Diez goles y un susto para el América contra Veracruz (1966-1967)

Lo partidos de futbol siempre son de 90 minutos, en ocasiones muchos equipos al tener un marcador abultado creen que ya tienen el partido en la bolsa, y conceden muchas facilidades al rival...
Lo partidos de futbol siempre son de 90 minutos, en ocasiones muchos equipos al tener un marcador abultado creen que ya tienen el partido en la bolsa, y conceden muchas facilidades al rival llegando al caso de volteretas impresionantes y resultados sacado
 Lo partidos de futbol siempre son de 90 minutos, en ocasiones muchos equipos al tener un marcador abultado creen que ya tienen el partido en la bolsa, y conceden muchas facilidades al rival llegando al caso de volteretas impresionantes y resultados sacado

Apolo Valdés | MEDIOTIEMPO30 de marzo 2006

  • Veracruz estuvo a punto de hacer un milagro

Lo partidos de futbol siempre son de 90 minutos, en ocasiones muchos equipos al tener un marcador abultado creen que ya tienen el partido en la bolsa, y conceden muchas facilidades al rival llegando al caso de volteretas impresionantes y resultados sacados en el último momento.

Los equipos que ganan por goliza en algunas ocasiones por exceso de confianza suelen recibir goles inesperados que pueden convertirse en empates o hasta en victorias para el equipo que se encontraba abajo en el marcador, pero en algunos casos solamente quedan en sustos impresionantes que dejan la experiencia de que el marcador sea cual sea no se debe de dejar a la ligera y menos caer en excesos de confianza.

Así fue el partido entre Veracruz y América de la temporada 1966 – 1967, un partido de 10 goles, exceso de confianza y un gran susto para el conjunto americanista.

Corría el año de 1966 el Mundial de Inglaterra había terminado con una pobre participación de la selección mexicana, y nuestro país se comenzaba a preparar para organizar las olimpiadas de 1968, mientras tanto el torneo local tenía 6 fechas de haber iniciado y el Campeón América tenía un paso impresionante teniendo 5 victorias y un empate para situarse en el primer lugar de la tabla general con 11 puntos, mientras tanto Veracruz llegaba con únicamente 5 puntos y se ubicaba en el lugar número 13 de la competencia, lo que en el papel daba una superioridad definitiva al América, pero a veces el rival más pequeño puede dar buenas sorpresas.

El partido se llevaría acabo el 4 de septiembre de ese año bajo el arbitraje Raúl Osorio, los equipos salieron a la cancha del Azteca al medio día, el conjunto americanista venía motivado por su buena racha y confiaba en sacar el resultado, mientras Veracruz llegaba cabizbajo por los malos resultados, pero traía también la motivación que les da a muchos equipos el enfrentar al América.

El conjunto de Coapa desde el primer minuto del partido salió a buscar del marcador, el mejor juego que empezó a desempeñar el América dio rápidamente frutos, apenas al minuto 4 Castillo cometió una falta al americanista Vavá fuera del área, el Brasileño Alves “Zague” cobró el tiro libre de forma magistral para batir el marco veracruzano y poner el 1-0.

La alegría en la chanca se transmitió a la tribuna, mucha gente apenas estaba empezando a tomar sus lugares cuando este gol cayó, y poco tiempo después la alegría americanista aumento ya que 6 minutos después del primer gol Vega recuperó un despeje, dejando mal parada a la defens, el jugador azulcrema sirvió para “Zague” quien entró al área y dribló a un defensa, quedando mano a mano con el arquero jarocho el cual intentó arrebatarle el balón pero el jugador brasileño bombeó el esférico dejando sin oportunidad al portero Elizondo, para dejar el 2 a 0.

Las acciones se daban uno tras otra, y la celebración americanista tuvo que callarse unos minutos cuando al 14 el veracruzano Tranquilino corrió por la banda derecha e hizo una pared extraordinaria para de nuevo recibir el balón y tirar fuera del área dejando parada a la defensa y al arquero americanista poniendo el 2-1 que daba esperanzas a los Tiburones.

El festejo veracruzana no duró mucho y las esperanzas de empatar el marcador comenzaron a esfumarse cuando sólo 2 minutos después Fragoso mando un pase para Del Águila por el extremo derecho y dio un centro al área donde “Zague” cabeceó hacia atrás, Fragoso llegó corriendo y de remate de palomita incrustó el balón en la red rival dejando el 3-1.

La fiesta continúo en grande, el dominio americanista era más que claro, al 24 Vavá tiró a gol pero la defensa rechazó, Fragoso recupero el Balón y entró al área quitándose a dos defensas dando un tiro raso que dejó sin oportunidad al arquero Veracruzano, para el 4-1.

América estaba dominando y destrozando a los tiburones, antes de terminar el primer tiempo al minuto 37 nuevamente otro ataque de las Águilas iniciado fue Mendoza quien superó fácilmente a la defensa veracruzana pero el portero Elizondo alcanzó a quitarle el balón con un manotazo, para su mala fortuna éste llegó a los pies de Fragoso quien únicamente se concreto a rematar para dejar el 5-1.

El Veracruz estaba en la lona, la defensa hacia agua, y para el segundo tiempo se esperaban aun más goles así que en un hecho insólito el entrenador del cuado de Veracruz cambió al guardameta Elizondo por García, además que tuvo que reacomodar sus piezas para evitar más anotaciones.

Los jugadores americanistas salieron para el segundo tiempo muy confiados, alegres y despreocupados, totalmente diferentes al equipo de Veracruz que aunque en sus caras se reflejaba desesperación también la esperanza de por lo menos dejar un marcador más decoroso.

El conjunto de Veracruz comenzó a atacar al cuadro americanista dejando sorprendidos a propios y extraños y a 5 minutos de empezado el segundo tiempo Herrera dio un pase a Batata quien hizo una extraordinaria pared con Aussin quien alargó el balón para López el cual disparó de primera intención anotando el 5 a 2.

Un gol no hubiera significado nada y así lo demostraron los jugadores americanistas en sus rostros quienes se veían despreocupados, pero la sorpresa sería mayúscula ya que 2 minutos después del 2 gol veracruzano llegó cuando apenas en el saque el América perdió el balón,  Herrera llegó por el extremo derecho quitándose a un defensa,  vio solo a Batata y sirvió, el jugador jarocho únicamente se limitó a tirar para dejar el balón en el fondo de la red poniendo el marcador 5-3.

Los jugadores americanistas no lo podían creer el conjunto jarocho estaba despertando, el Veracruz seguía atacando por todos lados de la cancha y la defensa apenas podía sacar los disparos, afortunadamente para ellos en el minuto 52, en un contraataque Fragoso recibió un pase largo hasta el terreno contrario, corrió una carrera de varios metros y dio un tiro que dejó sin oportunidad al arquero para el 6-3.

La tranquilidad regresó al equipo americanista quienes creían que el Veracruz se quedaría desmotivado con el sexto de la tarde en su contra, pero las sorpresas seguían dándose, el Veracruz siguió atacando y prácticamente los once jugadores del América se vieron arrinconados de su área, los embates en el campo de las Águilas eran cada vez mayores, los nervios en la banca y en la tribuna se dejaban sentir al igual que en el campo, la ventaja era de 3 goles pero la insistencia de Veracruz parecía que en cualquier momento podía remontar, afortunadamente para ellos la defensa lograba sacar todo lo que les llegaba, pero el espíritu del Veracruz no se quebró nunca hasta el último minuto siguieron luchando y al minuto 89 lograron acortar el marcador por conducto de Frank para el 6-4 final.

Para fortuna del América el partido terminó, el susto sólo había quedado en eso y en las caras de aficionados y jugadores se veía la tranquilidad ya que pese al haber ganado por diferencia de dos goles el exceso de confianza pudo haber hecho que el marcador fuera histórico porque el buen juego y el carácter en la segunda parte del Veracruz pudo haber hecho la remontada.

Ese día el Director Técnico del América Ángel Papadopulus mando a la cancha a Ataúlfo, Martínez, Bosco, Vega, Ibarrache, Del Águila, Vavá (Arlindo) Fragoso, Alves, y Gómez.

Por lado de los escualos la el equipo que se presentó en la cancha ese día fue con Elizondo (Gárcia), Tranquilino, Villíbarri, Castillo, Montesi, Peláez, Herrera, López, Batata, Aussin y Frank, dirigidos por Enrique Rivas.

Un buen susto para el América y la confirmación de que nunca hay que darse por vencido es lo que deja en el recuerdo esta historia de Archivo Futbol de Medio Tiempo.

[mt][Foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×