La Serie A, pese al título Mundial, en alarmante pérdida de público

La actual Serie A (Primera división) italiana, pese al "efecto llamada" que podría representar el triunfo de la Selección en la Copa del Mundo de Alemania 2006, registra una alarmante pérdida de...
 La actual Serie A (Primera división) italiana, pese al "efecto llamada" que podría representar el triunfo de la Selección en la Copa del Mundo de Alemania 2006, registra una alarmante pérdida de espectadores, casi 2.000 menos por partido que en la precede

MEDIOTIEMPO | Agencias7 de Noviembre de 2006

  • El "calcio" está viviendo un periodo muy negativo de espectadores en los estadios

La actual Serie A (Primera división) italiana, pese al "efecto llamada" que podría representar el triunfo de la Selección en la Copa del Mundo de Alemania 2006, registra una alarmante pérdida de espectadores, casi 2.000 menos por partido que en la precedente campaña.

Así, mientras en la Temporada 2005-06, al término de sus 10 primeras Jornadas, acudieron a los estadios de la máxima categoría 21.255 personas de media por partido, en la actual 2006-07, en el mismo periodo, tan sólo lo han hecho 19.361; es decir, un descenso de 1.894 espectadores por encuentro, según datos de la Lega.

Se trata de la media de asistencia por partido menor en la última cuarentena de años, pues una cifra similar -siempre al término de las 10 primeras Jornadas- no se registraba en el "calcio" desde los Años 60.

Además, ya de por sí se consideraba baja la media de 21.394 espectadores por partido de la campaña 2005-06, pues era la menor que se había registrado tanto en la década de los 90 como en lo que se llevaba del siglo XXI.

Cabe recordar que en la Temporada 1997-98, las 10 primeras Jornadas del máximo campeonato registraron una media de 31-161 espectadores por partido.

En concreto, únicamente en la campaña 1964-65, se registraron poco más de 20.000 espectadores por partido.

Las actuales bajas cifras de asistencia sorprenden a propios y extraños, pues tras la conquista por parte de la Selección Italiana del Mundial 2006 se estimaba que ello podría tener un "efecto llamada" en la afición para que acudiese en mayor medida a los estadios.

Pero ya pronto se vio que ello no iba a pasar. Así, los números de abonos vendidos por los clubes desde el mismo verano marchaban a un ritmo inferior que en precedentes Temporadas, como aconteció también con la venta de entradas para los primeros partidos ligueros.

Repasando las cifras de la Lega Profesional, y comparando lo que está aconteciendo con lo que ocurrió tras los dos precedentes mundiales, la debacle es aún mayor: 30.704 de media en la 1998-99 (tras el Mundial de Francia 1998) y 25.455 en la 2002-03 (tras el Mundial de Corea del Sur y Japón 2002). En ambas citas, Italia no había pasado de los Cuartos de Final).

Entre los motivos que se barajan para intentar explicar lo que está aconteciendo, figuran tanto el alto precio de las localidades en un momento no precisamente de bonanza económica en el país, la violencia que se vive antes, durante y después de los partidos, la desilusión causada por el caso "calciopoli" (fraude deportivo) y el descenso, por esto último, del Juventus Turín.

Cabe señalar que el Juventus Turín, el equipo que se jacta de tener más seguidores en todo el mundo (es seguro que es quien más tiene en Italia), pese a haber registrado en su estadio en las anteriores Temporadas muy bajas presencias de público, casi siempre que sale llena el estadio de su adversario.

Tanto que si la actual Serie A está de capa caída en espectadores, la Serie B (Segunda División) con la presencia del Juventus Turín está en alza.

Se comprobó anoche, en el Nápoles-Juventus (1-1) donde se agotó el papel y acudieron unas 65.000 personas al Estadio San Paolo; bien es verdad que este partido conlleva también unas connotaciones sociales muy particulares.

También ha aumentado el número de abonados a la plataforma de televisión por satélite digital de pago que tiene los derechos de los clubes sobre sus encuentros ligueros; y, asimismo, mediante las nuevas cadenas del digital terrestre se pueden contratar los partidos para su visión en directo.

Pero la televisión no parece el motivo principal del bajón de afluencia a los estadios. En otros países acontece lo mismo, como en España y Francia o Alemania, y en cambio en los mismos han aumentado las presencias de espectadores en los campos.

Es más, mientras en España los sábados se da un partido "en abierto" mediante un canal analógico, en Italia no acontece lo mismo.

La explicación para el descenso de espectadores, pues, parece estar mucho más en la continúa violencia que se vive en los partidos (desde hace años viene cayendo en picada las presencias en las gradas de mujeres y de niños) y en el alto precio de las entradas.

Como ejemplo, basta mirar los precios fijados para algunos de los partidos de la Jornada liguera del pasado domingo: Torino-Messina (de 35 a 180 euros), Palermo-Sampdoria (15-220 euros), Inter de Milán-Ascoli (16-260 euros), Empoli-Lazio (10-150 euros), Livorno-Udinese (16-100 euros), Chievo Verona-Cagliari (10-70 euros), Roma-Fiorentina (15-75 euros), Siena-Parma (14-105 euros), Reggina-Catania (10-101 euros).

En muchos casos toda una barbaridad, máxime cuando no se ha superado ni siquiera el primera tercio de campeonato, los partidos no parecen tan determinantes como al final y, también es verdad, no había ninguno de un interés especial o un derbi local.

Lo que está claro es que, sean cuales sean las causas, lo cierto es que el "calcio" está viviendo un periodo muy negativo de espectadores en los estadios. Y aún no ha llegado el "gran frío" invernal.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×