La afición respondió y el Tiburón también

Nuevamente la gente respondió al llamado: todos vestidos de rojo. Desde luego, la directiva había puesto su parte. Boletos al 2X1 y el boleto adquirido será la contraseña para poder tener la...
 Nuevamente la gente respondió al llamado: todos vestidos de rojo. Desde luego, la directiva había puesto su parte. Boletos al 2X1 y el boleto adquirido será la contraseña para poder tener la entrada para la próxima jornada ante el América.

Diego Hernández Tejeda | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Estadio Luis "Pirata" Fuente, sábado 25 de Marzo

  • La afición abucheó siempre a Mora
  • El "Grillo" fue el más elogiado

Nuevamente la gente respondió al llamado: todos vestidos de rojo. Desde luego, la directiva había puesto su parte. Boletos al 2X1 y el boleto adquirido será la contraseña para poder tener la entrada para la próxima jornada ante el América.

Por eso, desde temprano la gente comenzó a llegar al "Pirata", que media hora antes del silbatazo inicial ya estaba lleno.

Adentro, la fiesta iniciaba con la presentación de la banda y coreografías de la Secundaria Federal 5 de Xalapa, invitada a participar en el Desfile de las Rosas en Pasadena, California el 1 de Enero del 2007.

En punto de las 16:30 horas, salieron los potosinos a calentar y fueron abucheados por la afición jarocha y 30 segundos después tocó el turno a los escualos, que en contraste recibieron una estruendosa ovación.

Comenzó a caer la pertinaz llovizna.

Y había sorpresa: El Capitán Pablo Quattrocchi salió a calentar con el equipo que iniciaría cuando todo indicaba que repetiría el cuadro que logró el triunfo ante Necaxa, pero Vucetich cambió la jugada a todos, por supuesto pensando más en Raúl Arias y dejó a Pablo Granoche en la banca.

Dos minutos antes del las 17:00 horas salieron, casi a la par ambos equipos: Vucetich se dirigió a saludar a Raúl Arias.

Desde luego, la foto de Capitanes y el cuerpo arbitral y nuevamente Pablo Quattrocchi lucía el gafete por los escualos.

Comenzaron los cánticos de la porra de los escualos, segundos antes del silbatazo inicial del árbitro Paúl Delgadillo. Cesó la lluvia, el Dios Tláloc quería ver un buen espectáculo, se ponía del lado de los veracruzanos. Todo estaba a su favor.

La voz oficial del "Pirata" Fuente, Luis Hernández nombró uno a uno, primero, los nombres de los jugadores de San Luis y, el ex escualo, Emilio mora, quien por una diferencia de 7 mil dólares emprendió la "graciosa huida" recibió el saludo jarocho cuando anunciaron su nombre.

Era el presagio de que no sería bien recibido en el puerto como potosino, y después cada vez que tocaba la pelota era abucheado. Y para completar su regreso al puerto, ya no salió para el periodo complementario.

Corría el minuto 9 y apareció la lluvia, el técnico escualo se enfundaba el "rompevientos" del equipo veracruzano.

Vendría el 1-0 por conducto del "Grillo" Biscayzacú en el minuto 11. Corrió y gritó frente a la cámara de un programa de televisión que lo critica. Después saldría a la banca a celebrar con su paisano Pablo Granoche.

En el 18´, nuevamente cesó la lluvia. Fue cuando Vucetich se puso su elegante saco gris, hasta el final del partido, porque ya no hubo más agua.

Siete minutos después, Mario Rosales tuvo que salir por lesión y el juvenil Omar Rivera entró en su lugar, pero Milton -olvidándose del Fair Play- se molestó que Paul Delgadillo haya parado la jugada para atender a Rosales.

Vendría la ola jarocha, pero al revés.

También la terminación de la primera parte.

Para la segunda parte, Emilio Mora se quedaba en la regadera e Israel Martínez tomaba su lugar. Era una tarde negra de Mora.

Y vendría el 2-0 y enseguida el 3-0.

El gobernador Fidel Herrera Beltrán, el Presidente Eduardo Césarman y los invitados de honor celebraban en el palco.

Fue cuando Américo Scatolaro, Auxiliar Técnico de Raúl Arias salió de la banca y platicó más de 5 minutos con este.

La decisión: sacar a Ailton para meter en su lugar a Ariel González. El brasileño salió molesto, no fue a la banca y se fue a colocar detrás de la portería que defendía su compañero Adrián Martínez.

Y faltando 5 minutos para la conclusión, la afición jarocha empezó a chiflar pidiendo el silbatazo final a Paul Delgadillo.

Aparecieron los coros, mientras los jugadores escualos tocaban la pelota buscando gastar el tiempo ante la desesperación de los rivales.

A los 87 minutos de tiempo corrido Fidel Herrera Beltrán levantó los brazos en final de que el tiempo había acabado.

Ya en el 89´ insistió la afición con un ensordecedor chiflido, pero habría dos minutos de reposición. Tiempo suficiente para que Óscar Rojas y Omar Domínguez se dieran pequeños empujones, pero no llegó a más gracias a la intervención de los jugadores de ambos equipos y el silbante.

Llegó el silbatazo final.

La celebración, pues el Tiburón Rojo tiene casi los dos pies en la Primera División Nacional y San Luis se hunde.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×