La contundencia rojinegra superó al ímpetu puma

-Reacciones Atlas
 -Reacciones Atlas

Agustín Cuevas | MEDIOTIEMPO5 de Agosto de 2006 en el Estadio Jalisco ante una buena entrada

  • Rodallega hizo el gol y se fue expulsado

-Reacciones Atlas-Reacciones Pumas En el arranque del Apertura 2006, el Atlas de Guadalajara se impuso por la mínima diferencia a los Pumas de la UNAM, que de esta manera inician con el pie izquierdo su lucha por no descender.El único tanto del encuentro fue obra del colombiano Hugo Rodallega al minuto 7. Setenta y cinco minutos más tarde, Rodallega se iría expulsado por propinar un duro golpe con la mano a Efraín Velarde.El conjunto visitante se vio bien en el translado del balón, incluso lo tuvo más que el local, sin embargo, le faltó puntería a la hora de buscar el arco rival.PRIMER TIEMPOLos primeros momentos del encuentro resultaron parejos. Atlas, en casa, intentaba imponer condiciones desde el inicio, mientras que Pumas, sabedor de la peligrosidad del conjunto local, trataba de ubicarse bien en defensa, pero sin renunciar a la posibilidad de ir al frente.Tras cinco minutos de juego, la primera jugada de gol se presentó en el arco de Mario Rodríguez, cuando el “Parejita” López remató de cabeza un centro largo de Scocco; el balón, lentamente, se paseó frente a la línea de gol atlista y se fue angustiosamente por a saque de meta.Atlas respondió pronto, y de qué manera. En una escapada por la banda derecha, Juan Carlos Medina, con exceso de facilidades, centró raso para el colombiano Hugo Rodallega, quien remató de pierna derecha y logró el primer tanto rojinegro del Apertura 2006.Pumas no cayó en desesperación tras verse abajo en el marcador. Territorialmente, los universitarios dominaban el encuentro, sin embargo, sus embates no eran lo suficientemente precisos como para inquietar al arquero Rodríguez. Atlas, por su parte, respondía con esporádicos avances que, por momentos,  preocupaban de más a la zaga felina.Con el pasar de los minutos, la sensación de peligro dentro del área atlista fue incrementándose. En jugadas muy cercanas entre sí, Pumas estuvo cerca del gol del empate en dos ocasiones. La primera, gracias a un disparo lejano de Leandro que Rodríguez mandó a corner con dificultad; y la segunda en un tiro rebanado de Íñiguez que Ariel González controló dentro del área chica y disparó de media vuelta, estrellando el balón en la cabeza de Medina, que era el último hombre entre el esférico y la línea de meta. Chacón, apoyado en su juez de línea, invalidó mal esta jugada por un fuera de lugar inexistente.Del otro lado, Emanuel Villa no estaba en su noche. El argentino, que estuvo a punto de irse a jugar a España, falló dos jugadas claras frente al arco de Bernal. La primera en una escapada que mandó por un costado y la segunda, la más clara, abanicando un centro en el área chica que provenía de la pierna zurda de Andrés Guardado que, por cierto, fue el mejor jugador rojinegro de la primera parte.SEGUNDO TIEMPOAl igual que en la primera mitad, el dominio del balón era claramente auriazul, mientras que los Zorros esperaban, contenían y desdoblaban a velocidad en busca del gol que matara las aspiraciones del conjunto del Pedregal.El cuadro visitante estuvo más cerca que nunca del empate al minuto 53, cuando Ignacio Scocco se elevó en el área rojinegra y remató de cabeza directo al poste derecho del arco defendido por Rodríguez quien, sorprendido por el preciso envío del argentino, se había quedado parado sobre su línea.Tras la clara oportunidad puma, la lluvia de centros sobre el área rojinegra se volvió incesante. A ras de pasto o por alto, desde la derecha o por el costado izquierdo, los centros llegaban y la defensa atlista apenas se daba abasto para alejar el peligro de su meta.El tiempo seguía su marcha y ante esto, Atlas fue inteligente. El cuadro rojinegro comenzó a adueñarse del balón y no dudó en aprovechar los espacios que Pumas dejaba en su zona baja. Fue en este momento, a 15 minutos del final, cuando el partido se volvió de ida y vuelta, siempre con mejores llegadas de un Atlas veloz y peligroso.Cuando parecía que Atlas resolvería este partido con cierta tranquilidad, Hugo Rodallega complicó el camino de su equipo al hacerse expulsar por un puñetazo sobre el rostro de Velarde, todo esto al minuto 83. A dos minutos del final, Rubén Omar Romano tuvo que irse al vestidor por fuertes reclamos sobre el silbante Chacón.Al final, la resistencia atlista superó al ímpetu universitario.ARBITRAJEMalo de Miguel Ángel Chacón. El silbante tuvo una titubeante actuación. Su manejo de las tarjetas no fue el adecuado, aunque la roja a Rodallega fue bien aplicada. Nervioso se vio a Chacón, que dejó que Leandro le gritara de todo en cada jugada dividida. Pese a todo, la labor de este árbitro no influyó de forma directa en el resultado final.

-Reacciones Atlas-Reacciones Pumas [mt][Foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×