La sombra de la duda golpea ahora al Inter de Milán

El Inter de Milán, uno de los "grandes" que salió indemne del escándalo de fraude deportivo que ha asolado al "Calcio" y fruto de ello se le concedió el título liguero 2005-06, en detrimento de...
El Inter de Milán, uno de los "grandes" que salió indemne del escándalo de fraude deportivo que ha asolado al "Calcio" y fruto de ello se le concedió el título liguero 2005-06, en detrimento de los sancionados Juventus Turín y Milán, se ve ahora golpeado
 El Inter de Milán, uno de los "grandes" que salió indemne del escándalo de fraude deportivo que ha asolado al "Calcio" y fruto de ello se le concedió el título liguero 2005-06, en detrimento de los sancionados Juventus Turín y Milán, se ve ahora golpeado

MEDIOTIEMPO | Agencias25 de Septiembre de 2006

  • El Inter habría violado el Código de Justicia Deportiva

El Inter de Milán, uno de los "grandes" que salió indemne del escándalo de fraude deportivo que ha asolado al "Calcio" y fruto de ello se le concedió el título liguero 2005-06, en detrimento de los sancionados Juventus Turín y Milán, se ve ahora golpeado por la sombra de una posible deslealtad deportiva.

El caso estaría unido al año 2002, cuando, según informan diferentes medios informativos italianos, presuntamente el Inter de Milán, cuyo accionista de referencia es Massimo Moratti, habría contratado a un investigador privado para vigilar al ex-colegiado Massimo de Santis.

De Santis es uno de los principales inculpados en los escándalos de fraude deportivo conocidos como "Moggigate" y que fue inhabilitado por cuatro años.

Así, según publica hoy mismo el diario deportivo milanés "La Gazzetta dello Sport", en 2002 el Árbitro Danilo Nucini mantuvo una conversación con Giacinto Facchetti (ex Presidente del Inter fallecido este verano) donde le contó algunas relaciones extrañas entre Moggi, De Santis y los dirigentes deportivos Fabiani y Luigi Pavarese.

Facchetti, se apunta, pidió a Nucini que refiriere dichos datos a la Fiscalía de Milán, algo que no hizo. Entonces, el Inter habría encargado a una agencia de investigación ("Polis d´Istinto") vigilar a De Santis. Se le habría abierto un dossier con el nombre de "operación ladrones".

A De Santis, y a su esposa, se les habrían interceptado los teléfonos, se les habría seguido, fotografiado e, incluso, investigada sus cuentas corrientes. Al final, el dossier se habría cerrado señalando que no se encontraron anomalías sobre su tenor de vida.

Esta supuesta investigación ordenada por el Inter habría emergido en las investigaciones que está realizando la Fiscalía de Milán por el escándalo desatado tras descubrirse una gigantesca red de escuchas ilegales, vinculada a la empresa de telefonía "Telecom Italia", que ha llevado a la cárcel a 21 personas, entre ellas el antiguo Jefe de la seguridad de "Telecom" Giuliano Tavaroli.

La red, que espió a miles de personas, entre ellas políticos, financieros, famosos, periodistas, deportistas, gente anónima, etc, constituía, según la Fiscalía de Milán, un "evidente instrumento de presión y amenaza".

Precisamente, el responsable de la agencia de investigación ("Polis d´Istinto"), Emanuele Cipriani, se afirma que está unido a Tavaroli.

De ser cierta esta actuación interista, el club habría violado el Código de Justicia Deportiva; en concreto, el artículo 1 que hace referencia al principio de lealtad.

Precisamente, por la violación de este artículo fueron sancionados y penalizados este verano varios clubes y dirigentes en el caso del fraude deportivo que tuvo en el ex-Director General juventino Luciano Moggi como principal encausado.

Curiosamente, en los últimos días, De Santis sobre la presunta investigación interista ha afirmado: "Cuando hemos sabido de esta operación, ordenada por Moratti, nos hemos quedado asqueados. ¿Por qué me seguían?, pienso en un chantaje".

"A este punto creo que el Inter deba jugar solo, al menos ganará todos los partidos sin que ningún Árbitro le pueda dañar", añadió De Santis.

El Inter, por medio de Massimo Moratti, su accionista de referencia, ha negado el haber ordenado interceptación o investigación alguna, considerando lo mismo como "completamente infundado".

El caso, no obstante, podría motivar que en breve el departamento de investigación de la Federación Italiana de Futbol (FIGC) abriese una indagación al respecto, para verificar si ello es cierto y, por tanto, si el Inter pudo cometer una violación al Código de Justicia Deportiva.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×