El 'Chelito' mató a los Potros en el último minuto

Mauricio Cabrera MEDIOTIEMPO
 Mauricio Cabrera MEDIOTIEMPO

Mauricio Cabrera MEDIOTIEMPOEstadio Azul. Sábado 12 de agosto de 2006

Con agónico gol de César Delgado, la Máquina Celeste del Cruz Azul resolvió un difícil partido frente a los Potros de Hierro del Atlante y los victimó al son de dos goles por uno. Delgado, en un par de ocasiones, se hizo presente por los de la Noria. Vilar, gracias a la pésima ubicación de Oscar Pérez, hizo el de la honra atlantista.

PRIMER TIEMPO

La Máquina va muy en serio en el Apertura 2006. El equipo dirigido por Isaac Mizrahi mostró permanentemente la decisión de buscar el arco contrario. Se apoderó de la de gajos, y por medio de disparos de media y larga distancia, comenzó a inquietar a un errático y nervioso Federico Vilar.

Cruz Azul dominaba las acciones. No eran agresiones asfixiantes sobre la puerta azulgrana, pero sí resultaba evidente que el cuadro celeste tenía mayor posesión del esférico. Torrado, Alberto Rodríguez e Israel López probaron suerte. Todo quedó en estériles intentos de abrir el marcador.

El cerco atlantista se abrió de la forma menos esperada. Richard Núñez hizo lo suyo: centró desde el corredor izquierdo con la intención de encontrar, a segundo poste, al “Chelito” Delgado. Vilar salió en una jugada de rutina, abrió los brazos como niño con juguete nuevo y no pudo aprisionar la de gajos. César aceptó el regaló y venció la portería enemiga. El arquero visitante tenía una deuda que saldar, lo sabía muy bien.

Los Potros se lanzaron hacia el frente. No lo hicieron con mucha vehemencia, de hecho, parecía que la Máquina tenía bajo control el partido. Sin embargo, sucedió lo insospechado: Federico Vilar, tan genio y figura como de costumbre, ejecutó tiro libre desde la medialuna. El “Conejo” ordenó a su barrera y se declaró listo para el duelo frente a frente con su “tocayo” de posición. El cruzazulino acabó con un rostro de frutración. Vilar estremecía las redes al tiempo que el guardameta cementero se dolía por la grave equivocación cometida.

Los últimos suspiros de la parte inicial se esfumaron entre golpes e imprecisiones. Al Cruz Azul le dolió el tanto recibido. Atlante, en cambio, se envalentonó y vio como posible una voltereta al marcador. Sin más que relatar, el entretiempo se convirtió en una obligatoria realidad.

SEGUNDO TIEMPO

De la mano de un inspirado César Delgado, el batallón de casa empujó al oponente. El artillero argentino caracoleó y despertó aplausos de los aficionados una y otra vez. Para su mala fortuna, el ostión equino resistió cabalmente. Vilar ya no estaba dispuesto a cometer una nueva equivocación.

Cinco minutos después de la reanudación, el marcador volvió a ponerse en movimiento, pero lo hizo momentáneamente, pues Francisco Chacón fue cruzado por su asistente e invalidó un tanto de Richard Núñez. René Isidoro suspiró con alivio, aunque por dentro sabía que el cuerpo arbitral lo había salvado del segundo tanto azulado.

El partido se tensó en mediocampo. Entradas fuertes de uno y otro lado se produjeron sin que se apreciara un castigo claro del árbitro central. El partido, así se dejaba sentir, estaba en el aire. Cualquiera podía ganar y llevarse las tres valiosas unidades.

Las emociones comenzaron a escasear en la parte complementaria. Cuando ambas escuadras se neutralizaban, un joven aficionado urgido de atención ingresó a la cancha y paseó por el rectángulo verde del estadio Azul. Los jugadores celestes reconocieron el acto y le tendieron una mano al aventurero fanático, que acabó entre los brazos de los elementos de seguridad.

El tiempo expiraba. Mizrahi y los suyos empezaban a hacerse a la idea de compartir unidades. Pero faltaba la última grandiosidad del “Chelito”. Balón a profundidad desde el mediocampo, Delgado la mata, espera a que bote la pelota y la eleva ante la salida de Vilar. Cruz Azul se pone arriba en los cartones. No hay más: la Máquina liga su segundo triunfo en el Apertura 2006. Atlante hizo lo suyo, mas se quedó a segundos de un meritorio empate.

GOLES

1-0 Richard Núñez manda centro desde la izquierda que se le cuela increíblemente a Vilar. “Chelito” aprovecha la pifia y empuja la pelota hasta el fondo de las redes. (20´)

1-1 Federico Vilar ejecuta tiro libre desde la medialuna. La barrera, por indicaciones de Pérez, estaba mal acomodada. El “Conejo” no cubrió correctamente su poste, y por ahí se coló el esférico para emparejar los cartones. (36´)

2-1 Pase desde el mediocampo, César Delgado recibe dentro del área, espera el bote de la pelota y la eleva ante la salida de Vilar. Gol para guardar de la Máquina.

EL ÁRBITRO

Malo de Francisco Chacón. Invalidó un gol legítimo de Richard Núñez y permitió demasiados choques entre los contendientes.

[mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×