'Bofo', anotación sin declaración

Después de un viernes lleno de sorpresas por parte de la Directiva de Chivas, al dar a conocer la destitución del holandés Hans Westerhof al frente del equipo; el conjunto del Guadalajara se...
 Después de un viernes lleno de sorpresas por parte de la Directiva de Chivas, al dar a conocer la destitución del holandés Hans Westerhof al frente del equipo; el conjunto del Guadalajara se enfrentaba a La Máquina Cementera de la Cruz Azul, en un cotejo

Alexander Jiménez | MEDIOTIEMPO (corresponsal)Estadio Jalisco. 18 de Marzo de 2006

  • "Vibró el Jalisco en un buen duelo"

Después de un viernes lleno de sorpresas por parte de la Directiva de Chivas, al dar a conocer la destitución del holandés Hans Westerhof al frente del equipo; el conjunto del Guadalajara se enfrentaba a La Máquina Cementera de la Cruz Azul, en un cotejo de los llamados de seis puntos ya que ambos equipos comparten el mismo grupo, el tres.

Ante la incertidumbre de lo que sería el debut de José Manuel "Chepo" de la Torre en el banquillo rojiblanco, la afición se dio cita en el Coloso de la Calzada Independencia para hacer una muy buena asistencia y en la que el apoyo al Rebaño nunca faltó, pero los seguidores de los celestes también se hicieron presentes, por lo que el duelo entre las porras daba un sabor extra a un partido que no quedó a deber pues la intensidad con la que se jugó valió el costo del boleto.

Las Chivas salieron al terreno de juego en medio de la algarabía de su gente y, ante la sorpresa de todos, el ahora pastor del Rebaño, "Chepo" de la Torre, no puso en el cuadro inicial al "Bofo" Bautista, manteniendo la formación que el ex timonel holandés había hecho durante la semana. Los focos de atención acaparaban tanto al introvertido delantero con la casaca número 100 como a su nuevo estratega.

Antes de iniciar las acciones, una nueva falta de coordinación entre los organizadores, puso en entredicho el que se cante el himno nacional mexicano antes de los partidos: los jugadores rayados y el cuerpo arbitral comenzaron a entonar el himno sin que el cuadro cruzazulino saliera al campo, y cuando todavía no terminaba de cantarse, los azules decidieron salir en lo que representaba una falta de respeto a uno de los símbolos nacionales.

El partido iniciaba con una amplia superioridad de los capitalinos, que llegaban una y otra vez a la portería local ante la desesperación del cancerbero Oswaldo Sánchez, quien pedía toda la concentración a sus zagueros. Un disparo al ángulo superior derecho de la portería del Guadalajara hizo que los jugadores Chivas despertaran y poco a poco emparejaran el duelo, lo que hizo que el juego tuviera un vaivén al que solamente le haría falta el tan ansiado gol por parte de las dos escuadras. Pero éste no se haría presente en la primera parte.

El espectáculo de fuegos artificiales del medio tiempo, hizo que el público se animara aún más y gritara porras para sus equipos, pero el ya famoso ¡Chivas, chivas, chivas! superó ampliamente al del ¡Azul, azul!

La reanudación del partido no dejó de ser intensa, pues tuvo más espectacularidad que en su primera parte. José Manuel de la Torre se veía un tanto nervioso en banquillo chiva, pero trataba de asimilarlo y no gritaba mucho, prefería llamar al jugador al que le daría instrucciones e ilustrarlo con sus movimientos de manos; por el otro lado, el técnico de La Máquina Isaac Mizrahi, demostraba que la escuela Lavolpista y también de Romano la lleva muy aprendida: no dejaba de encender cigarrillos y lanzar gritos a sus jugadores.

El "Chepo" mandó a calentar a toda la banca, el número 100 incluído; por lo que la gente que apoyaba a los rojiblancos comenzó a gritar al unísono ¡Bofo, Bofo, Bofo! que exigía la presencia del delantero en el terreno de juego y que vibraba en todos los rincones del Estadio Jalisco

Adolfo Bautista, quien no ha querido hablar con los medios de comunicación desde la salida de Hans ya que algunos rumores señalan que él fue el causante del cese del holandés, aceleró su calentamiento y pronto fue llamado por el "Chepo" para que con su calidad, de todos sabida, tratara de cambiar el rumbo del partido en el que no había nada para nadie y cualquiera podía acertar en meter el balón en las redes del equipo contrario.

"Bofo", con un zapato color rojo y otro color blanco, ingresó en medio de los aplausos de la afición por el joven Edwin Borboa y marcó la diferencia, ya que al minuto 79’ sería el encargado de anotar el gol del triunfo en una jugada que la gente de Cruz Azul pedía un fuera de lugar, pues en un centro de Ramón Morales, el rapado delantero remató de bolea dejando sin oportunidades a Oscar Pérez para ir a festejar con la Legión 1908. Por su parte, el técnico rojiblanco también gritaba a todo pulmón ese gol con el que ganaría su partido de debut como estratega en la máxima categoría.

Chivas ya no dejó ir la ventaja, cuidó al máximo el gol de la diferencia y a pesar de que los azules se fueron con todo al frente ya no les alcanzó para el empate, pues el árbitro pitaba la finalización del cotejo y el grito de alegría por parte de los hinchas del Guadalajara inundaron el estadio que a punto estuvo de llenarse.

Los reporteros corrieron hacia la persona de Adolfo Bautista para conocer sus impresiones del encuentro, pero él también corrió pero para esquivarlos y no dar ninguna declaración, simplemente se fue al vestidor; tampoco a la salida del mismo quiso hacer declaraciones. Ahora Chivas, con esa satisfacción de haber ganado a La Máquina Cementera, se prepara para su próximo compromiso dentro de la Copa Libertadores ante el Sao Paulo de Brasil.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×