Chivas y Atlas demostraron cómo no jugar un Clásico (1965–1966)

El Clásico Tapatío entre Chivas y Atlas, es uno de los duelos en provincia más importantes de nuestro país. Tal vez este duelo junto con el Clásico Regio son de los partidos fuera del DF que...
 El Clásico Tapatío entre Chivas y Atlas, es uno de los duelos en provincia más importantes de nuestro país. Tal vez este duelo junto con el Clásico Regio son de los partidos fuera del DF que levantan más pasión.

Apolo Valdés | MEDIOTIEMPO12 de abril 2006

  • Pese al marcador los equipos no buscaron dar mucho espectáculo

El Clásico Tapatío entre Chivas y Atlas, es uno de los duelos en provincia más importantes de nuestro país. Tal vez este duelo junto con el Clásico Regio son de los partidos fuera del DF que levantan más pasión.

Otro de los encuentros que emocionan a miles de aficionados es el Clásico Joven entre América y Cruz Azul, que igual que en este Clausura 2006, en la Temporada 1965-1966 se disputó junto con el Clásico Tapatío en la misma jornada.

En aquella Temporada 1965-1966 el Clásico Tapatío se efectuó en el estadio Jalisco el 5 de junio, bajo el arbitraje de Germán Frentes en una entrada algo pobre para ser un Clásico ya que el estadio no se llenó. El torneo era demasiado joven, Chivas tenía 3 puntos y Atlas 2.

Esa tarde el equipo de Chivas mandó a la cancha a: Calderón, Chaires, Sepúlveda, Villegas, Jasso, Moreno, Barba, Parce, Reyes, Valdivia.

Por el lado del Atlas, los jugadores que disputarían el partido serían: Moreno, Hernández, Aceves Mercado, Medina, Buen Rostro, Padilla, Delgado, Rodríguez y Pérez.

El partido comenzó bajo un calor realmente intenso, el cual parecieron resentirlo los equipos en los primeros minutos ya que se empezó a aplicar un futbol muy soso, aburrido, sin llegadas y solo jugando en la mitad del campo.

Hasta que en el minuto 13, el Atlas logró la primera llegada del partido cuando recuperó el balón en su área por conducto de Pérez quien hizo una carrera de casi de todo el campo mientras Rodríguez acompañaba la jugada y logró adelantarse a varios de los jugadores rivales, al fin Pérez llegó fuera del área y ya sin fuerzas alcanzó a mandar un pase a su compañero de carrera Rodríguez burló al último defensa y fusiló al arquero poniendo el primer gol del partido.

A partir de entonces el Guadalajara comenzó a desesperarse y regalar balones ante la incredulidad de sus aficionados que no podían creer que con un solo gol las Chivas estuvieran tan desesperadas y regalando balones en lugar de buscar el empate.

Atlas tuvo varias oportunidades más en el primer tiempo, pero el arquero Calderón paraba todo y además los delanteros del Atlas volaban algunos de los remates que intentaban, pero el dominio atlista poco a poco se comenzaba a hacer presente ante las Chivas.

No tardó mucho en que la superioridad del Atlas y la desesperación de las Chivas volvería a hacer  de las suyas. En el minuto 24 Delgado escapaba listo para ingresar el área pero Jasso lo fauleó en el borde, Pérez cobró la falta y lanzó su disparo hacia el lado derecho de la portería de Calderón superando a la barrera rojiblanca y dejando sin oportunidad al arquero chiva para poner el 2-0.

Para el segundo tiempo, el conjunto del Atlas se conformó con el resultado que ya tenía en la bolsa, y puso a sus piezas en su propia cancha dejando la iniciativa a las Chivas del Guadalajara que desde el primer momento salieron a buscar el empate.

Valdivia buscó el área contraria con mucha insistencia, pero la defensa del Atlas se había cerrado y parecía una muralla, que no dejaba pasar nada, la afición Chiva comenzó a abuchear a sus propios jugadores ya que en momentos no pasaban del medio campo buscando la forma de romper la formación de Las Margaritas que no permitían jugar a las Chivas.

Faltando 15 minutos para el final ni Atlas ni Chivas proponían nada, pocas llegadas en el campo de Atlas por lo cerrado del conjunto rojinegro y menos llegadas contra el Guadalajara por la decisión de buscar únicamente defender por la Academia.

Atlas se hecho de plano para atrás y Chivas parecia darse por vencido, soltaba pelotazos sin ton ni son, los cuales eran rechazados por la defensa, volvían a caer en piernas rojiblancas y nuevamente un par de pases, un balonazo y volvían a ser rechazados siendo el juego de nunca acabar.

El resto del partido fue aburrido, la gente no se cansaba de abuchear, Chivas estaba desesperado y el conjunto de Atlas despreocupado con los puntos en la bolsa ya no le importaba dar espectáculo pese a la rechifla de los aficionados, el partido concluyó y ambos conjuntos fueron abucheados pese a la victoria del Atlas y de ser un Clásico que empezó bueno y terminó pésimo.

El partido aburrido nos enseña como no se debe jugar al futbol y menos un Clásico, Atlas hizo su partido pero Chivas no buscó durante mucho tiempo rescatar el resultado y se conformó con la derrota  dejando decepcionados a sus seguidores.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×