Sin Don Felipe, Oswaldo Sánchez festejó con nostalgia su cumpleaños

Este jueves fue un día diferente. Estuvo lleno de nostalgia, de recuerdos imborrables que hacen a la memoria perderse en el tiempo observando las fotos de sus cumpleaños anteriores, resaltando la...
 Este jueves fue un día diferente. Estuvo lleno de nostalgia, de recuerdos imborrables que hacen a la memoria perderse en el tiempo observando las fotos de sus cumpleaños anteriores, resaltando la ausencia del amigo, del padre que siempre estuvo al pie del

Alexander Jiménez | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Guadalajara, Jalisco. 21 de Septiembre del 2006

  • Comentó que en esta ocasión no había ánimo para festejar

Este jueves fue un día diferente. Estuvo lleno de nostalgia, de recuerdos imborrables que hacen a la memoria perderse en el tiempo observando las fotos de sus cumpleaños anteriores, resaltando la ausencia del amigo, del padre que siempre estuvo al pie del cañón y que por cuestiones del destino, no está más con él.

Fue un día lleno de sentimientos encontrados. Por la mañana recibió cualquier cantidad de felicitaciones, regalos, globos, abrazos y al mediodía fue a casa, donde su familia ya lo esperaba para celebrarle sus 33 años de vida.

Oswaldo Sánchez estaba de fiesta, era su día, era el niño de toda la atención en toda la extensión de la palabra, ya que el recuerdo y el saber que Don Felipe Sánchez, su padre, no estaría presente físicamente en la celebración de su cumple años, lo cual le quitaba las ganas de festejar. Fue un cumpleaños diferente el del arquero.

"La verdad es una fecha importante, que se hace triste para mí por lo que pasó con mi padre..."hace un alto, levanta la cabeza, toma aire y prosigue, "como que me llega más el sentimiento por la ausencia de mi padre pero bueno, así es la vida, hay que darle para adelante, disfrutar un poco la familia y bueno...".

El arquero está contento pero "triste a la vez, la verdad es que antes hacíamos un convivió, invitábamos a los amigos para festejar porque no siempre se cumplen años pero ahora no, la verdad...", toma de nuevo aire y concluye su comentario, "la verdad no hay ánimos de festejar".

Pese a estar atrapado por la tristeza al recordar a su padre, "agradezco a Dios por tanta bondad, ya que me ha dado muchas cosas muy positivas en el aspecto familiar, en el aspecto  profesional y estoy muy agradecido con la gente que me ha apoyado en estos trece años de profesión de jugador de Primera División".

"Me han llegado cosas que no me imaginaba como estar en Chivas, siempre me planteo cosas a corto plazo y me siento contento, porque el trabajo de muchos años lo entiende la gente y me ven como un referente y me compromete a trabajar más y a poner el ejemplo siempre en todo lo que haga", concluyó Sánchez Ibarra.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×