Máxima riqueza a la que aspiró Alberto Spencer fue la felicidad

La máxima riqueza a la que aspiró Alberto Spencer, goleador inigualable de la Copa Libertadores de América y mejor futbolista ecuatoriano de todos los tiempos, fue alcanzar la felicidad y quienes...
 La máxima riqueza a la que aspiró Alberto Spencer, goleador inigualable de la Copa Libertadores de América y mejor futbolista ecuatoriano de todos los tiempos, fue alcanzar la felicidad y quienes lo conocieron afirmaron hoy que murió siendo feliz.

MEDIOTIEMPO | Agencias4 de Noviembre de 2006

  • Los restos de Spencer serán trasladados desde Estados Unidos a Ecuador

La máxima riqueza a la que aspiró Alberto Spencer, goleador inigualable de la Copa Libertadores de América y mejor futbolista ecuatoriano de todos los tiempos, fue alcanzar la felicidad y quienes lo conocieron afirmaron hoy que murió siendo feliz.

Sus ex compañeros y amigos de toda la vida señalan que pudo ser millonario pero prefirió conservar la paz, la tranquilidad y el respeto.

La riqueza material tocó en varias ocasiones a su puerta: dos a través de la posibilidad de disputar los Mundiales con la Selección de Uruguay en la década del 60, pero debía naturalizarse uruguayo, sin embargo, prefirió conservar la nacionalidad de origen al costo de no participar en los Mundiales.

También fue requerido, en dos ocasiones, por el Inter de Milán, Italia, pero los hinchas del Peñarol uruguayo, el equipo de casi toda su vida, impidieron su salida.

Spencer nació el 6 de Diciembre de 1937 en la localidad ecuatoriana de Ancón, de la provincia del Guayas (oeste). Fue el noveno de los 11 hijos del matrimonio de Walter Spencer y de América Herrera.

Spencer fue Cónsul honorario de Ecuador, hasta Agosto pasado en que el Gobierno de este país, presidido por Alfredo Palacio lo ascendió a Cónsul general, con rango de Ministro.

Se casó con la chilena ecuatoriana María Teresa Capetillo y procreó a sus hijos Alberto, Walter y Jacqueline.

Walter, uno de los hijos de Spencer, aseguró hoy que su padre "fue fiel, honesto, dedicado y lleno de buenos ejemplos".

Por lo que la fama jamás lo arrebató de los brazos de su esposa ni del afecto constante de sus hijos, que están seguros mitigarán el dolor saboreando los mágicos recuerdos que les dejó su padre.

Fue el único famoso que no necesitó de guardaespaldas, asegura uno de los cercanos amigos de "cabeza mágica", como también le decían en Ecuador y Uruguay a Alberto Spencer.

"Quién iba a imaginar que en 1959 marcándole un gol espectacular en la inauguración del Estadio Modelo a Peñarol iba a significar su salida a Uruguay y que hoy en este mismo estadio le daremos la eterna despedida", se lamentó su ex compañero Luciano Macías, en el Barcelona guayaquileño y en la Selección local.

La operación de corazón y la recuperación que se buscó de Spencer en una clínica de la ciudad estadounidense de Cleveland, originó gastos no previstos, por lo que la Federación Ecuatoriana de Futbol (FEF), que preside Luis Chiriboga y los clubes ofrecieron dar su ayuda, pero según sus familiares, no se ha cumplido.

"Nos hubiese gustado que la ayuda que nos ofrecieron llegara antes", comentó Walter Spencer, y dijo además, que no había hablado antes por temor a que se piense que su familia quería lucrarse de la enfermedad de su padre.

"Parece que los que lucraron fueron otros, esperábamos el aporte de un dólar que se cobró con las entradas a los partidos del torneo local; finalmente, el dinero nunca apareció. No sabemos qué pasó en la FEF, aquello debe ser aclarado, no a nosotros sino a la gente", expresó.

El hijo de Spencer resaltó que su padre no pudo presenciar los partidos de su Selección en el Mundial de Corea del Sur y Japón 2002, porque "perdieron" la invitación. Tampoco estuvo en Alemania 2006, en el segundo Mundial de Ecuador, porque a última hora se discutió si era necesario invitarlo.

Los restos de Spencer serán trasladados desde Estados Unidos a Ecuador para ser velados en la ciudad costera de Guayaquil y posteriormente será enterrado en Uruguay.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×