Tigres ruge como el Rey del Norte; 2-1 a Rayados

Con anotaciones de Jaime Lozano y Carlos Ramírez, los Tigres se llevaron la gloria en el Clásico del Norte al imponerse por dos goles a uno a los Rayados del Monterrey.
Con anotaciones de Jaime Lozano y Carlos Ramírez, los Tigres se llevaron la gloria en el Clásico del Norte al imponerse por dos goles a uno a los Rayados del Monterrey.
 Con anotaciones de Jaime Lozano y Carlos Ramírez, los Tigres se llevaron la gloria en el Clásico del Norte al imponerse por dos goles a uno a los Rayados del Monterrey.

Mauricio Cabrera | MEDIOTIEMPOEstadio Universitario. Domingo 12 de marzo de 2006

  • Carlos Ramírez entró para dar el triunfo

Con anotaciones de Jaime Lozano y Carlos Ramírez, los Tigres se llevaron la gloria en el Clásico del Norte al imponerse por dos goles a uno a los Rayados del Monterrey.

El partido estuvo repleto de emociones, mantuvo en vilo a los aficionados durante los noventa minutos. Al ochenta y cinco, todo pintaba para un insatisfactorio empate; sin embargo, los felinos sacaron el orgullo y mataron al acérrimo rival.

PRIMER TIEMPO

Tigres se vio impulsado por la energía que bajaba de las tribunas. Cada pelota la movió con intensidad y decisión. El aliento de San Nicolás de los Garza obligaba a que los de amarillo ofendieran al odiado rival, al enemigo con el que jamás deben perder.

El ímpetu de los felinos se percibió desde los primeros minutos de la contienda. No fue un dominio abrumador, pero sí una clara superioridad en lo que a posesión del esférico se refiere. Los avisos más severos sobre la puerta que valientemente resguardaba Cristian Martínez se produjeron a los catorce y dieciséis minutos. En el primer intento, Peralta recibió dentro del área y se tardó demasiado en disparar, lo que posibilitó la correcta intervención del cancerbero regiomontano. Enseguida, Sebastián González se avivó entre los defensores y remató para quedarse a un paso de marcar el primer tanto de la confrontación. El grito de gol se quedó enclaustrado en la garganta de los incondicionales fanáticos del cuadro local.

Monterrey no se había mostrado fino en la zona de concreción. Un día tranquilo se respiraba en la meta de los Rayados. Pero la historia cambió en un instante: Jesús Arellano se quitó a tres hombres en las afueras del área, tiró de media distancia y tuvo la fortuna de que Reinaldo Navia se encontrara con la de gajos y la prendiera con pierna derecha para romper el cero a cero en el marcador.

Mientras el equipo de Miguel Herrera se fue a los vestidores con la satisfacción de haber capitalizado una de las pocas ocasiones generadas a la ofensiva, Tigres se lamía la herida y se lamentaba por las fallas frente a la portería visitante.

SEGUNDO TIEMPO

Ferreti y los suyos volvieron a la cancha con semblante repleto de convicción. Querían la igualada a como diera lugar, y después de acariciarla mediante un disparo de Gaitán desde los once pasos que fue desviado heroicamente por el portero albiazul, Jaime Lozano sacó la casta y aprovechó un tiro libre para mandar centro cruzado que acabó entre las redes gracias a que voló sin ser tocada por los ansiosos rematadores.

El duelo se convirtió en una batalla sin tregua. La sensación de peligro viajaba invariablemente de un lugar a otro. El ritmo cardiaco se aceleraba, los nervios estremecían el alma y producían escalofríos entre los presentes. Navia por un lado, y la artillería felina por el otro, intimidaban, acechaban a sus respectivos rivales.

Pese a los infructuosos esfuerzos, todo pintaba para el clásico empate. Ya comenzaba a percibirse cierta desilusión entre los aficionados, que anhelaban la existencia de un ganador y un perdedor. Carlos Ramírez cumplió con los deseos de la mayoría, aprovechó un rechace de Martínez a disparo de Sebastián González para prender el esférico y darle tres puntos de oro a su escuadra, que revive en la liga y agudiza la falta de resultados del odiado rival. Un triunfo que provoca un rugido a todo pulmón de los Tigres. GOLES

0-1 Jesús Arellano se quita a tres hombres en las afueras del área, dispara de media distancia y tiene la fortuna de que Reinaldo Navia encuentre la pelota y tire con pierna derecha para estremecer las redes felinas. (36´)

1-1 Jaime Lozano ejecuta un tiro libre a las afueras del área, manda centro a segundo poste, y éste, sin ser tocado por nadie, viaja hasta incrustarse en el ángulo derecho de la puerta de Martínez. (61´)

2-1 Disparo de Sebastián González que rechaza Martínez. En el rebote, aparece la figura de Carlos Ramírez para disparar con violencia y estremecer el corazón de los Rayados. (86´)

ARBITRAJE

De regular a bueno de Roberto García. Queda la duda en el penal marcado en contra de Rayados. Sin embargo, salió bien librado en su primer duelo de tal envergadura.[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×