Monterrey 2 - 1 Dorados

Monterrey 2 - 1 Dorados Monterrey 2 - 1 Dorados

INVASIÓN DORADA EN LA SULTANA DEL NORTEMauricio Cabrera | MEDIOTIEMPO/DORADOSEstadio Tecnológico. Miércoles 15 de marzo de 2006 a las 20:30 hrs. Los Rayados hacen hasta lo imposible por curarse la herida sufrida en el Clásico ante los Tigres. El doloroso descalabro llenó de rabia a los albiazules, quienes no han podido mostrar el nivel acostumbrado a lo largo del Clausura 2006. Enfrente tendrán un rival ordenado, que posee un amplio nivel de contundencia en la zona de concreción y una encomiable disciplina táctica en la retaguardia. El Tecnológico exige la victoria de los suyos. Habrá que ver si la tropa sinaloense lo permite…El equipo de Miguel Herrera se lamenta por no haber sido capaz de mantener la ventaja en el marcador. Después del tanto que inauguró los cartones, todo pintaba para que Monterrey celebrara un triunfo de invaluable calibre estadístico y, sobre todo, anímico. Sin embargo, sucumbió ante el empuje de los felinos y acabó permitiendo no sólo que lo igualaran, sino también que le dieran la vuelta al marcador. El manejo del partido se consolida como uno de los graves dolores de cabeza para el técnico regiomontano. La escuadra norteña no encuentra su mejor faceta futbolística. El adiós de Guillermo Franco repercutió en el quehacer ofensivo de los Rayados, que siguen requiriendo aún más aportación de los refuerzos extranjeros, especialmente de Hugo Rodallega y Gastón Fernández. Resulta contradictorio que un equipo con ideología netamente ofensiva se encuentre localizado entre los coleros Dorados avanza paso a paso rumbo a la permanencia. El regreso que tuvo frente a la Máquina Celeste del Cruz Azul es digno de elogio. Cualquier otro se hubiera achicado ante la desventaja en el tanteador; los del Pacífico, en cambio, remaron contracorriente y obtuvieron un punto valioso en la batalla que libran por la permanencia en el máximo circuito de nuestro futbol. El torneo entra en una fase decisiva para el cuadro sinaloense. Las jornadas diez y once pueden colocarlo en una posición inmejorable en comparación a sus rivales directos en la lucha por el no descenso, pero también meterlo en un problema de difícil solución. La manutención de la categoría está en las manos del comando de Juan Manuel Lillo. Si mantiene el nivel y consigue cambiar los empates por triunfos, el problema de la porcentual podrá ser superado sin que necesariamente exista sufrimiento y tensión al final de la competencia. El partido está equilibrado. Dorados quiere comenzar a sumar de tres en tres. Monterrey simplemente busca venganza para disminuir los efectos de la herida que sufrió hace algunos días. [mt/dorados]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×