Por error, un guardia lanzó gas lacrimógeno a un niño en entrenamiento Rayado

Un error de comunicación provocó que un vigilante de El Barrial rociara de gas lacrimógeno a un grupo de aficionados que se amontonaron en la puerta de acceso cuando Jesús Arellano iba saliendo,...
Un error de comunicación provocó que un vigilante de El Barrial rociara de gas lacrimógeno a un grupo de aficionados que se amontonaron en la puerta de acceso cuando Jesús Arellano iba saliendo, afectando a un niño de 2 años de edad.
 Un error de comunicación provocó que un vigilante de El Barrial rociara de gas lacrimógeno a un grupo de aficionados que se amontonaron en la puerta de acceso cuando Jesús Arellano iba saliendo, afectando a un niño de 2 años de edad.

Dulce Moncada | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Santiago, N.L. 9 de Noviembre de 2006

  • Un vigilante intentaba alejar a aficionados

Un error de comunicación provocó que un vigilante de El Barrial rociara de gas lacrimógeno a un grupo de aficionados que se amontonaron en la puerta de acceso cuando Jesús Arellano iba saliendo, afectando a un niño de 2 años de edad.

El grupo de seguidores presenció el entrenamiento del Monterrey en las gradas ya que los martes y los jueves se les permite el acceso, sin embargo cuando éstos se acercaron a la reja para solicitarle al "Cabrito" Arellano una firma, el vigilante de nombre José Luis Ramírez roció el gas.

Cuando los padres del menor de nombre Víctor Adrián Vallejo se percataron de que el pequeño había sido afectado, pidiero al Cuerpo Médico del equipo que lo revisara. El doctor Pedro Luna lo checó y le aplicó unas gotas en los ojos.

"Yo lo tenía cargado y él empezó a tirar gas, les tiró a los muchacos que estaban ahí y no sé si les cayó pero a mi hijo sí. La reja estaba cerrada pero para que no estuvieran pegados él tiró el gas sin fijarse, es muy torpe de su parte por que hay muchos niños", dijo la madre del menor entre lágrimas.

Por su parte, el vigilante señaló que roció gas por que le habían indicado que hoy no había acceso para los aficionados a la practica, sin embargo el entrenamiento ya tenía más de 40 minutos de haber terminado y afuera está colocado un letrero que indica que los martes y jueves los aficionados pueden ingresar a ver el trabajo de cancha del equipo.

"ESO NO DEBE SER"

El timonel Miguel Herrera se mostró molesto por lo ocurrido esta tarde con el incidente del pequeño Víctor.

El "Piojo" dijo que el vigilante cometió un serio error al rociar gas lacrimógeno y que tratará de hacerles entender que hay que dialogar con la gente.

"Es una equivocación, no tiene por qué. La gente no viene a agredir ni a hacer malas cosas, viene a estar cerca de sus ídolos, de la gente que admira y no tiene que hacer eso", declaró.

Y es que minutos antes, Herrera había invitado a la gente a que saliera del estacionamiento pues cuando un coche salía de las instalaciones algunos jóvenes ingresaron sin permiso y de inmediato personal de El Barrial como el mismo Miguel solicitaron de manera muy tranquila que salieran.

Después se suscitó el problema del gs lacrimógeno, del cual fue testigo Miguel desde afuera de los vestidores.

"A lo mejor por la desesperación pensó -el vigilante- que la gente se iba a calmar un poco pero luego resulta contraproducente porque el mismo gas puede ocasionar un problema serio a alguien en la cara. Trataremos de que no vuelva a suceder", dijo Miguel muy comprometido.

El estratega comentó que hablará con la Directiva para solicitarle elementos extras de seguridad los días martes y jueves, cuando la afición tiene acceso a las prácticas. "De repente la emoción y las ganas por estar cerca de los jugadores hace que la gente se equivoque y piense que cuando se abre la puerta para que entre o salga un coche es para que entre ella. No debería de ser así porque no se les está invitando a pasar a las instalaciones", sentenció.

Por último, el "Piojo" dijo que dentro de sus posibilidades ha tratado de que los jugadores se paren y brinden firmas a la afición al salir del entrenamiento, gente que en muchas ocasiones camina más de 2 kilómetros y medio para estar cerca de los futbolistas pero recalcó que no es una obligación.

[mt]foto: Dulce Moncada]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×