Los mexicanos causan sensación en el Stuttgart

El mediocampista mexicano Pavel Pardo sostuvo este miércoles que el público alemán se ha interesado mucho en ellos desde que llegaron al club Stuttgart y todos los días tienen citas con la prensa...
El mediocampista mexicano Pavel Pardo sostuvo este miércoles que el público alemán se ha interesado mucho en ellos desde que llegaron al club Stuttgart y todos los días tienen citas con la prensa y con frecuencia para dar autógrafos.
 El mediocampista mexicano Pavel Pardo sostuvo este miércoles que el público alemán se ha interesado mucho en ellos desde que llegaron al club Stuttgart y todos los días tienen citas con la prensa y con frecuencia para dar autógrafos.

MEDIOTIEMPO | Agencias27 de Septiembre de 2006

  • Dice que ha logrado superar la barrera del idioma

El mediocampista mexicano Pavel Pardo sostuvo este miércoles que el público alemán se ha interesado mucho en ellos desde que llegaron al club Stuttgart y todos los días tienen citas con la prensa y con frecuencia para dar autógrafos.

"Los alemanes nos han tratado muy bien, han sido muy amables con nosotros", dijo el jugador, quien junto con Ricardo Osorio, defensa, son los dos primeros mexicanos en jugar en un equipo de la Bundesliga alemana.

En entrevista Pavel Pardo comentó que no se siente decepcionado por el hecho de que el Stuttgart no haya conseguido hasta el momento una victoria rotunda en su propia casa.

"De tres encuentros sólo hemos conseguido un punto y eso no es bueno, pero estamos esperando que esa victoria se produzca.

"Tenemos que mirar hacia delante, tenemos un partido importante el domingo y necesitamos sumar puntos para estar en la cima" y atribuyó a "falta de suerte" los resultados que han obtenido y que les han redituado siete puntos hasta ahora en el torneo de liga, después de cinco fechas.

"Algunos partidos los hemos jugado bien, no hemos conseguido los puntos necesarios, el equipo siempre tiene situaciones de gol y es que hay veces que uno tiene que tener paciencia para aprovecharlas", dijo.

Consideró que la suerte juega un papel importante y no sólo la  capacidad y la fantasía de los jugadores. Expresó que se siente "muy bien" para el partido que sostendrá el domingo contra el Hertha Berlín en la Capital alemana.

Pavel señaló que "esperamos ganar, nosotros nos estamos preparando para obtener un buen resultado", y estimó que la ausencia de Marcelino, una de las estrellas del Hertha, no influirá en forma fundamental en las oportunidades para el Stuttgart.

Marcelino llamó la atención en la afición alemana debido a su capacidad y fantasía para jugar, pero el brasileño le dio la espalda al equipo berlinés para irse con un club de Primera División de Turquía.

"En la cancha somos 11 contra 11 y el que haga mejor las cosas es el que se va a llevar el triunfo", afirmó.

Comentó que a pesar de la barrera del idioma, se siente bien adaptado en Alemania y que está "contento". Para comunicarse "utilizo todos los idiomas que puedo, español, inglés, alemán, italiano, portugués, todo menos señas".

La conversación la empezó con un "guten morgen", el equivalente en alemán al "buenos días" mexicano, con bromas y riendo, después de haber entrenado y otorgado entrevistas a medios alemanes.

Los dos jugadores mexicanos se han convertido en tema para una parte de la campaña publicitaria que lleva a cabo el Stuttgart: "Somos noticia porque somos los primeros mexicanos en jugar en Alemania".

Venimos a Alemania con el objetivo de tener éxito, de poder contribuir al equipo, y cada partido que juguemos vamos a dar lo mejor".

Pável Pardo dijo que el habitual individualismo y reserva típica de los alemanes no los ha resentido porque "el futbol es un trabajo de equipo y por eso no hay esa actitud" en ese medio.

CONTENTO OSORIO EN ALEMANIA

Para el defensa Ricardo Osorio "en Alemania se entrena un poco más fuerte que en México, aquí el ritmo es más constante, no es que sea más rápido sino que todo el tiempo es el mismo ritmo, allá se hacen pausas y aquí no, aquí todo el tiempo es ida y vuelta por la cancha durante los 90 minutos".

El ritmo continuo que encontró en el futbol alemán, marcó diferencia para el mexicano desde su incorporación poco después de que terminó el Mundial 2006 "exige más físicamente. En los últimos partidos que he tenido con el Stuttgart he terminado muy cansado. Me da gusto que otra vez pueda terminar así, llego a mi casa sabiendo que dejé todo en la cancha, y eso es bueno".

Ricardo Osorio, de 26 años de edad, quien se formó en Cruz Azul de México y llegó a Stuttgart acompañado por su compatriota Pável Pardo, ex jugador de América de ese país, reconoció que a su nuevo equipo le ha faltado "algo de fortuna, porque hemos jugado bien, pero los equipos contrarios se han defendido".

Stuttgart no ha conseguido en la Bundesliga una victoria rotunda durante los partidos que ha sostenido en esa ciudad y hasta ahora ocupa el décimo lugar con siete puntos en la tabla general.

"En nuestra casa es más complicado porque tratamos de proponer el partido pero ellos no lo aceptan y se muestran bien parados, y el adversario nos complica un poco los partidos en casa", reveló el jugador mexicano.

Sobre el fuerte golpe que recibió durante un entrenamiento antes del partido del sábado anterior por la quinta fecha de la Liga alemana en que Stuttgart apenas empató 1-1 con Eintracht Frankfurt, y que le obligó a salir de cambio al minuto 66, Osorio mencionó que "ya estoy en tratamiento y espero poder jugar como quiero el domingo en Berlín".

"Desde que empezó la semana me empezaron a tratar médicamente", dijo el jugador de Stuttgart quien aclaró que se trata de una lesión que recibió en el empeine del pié derecho "pero todo se está resolviendo y quiero dar todo el domingo ante Hertha Berlín".

Resumió con el señalamiento de que "el que aprovecha las oportunidades, ese es el que se lleva los goles. Ahí vamos poco a poco, no hemos perdido, que es lo importante".

Comentó que en México los futbolistas durante un partido se dejan caer "pero aquí el árbitro no marca nada y eso es lo que me gusta porque sigue el partido y son pocos los jugadores que engañan al árbitro, y eso contribuye mucho al dinamismo".

En cuanto a la complexión física de los jugadores mexicanos y de los alemanes dijo que no hay tanta diferencia y subrayó que "loque me gusta es que estoy en una posición, de lateral, que no es tanto de defender sino de atacar".

El jugador mexicano expresó que con la alimentación en Alemania no ha tenido problema porque "tengo una gran mujer que sabe cocinar muy bien y pensó por mí y se trajo muchas cosas de México. Tres o cuatro veces a la semana comemos comida mexicana".

En cuanto a lo que ha sido su integración en Alemania, manifestó que no ha tenido ningún problema porque lo han ayudado mucho sus compañeros de Stuttgart, donde hay muchos  jugadores extranjeros. "El idioma es un poco problemático, pero me puedo comunicar".

Osorio reconoció que tanto él como Pável Pardo han llamado la atención entre la afición alemana, y que eso se nota en peticiones de entrevistas y de autógrafos. "Eso nos impulsa anímicamente para luchar en cada fin de semana y en cada entrenamiento", dijo.

El futbol alemán tiene fama internacional, y Osorio expresó que el mexicano está al nivel de calidad en cuanto a sus jugadores. "La única diferencia es que aquí se entrena al cien por ciento y diario. En México se entrena al cien por ciento pero no diario".

"Aquí todo se lo toman en serio, desde la cascarita, que aquí en Alemania no es tal, sino encuentros interescuadras. En cuanto a carisma, los jugadores latinoamericanos tenemos más en la cancha. Aquí el futbol es más directo, más aéreo, más físico".

"Pero a nivel de calidad, estamos al mismo nivel. Y de mentalidad derrotista no hay traza entre los jugadores mexicanos", puntualizó el defensa quien reafirmó su deseo de seguir destacando en el futbol alemán y ayudar a que Stuttgart logre más de los puntos que los obtenidos hasta ahora.[ntx][Foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×