Messi es la esperanza de Argentina para el Mundial

A pesar de no haber jugado nunca en su tierra y de tener apenas 18 años, el delantero Lionel Andrés Messi se ha convertido en la gran esperanza de la Selección de Argentina para el Mundial de...
A pesar de no haber jugado nunca en su tierra y de tener apenas 18 años, el delantero Lionel Andrés Messi se ha convertido en la gran esperanza de la Selección de Argentina para el Mundial de Alemania.
 A pesar de no haber jugado nunca en su tierra y de tener apenas 18 años, el delantero Lionel Andrés Messi se ha convertido en la gran esperanza de la Selección de Argentina para el Mundial de Alemania.

MEDIOTIEMPO | Agencias18 de Mayo del 2006

  • Se basan en los eligos de Maradona hacia el jugador

A pesar de no haber jugado nunca en su tierra y de tener apenas 18 años, el delantero Lionel Andrés Messi se ha convertido en la gran esperanza de la Selección de Argentina para el Mundial de Alemania.

El jugador del poderoso Barcelona de España es ya una estrella en su país y sobre sus hombros carga una presión mediática sólo comparable a la que hace dos décadas enfrentaba Diego Armando Maradona, el futbolista más grande que ha tenido Argentina.

Los analistas deportivos advirtieron además que, dependiendo de los resultados de sus respectivas selecciones, Alemania puede ser el Mundial de Messi o de Ronaldinho, el “crack” brasileño considerado el mejor futbolista del mundo y compañero de vestuario del argentino.

Es tanto el carisma de este jovencito y la confianza que existe en la calidad de su juego, que el Director Técnico de Argentina, José Pekerman, lo nominó como uno de los integrantes de la albiceleste para el certamen.

El entrenador llamó a Messi a pesar de la lesión que arrastra el atacante del Barcelona desde hace meses y que le impidió participar con su equipo en decisivos encuentros de la Liga de Campeones de Europa, que ganó el Barça al derrotar en la Final al Arsenal inglés.

En vísperas de la Copa del Mundo, el aún infantil rostro del delantero se puede ver por todas partes en Argentina, ya sea en fotografías gigantes colocadas en las calles o en anuncios publicitarios de las marcas que se lo disputan como figura.

La dimensión de la "messimanía" no pudo ser imaginada por Jorge Messi y su esposa Celia cuando el 24 de Junio de 1987 vieron nacer a su cuarto hijo, allá en su ciudad natal de Rosario, ubicada a 300 kilómetros al norte de Buenos Aires.

Cuenta la historia que, en su tercer aniversario, el pequeño Lionel Andrés recibió como regalo una pelota que marcó el inicio de un interminable romance con el futbol.

"La pulga", como lo apodó su familia desde entonces, comenzó a demostrar desde niño su talento en el cuadro rosarino Newell"s Old Boys, al cual se incorporó en 1995, a los siete años, y ahí estuvo hasta 2000, cuando su club comenzó a negociar su pase al River Plate.

Lionel tenía apenas 13 años y necesitaba un tratamiento hormonal de crecimiento que los "millonarios" se negaron a pagar, situación que llevó a la familia a negociar el traslado de su hijo en forma directa al poderoso Barcelona.

Ahora, muchos se preguntan de qué tamaño será el arrepentimiento del River Plate por haber regateado su apoyo a la preparación de Messi, quien, con todo y familia, se fue a España para probarse ante los directivos del club catalán.

En su primera práctica, el argentino marcó cinco goles y el Barça no dudó en ficharlo y en acelerar la historia, pues lo incorporó a sus ligas infantiles y lo convirtió en una de sus mayores apuestas a futuro.

El club español aguantó poco para presumir la joya que tenía y en 2003 lo hizo debutar, con sólo 16 años, en el equipo mayor para un amistoso ante el club portugués Porto.

El verdadero lanzamiento de la estrella albiceleste, sin embargo, fue el 16 de octubre de 2004, cuando Messi fue incluido en la alineación con la que el Barcelona derrotó al Español 1-0 en el estadio Olímpico de Montju‹c.

Menos de un año después, el 1 de mayo de 2005, el "pibito" (jovencito) argentino se convirtió en el jugador más joven de la historia del Barça en anotar en un partido de liga, en este caso, contra el Albacete.

La estrella de Messi siguió brillando en el Mundial Sub-20 de Holanda 2005, en el cual acabó como máximo goleador y campeón del Mundo al comando de la selección albiceleste.

Hasta entonces, venía firmando un contrato anual con el Barcelona, pero los catalanes ya no se quisieron arriesgar y advirtieron que Messi se había convertido en un manjar apetecible para el mercado mundial de futbol.

Por eso decidieron ficharlo hasta 2014, en una decisión que marcará la historia futura de una rutilante carrera futbolística que apenas comienza y que promete tener una página de oro en las canchas alemanas durante la Copa del Mundo.

[ntx][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×