Frank Lampard, nacido del futbol, quiere conquistar la Champions

Frank Lampard , nacido en 1978, vino al mundo en pleno Mundial de Argentina. No podía ser de otra forma. Hijo de ex jugador del West Ham United, sobrino de Harry Redknapp, entrenador del...
 Frank Lampard , nacido en 1978, vino al mundo en pleno Mundial de Argentina. No podía ser de otra forma. Hijo de ex jugador del West Ham United, sobrino de Harry Redknapp, entrenador del Portsmouth, en su casa siempre se respiró futbol las 24 horas al día

MEDIOTIEMPO | Agencias1 de Noviembre de 2006

  • Miembro de una familia de sangre futbolera

Frank Lampard , nacido en 1978, vino al mundo en pleno Mundial de Argentina. No podía ser de otra forma. Hijo de ex jugador del West Ham United, sobrino de Harry Redknapp, entrenador del Portsmouth, en su casa siempre se respiró futbol las 24 horas al día. Llegó con el balón debajo del brazo.

Cuando su madre preparaba un té por la tarde en el salón de su casa, por allí no se sentaba cualquiera. En las tertulias de su padre desfilaban ilustres hombres del fútbol como Bobby Charlton. Así que a Frank Lampard  le fue muy fácil asumir todos los códigos del futbol inglés. Un mundo aún sin contaminar.

Fue recogebolas del equipo West Ham United, un auténtico escaparate del futbol de Londres. De allí han surgido Rio Ferdinand, Joe Cole, Michael Carric y el propio Lampard. Media Selección Inglesa. Algo bueno pasa en ese club. Está claro.

Nunca fue un enchufado, ni un vago. A pesar de tener a su familia mandando en el West Ham, Frank Lampard limpiaba las botas de las figuras del primer equipo. Sacaba brillo a las de Lee Chapman. A cambio, en Navidad, le daban una buena propina. Un día a la semana fregaba el gimnasio, como cualquier chaval del equipo infantil.

Veraneó a menudo en Salou. Tiene fotos en la terraza de unos de esos apartamentos con vista a la playa. Allí se tostaba al sol con su familia. Así que Cataluña siempre estuvo en su mente. Antes de casarse y de firmar un soberbio gol en el Nou Camp.

Los amigos de Lampard en su niñez también son famosos: Río Ferdinand, el primero. Su padre, ayudante del tío Harry en Upton Park, le enseñó a despejar de cabeza. Hizo muchas horas extraordinarias al final de los entrenamientos con el central, ahora del Manchester United.

A cambio de 11 millones de libras en 2001, Lampard se hizo del Chelsea. Años después llegó un tipo con mucho dinero, Roman Abramovich. Pasado el tiempo y después de gastarse mucha "pasta" se ha dado cuenta que por mucho dinero que uno tenga en el banco; Al final, el Chelsea actual no podría sobrevivir sin John Terry, sin Frank Lampard y sin Joe Cole, sin los símbolos. Sin los auténticos ídolos de Stamford Bridge. Lampard y Terry son algo así como Raúl, Guti e Iker en el Madrid. O como Xavi y Puyol en el FC Barcelona.

Cuando Abramovich baja al vestuario, hay respeto. Pero con Terry y con Lampard el trato es especial. A Lampard incluso le deja uno de sus barcos para navegar. Cuando el Chelsea ganó su primera Liga, el propio Frank reconoce que una de sus fotos favoritas es una en la que abrazado a Abramovich, levantan la Copa al lado de Terry y un hijo del Presidente.

Lampard es el socio de Terry. Los dos capitanes. Cuando juegan en el Stamford Bridge siempre entonan el "Blue is the colour". Todo es azul en Stamford Bridge. Y en el Chelsea, por fin, con Jose Mourinho al frente, hoy sí se creen que pueden ser campeones de Europa. Para los locos del futbol y para los admiradores de Lampard, es bueno que lean el libro "Totally Frank", sinónimo del futbol puro.

[EFE][foto:EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×