El Showbol mostró poco Diego fue sólo un mortal

-La Galería desde el Palacio de los Deportes
 -La Galería desde el Palacio de los Deportes

Raúl Vilchis | MEDIOTIEMPOPalacio de los Deportes, 11 de Noviembre de 2006

  • La asistencia, por debajo de lo esperado

-La Galería desde el Palacio de los Deportes

Era seductor de multitudes hasta la noche de este sábado. Menos de cinco mil personas asistieron a ver a Diego quien bajó de un altar filantrópicamente para hacerse mexicano y fallar dos penales en la derrota de Argentina ante México en un juego inventado, llamado Showbol.

Nos es futbol de campo; pero es una mezcla con el indoor soccer, al menos por las paredes de acrílico. Pudiera ser más parecido al futbol rápido, pero el Showbol es un híbrido inventado  por el Diego para hacerse de un poco de capital y alimentar su vanidad llamada ego. Todo mientras La noche del diez está fuera del aire y la Vicepresidencia de Boca Juniors pueda esperar.

El mago argentino con los trucos de los pies, parece que perdió la zurdita mágica que tenía hace 20 años cuando aquí mismo se hizo Campeón del Mundo. Porque ni Matías Almeida, ni Sergio Zarate, ni el Goico, pudieron ayudarle a encontrarla para vencer a los Aspe, los Galindo, los Campos, los Zague, todos de una generación marcada por el 93, a partir de donde se cuenta una nueva historia del fútbol mexicano.

Como todo juego de ex futbolistas, o mejor dicho futbolistas en el recuerdo, lo único que esperaban las almas reunidas en el Palacio de los Deportes era: el lujo, el toque, la magia, el regate; todo para dibujar un boceto para recordar que algún día nos regalaron una sonrisa futbolística.

De los primero no hubo mucho, ni lujos, ni regates, ni toques en una cancha tan reducida. La magia sólo se apareció para jugar en contra del Diego quien no podía dar un buen pase a los otros seis amigos que lo acompañaban dentro de la cancha. Y el boceto dibujó jugadores más regordetes o que rebasaron en la báscula su peso natural.

Pero Diego es Diego, como sea había que seguirle cada paso dentro del pasto sintético rodeado de acrílicos. Aun cuando iba ganando México con los goles de Aspe y Galindo, todos conocían el discurso de Maradona,  que dictaba que el futbol es la dinámica de lo impensado. Con este contexto se esperaba que en cualquier momento "D10S", perdón Diego, driblara a cuatro y metiera un gol de los que tenía acostumbrados a todos.

En sí cambió mucho su discurso, al Diego le sucedió la dinámica de lo impensado pero al revés. Cayó al suelo en cinco ocasiones incapaz de mantener el equilibrio en jugadas al límite y encima de todo falló dos penales, el primero gran atajada de Ríos, quien tuvo una gran noche; en el segundo le saltó la tortuga y la mandó a la tribuna.

Así, México comenzó a rotar a sus jugadores, entró Hermosillo a quien por su talla le quedaba grande la cancha, pero también entró Luis Hernández a quien le resultó a la medida. El "Matador" le puso alegría y entusiasmo a un partido que parecía una malversación de 1600 pesos que pagaron algunas personas.

Se fueron al descanso con el empate 2-2 gracias a los goles de Matías Almeida y José Flores. De regreso sólo el gol de palomita de Luis Hernández para el 3-2 opacó las innumerables caídas del Diego. 

Después, la tonalidad del partido se fue a grises. Una Argentina que disparaba de todos lados con desesperación; pero Ríos atento en los reflejos mantuvo la ventaja en los últimos 15 minutos.

Al final Diego, el ex seductor de multitudes, al menos desde hoy en México, agradeció la asistencia de los aficionados que llegaron ávidos por ver un detalle suyo y sólo regresaron a casa con la imagen de un Diego fallando penales, cayéndose al suelo y perdiendo. Toda una historia de lo impensado hace 20 años.

-La Galería desde el Palacio de los Deportes

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×