de guerra de ¡Chivas, Chivas, Chivas! apareció.

San Luis estaba contra la pared, no sabía como bajar la presión de los locales y en el área técnica Raúl Arias estaba desesperado, pues Chivas hizo que los 20 mil aficionados que los abuchearon, se metieran al encuentro de una manera excelente.

La presión para el silbante Guajardo creció, la afición reclamaba cualquier falta a favor y en contra... de hecho apareció el famoso "Ulero, ulero, ulero". El partido mejoró mucho en todos los sentidos, hubo emociones en todos los sentidos y la parte complementaria fue mucho mejor que la primera.

Hubo llegadas por ambos bandos, siendo Chivas quien tuvo las mejores pero al final, el marcador fue de oro molido para San Luis, ya que terminaron en los últimos minutos poniéndole el último clavo a la derrota del ataud rojiblanco metiendo el tercer y fulminante gol, para decepción de los aficionados.

En cuanto cayó el tercer y último tanto, parecía que lasa gradas del Jalisco quemaban, pues el 80 por ciento del respetable se levantó de su asiento y tomó las puertas de salida, no sin antes dejarle entre gritos, abucheos y el clásico ¡buuuuu!, ¡buuuuu!, ¡buuuu! A su equipo. San Luis sacó los tres puntos del Jalisco y terminó con una racha en el torneo de cinco partidos sin conocer la derrota para los locales.

Las bromas no se hicieron esperar, ya que en el Club Deportivo Guadalajara estaba iniciando el "Baile del Centenario", y muchos en las tribunas mencionaron, ¿dónde será el baile? ¿qué no era en la cancha Tolan?, debieron de haber dicho que iniciaría a las 7 de la noche en el Estadio Jalisco, porque San Luis no puso un baile".

El Guadalajara esta a la baja, dejó ir una oportunidad de oro para acercarse más a Cruz Azul y Atlas ya le dio alcance en su Grupo 3. Futbolísticamente Hans Westerhof tiene que recomponer, porque primero fue Caracas el que los hizo ver mal y ahora, los Tuneros, que de paso les dieron un paseo en el campo dándoles toque en durante varios minutos.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×