Los padres de la derrota de La Máquina

La Directiva del Cruz Azul critica la mala actitud de los jugadores eliminados en la Liguilla del Torneo Clausura 2006 y tal vez tenga razón, aunque debería reconocer su responsabilidad en el...
La Directiva del Cruz Azul critica la mala actitud de los jugadores eliminados en la Liguilla del Torneo Clausura 2006 y tal vez tenga razón, aunque debería reconocer su responsabilidad en el fracaso ante Toluca en los Cuartos de Final.
 La Directiva del Cruz Azul critica la mala actitud de los jugadores eliminados en la Liguilla del Torneo Clausura 2006 y tal vez tenga razón, aunque debería reconocer su responsabilidad en el fracaso ante Toluca en los Cuartos de Final.

MEDIOTIEMPO | Agencias8 de Mayo de 2006

  • La Directiva cementera debería reconocer su responsabilidad

La Directiva del Cruz Azul critica la mala actitud de los jugadores eliminados en la Liguilla del Torneo Clausura 2006 y tal vez tenga razón, aunque debería reconocer su responsabilidad en el fracaso ante Toluca en los Cuartos de Final.

En el partido decisivo ante Toluca, el colombiano John Restrepo falló un penalti que hubiera dado la clasificación.

Según el video hubo invasión de cancha y el disparo debió repetirse, pero la actuación del Cruz Azul fue tan mala que nadie culpó al Árbitro por el revés.

La verdad es que el fracaso del Cruz Azul en el presente certamen comenzó con los errores de la Directiva antes de empezar el campeonato.

A nadie convencieron con el despido del Técnico Rubén Omar Romano, pero la falta de previsión mayor tuvo que ver con la mala contratación de extranjeros, al dejar libre al uruguayo Richard Núñez, convertido en bujía de los Tuzos del Pachuca, y traer al colombiano Martín Arzuaga, quien no pudo ser contratado por una lesión en la rodilla.

A Núñez lo minimizaron en la escuadra azul y mientras el equipo quedó eliminado por el mal trabajo de sus volantes y delanteros, el uruguayo mostró su clase en el Pachuca al terminar como líder en pases para gol en el campeonato y anotar 5 veces, además de aportar liderazgo, algo carente en el Cruz Azul.

Arzuaga ya había reprobado un examen médico de la rodilla en el River Plate de Argentina, pero la directiva de los celestes lo trajo a México de manera irresponsable.

Lo peor no fue comprobar su dolencia, sino hacerlo poco antes del cierre de registros, cuando no había tiempo para contratar al sustituto del goleador Francisco Fonseca, quien se sabía iba a abandonar el club para irse con la Selección Nacional.

Alfredo Álvarez, Vicepresidente del equipo, usa palabras fuertes para criticar la poca actitud de los jugadores que fallaron ante Toluca, pero no menciona los errores en la formación de los jóvenes, nerviosos en la defensa al sustituir a Ricardo Osorio y Joel Huiquí, llamados al equipo del Mundial de Alemania.

No hay que defender a los argentinos César Delgado y Gabriel Pereyra, quienes no asumieron sus funciones de líderes, ni al colombiano John Restrepo, errático al cobrar el penal que hubiera puesto al equipo en la Semifinal. Sólo que la directiva debe asumir una parte importante de su culpa por sus improvisaciones.

Los triunfos suelen tener muchos padres, las derrotas casi siempre son huérfanas. Así sucede ahora en el conjunto azul en el que los directivos se sacuden la responsabilidad de manera oportunista, al aprovechar el bajo rendimiento de las figuras.

Cruz Azul tal vez hubiera ganado con un delantero extranjero capaz de hacer pareja con "Chelito" Delgado o con un volante productivo como Richard Núñez.

Lamentablemente para sus hinchas, el hubiera no existe. Sólo les queda reclamar a los hombres de la oficina, los padres de la derrota.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×