Cuando visita América todo es diferente en el puerto

Cuando América va al puerto todo es diferente. En la semana, cientos de aficionados durmieron en los alrededores del Estadio Luis “Pirata” Fuente para conseguir un codiciado boleto. El viernes...
 Cuando América va al puerto todo es diferente. En la semana, cientos de aficionados durmieron en los alrededores del Estadio Luis “Pirata” Fuente para conseguir un codiciado boleto. El viernes otros tantos pernoctaron en ese mismo lugar para ganar un buen

Diego Hernández Tejeda | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Estadio Luis "Pirata" Fuente, 1 de Abril de 2006 ante un lleno

  • La reventa, en su apogeo

Cuando América va al puerto todo es diferente. En la semana, cientos de aficionados durmieron en los alrededores del Estadio Luis “Pirata” Fuente para conseguir un codiciado boleto. El viernes otros tantos pernoctaron en ese mismo lugar para ganar un buen lugar.

Y ya el día del partido la gente llegó desde las 2 de la tarde, 5 horas antes del duelo para formarse en  las largas filas y poder ingresar. En los alrededores aparecieron vendedores de tacos que nunca llegan. Vamos, torteros de ocasión jugaron con la premisa: “A río revuelto ganancia de pescadores”. Desde luego proliferaron las tiendas de uniformes deportivos y ambulantes.

Tampoco podían faltar los revendedores, boletos de general, que en taquilla cuestan 70 pesos y que se “agotaron” el miércoles se cotizaban entre 300 y 450 pesos, los de preferente, que cuestan 150, eran ofrecidos en 600 pesos.

A las 4 de la tarde, el “Pirata” ya casi estaba lleno. La policía montada, recorría los alrededores del Estadio. En contraste, enfrente en el “Beto Ávila” poco más de un centenar de aficionados se daban cita para presenciar el duelo entre los Rojos del Águila de Veracruz y los Vaqueros de la Laguna de la Liga Mexicana de Béisbol.

El Gobernador Fidel Herrera Beltrán se daba tiempo para llegar primero a ver algunas entradas a las 5 de la tarde y a las 6.30 ingresaba al “Pirata”.

Antes, a las 17:30 horas el Estadio ya registraba un lleno. Esta vez, no había muchas playeras amarillas, si acaso las porras en la portería sur. A las 17:50 se daban algunos intentos por hacer “la Ola”. Aparecían los gritos de Veracruz…Veracruz…Veracruz.

Eran las 18:00 horas y el Jefe de protección civil, Julián Flores ordenó cerrar las puertas del estacionamiento. Ya el Estadio estaba lleno. Miles de aficionados, con boleto en la mano pedían a gritos ingresar, hasta tiraron algunas puertas. Flores advertía que había sobrecupo y sanción para Veracruz. Pese a todo una porra americanista ingresó al Estadio.

El palco del Gobernador era insuficiente, invitados, esposas y novias de los jugadores, y hasta la esposa del “Lorito” Jiménez y su hijo estuvieron. También llegó el suegro de Lucas Ayala y Oswaldo Batocletti, y es que este domingo, Lucas y Walter Jiménez inaugurarán su restaurante llamado Bambinis.

Eran las 18:20 horas entre abucheos salieron a calentar los jugadores del América y 10 minutos después, entre aplausos, los de los Tiburones Rojos.

Julen Rementería, Alcalde del puerto, daba su pronóstico: 2-0 a favor de Veracruz y el ex Tiburón David “Che” Siles lo imitaba con el mismo marcador.

Luna se abrazaba en un reencuentro con Carlos Infante.

El comentarista de Televisa Deportes Veracruz, Antonio López se paseaba con un rifle de utilería que entregaría a Biscayzacú si anotaba gol.

A las 18:55 nuevos intentos por hacer la Ola Jarocha. Dos minutos después saltaban los jugadores del América y enseguida los de los Tiburones Rojos. Se abrazaban Kléber y Valenzuela. Kléber y Biscayzacú, el mismo Gustavo con el “Chaco” Giménez.  El reencuentro de excompañeros.

En el campo, el ex americanista y ex Tiburón, Antonio Carlos Santos se paseaba de un lado a otro. Saludaba americanistas y Tiburones Rojos.

“Chaco” Giménez y Kléber eran recibidos con abucheos. El Árbitro Fabián Delgado Horcasitas pitaba el inicio.

América genera tantas cosas que hasta el propietario de una emisora de radio local llegó para comentar sobre este esperado encuentro.

En el campo, pocas acciones de gol, y estas se ahogaban en las gargantas de los aficionados de ambos equipos. El gol no llegaba. Terminaba la primera parte con un feo 0-0.

Para la parte complementaria, Vucetich dejó en el vestidor su elegante saco y su corbata. El calor del partido sofocaba y no era para menos.

La “voz” del estadio Luis “Pirata” Fuente empezaba a solicitar a las porras veracruzanas que salieran 30 minutos después de finalizado el encuentro. La consigna era evitar un “desaguisado” entre ambas barras.

En el minuto 58 se encendieron las bengalas en las porras de los escualos, una malla de la parte norte cedía. Los gritos crecían.

Valenzuela dejaba el terreno de juego, no había sido su mejor tarde y su lugar lo tomaba Granoche, que tampoco salió en su noche.

Lapuente le contestó a Vucetich e hizo ingresar a Paco Torres en lugar del “Piojo” López, que era lo que quería. Salir del campo.

Y en el 79’ calló el “Pirata” Fuente. Un rechace de Quattrocchi lo controló Irenio Soares dejó botar la pelota y sacó un zurdazo que se metió casi en el ángulo superior derecho. Imposible para Jorge Bernal. Un silencio se escuchó en el Pirata.

Las porras buscaron animar cada quien a su equipo, Veracruz llegó en 2 ocasiones, pero Rivera no supo tocar bien la pelota. Después hubo 3 minutos de reposición, pero no pasó nada. América cortó a Veracruz una racha de 7 partidos sin conocer la derrota y de paso retornó a la senda del triunfo después de 2 descalabros consecutivos.  

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×