Que lo llamen 'Chiquimarco', pide nuestro árbitro mundalista

Sin dudarlo, el árbitro mexicano Marco Antonio Rodríguez, quien dejó atrás su dese de que lo llamen "Ponchinello" y ahora quiere que lo apoden "Chiquimarco", aseguró que luego de conocer su...
Sin dudarlo, el árbitro mexicano Marco Antonio Rodríguez, quien dejó atrás su dese de que lo llamen "Ponchinello" y ahora quiere que lo apoden "Chiquimarco", aseguró que luego de conocer su designación como titular para dirigir en la Copa del Mundo Aleman
 Sin dudarlo, el árbitro mexicano Marco Antonio Rodríguez, quien dejó atrás su dese de que lo llamen "Ponchinello" y ahora quiere que lo apoden "Chiquimarco", aseguró que luego de conocer su designación como titular para dirigir en la Copa del Mundo Aleman

MEDIOTIEMPO | Agencias9 de Mayo de 2006

  • Increible, sacará su tira cómica
  • Pasara lo que pasara, da "gracias a Dios"
  • Cuenta sus "chiquiaventuras"

Sin dudarlo, el árbitro mexicano Marco Antonio Rodríguez, quien dejó atrás su dese de que lo llamen "Ponchinello" y ahora quiere que lo apoden "Chiquimarco", aseguró que luego de conocer su designación como titular para dirigir en la Copa del Mundo Alemania 2006, agradeció a Dios.

Rodríguez, uno de los dos árbitros mexicanos que estarán en el Mundial junto con Armando Archundia, dijo desconocer si su llamado fue "de rebote", tras sustituir al guatemalteco Carlos Batres que no se recuperó de una lesión, y aseguró "ser un hombre entregado a Dios".

"En un principio cuando decían que no iba (al Mundial) siempre dije gracias a Dios, cuando me enteré que iba de suplente dije gracias a Dios, y también ahora que voy como titular le doy gracias a Dios, siempre mantuve la paz en mi corazón".

Luego de recibir la sorpresiva noticia, el silbante, uno de los más polémicos en el balompié mexicano, comentó que "así es el futbol, hay que estar preparado para todo, no creo que haya sido de rebote, creo que se dieron las circunstancias y Dios sabe por qué pasó".

Ahora, consiente de que estará en la máxima justa del balompié en el mundo, aseguró que nunca se dio por vencido, siempre se mantuvo pensando en el Mundial y entrenando, y ahora "estoy dispuesto a aportarle al futbol lo que aprendí a través de muchos años".

Cuestionado sobre que equipo le gustaría dirigir en la Copa del Mundo, dijo estar disponible a cualquier encuentro que le designe la FIFA, y aseguró que dirigir a dos naciones es muy importante, pues hay mucha responsabilidad y los sentimientos de la gente están en juego.

Rodríguez, experimentado silbante que ha dirigido en campeonatos mundiales infantiles, juveniles y Copa América, comentó que nadie es profeta en su tierra, al hacer referencia sobre el arbitraje mexicano, mismo que es reconocido a nivel mundial.

"Nos cuestionan mucho la carrera y la estructura arbitral, pero el arbitraje mexicano tiene base firme, credibilidad a nivel mundial y estilo a través de la historia que le ha respaldado, es importante seguir reforzando esta imagen a nivel internacional", afirmó.

Agregó que "somos humanos y cometemos errores, tenemos buen nivel, (pero) siempre hay que mejorar, nadie es el Pelé del arbitraje en el mundo, nadie es el Dios del arbitraje, todos debemos seguir mejorando".

Sabe que el destino lo llevó a Alemania y será el destino quien decida si la selección llega a la final o al menos uno de los dos árbitros mexicanos logra dirigirla, "la Selección tiene gran equipo, buenos jugadores, pero tambien hay buenos árbitros".

Marco, quien aseguró que predica "la palabra de Dios", pues "le abrí a Dios mi corazón, entró Jesucristo en mi corazón", tiene en mente otro sueño: abrir un orfanato, un asilo de ancianos y un lugar donde las personas que caen en las drogas puedan rehabilitarse.

Después de hacer realidad su sueño en Alemania, el silbante se ayudará con los recursos de una caricatura que saldrá a la venta para lograr su nueva meta, "vamos a sacar unas caricaturas que se van a llamar "Chiquimarco", a partir del 15 de julio salen".

Añadió que "van con el enfoque de hablar del respeto, de los valores del niño a la madre, la madre al esposo, nosotros lo estamos financiando y buscamos patrocinadores, lo que se genere va a ser para abrir el orfanato, un asilo y un lugar de rehabilitación".

Finalmente, Rodríguez dejó en claro que no le gusta el apodo de "Chiquidrácula" porque Drácula "significa satanás en noruego, no tanto por el "chiqui", me llamo Marco Antonio, ojalá me dijeran así, pero si alguien quiere seguir diciendo "chiqui" digan "Chiquimarco".

[ntx][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×