No terminó Santana entrenamiento por un accidente

La defensa del Guadalajara está como navajita de rasurar, sus integrantes se declaran listos para la lucha que tendrán la noche de este jueves ante América, en el partido de ida, dentro de las...
 La defensa del Guadalajara está como navajita de rasurar, sus integrantes se declaran listos para la lucha que tendrán la noche de este jueves ante América, en el partido de ida, dentro de las Semifinales del Apertura 2006 y aquel que no crea lo de la nav

Alexander Jiménez | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Guadalajara, Jalisco. 29 de Noviembre de 2006

  • Héctor Reynoso se dijo apenado

La defensa del Guadalajara está como navajita de rasurar, sus integrantes se declaran listos para la lucha que tendrán la noche de este jueves ante América, en el partido de ida, dentro de las Semifinales del Apertura 2006 y aquel que no crea lo de la navajita, que le pregunte a Sergio Santana cómo le fue en una entrada con Héctor Reynoso.

"La verdad es que fue sin querer", decía el Reynoso apenado por la situación, ya que le dieron tres puntadas a Santana en la ceja izquierda y en broma dijo, "bueno, ya me cobré las que me debía... ja, ja, ja, ja. No, no es cierto, la verdad es que me da pena".

"Todo se dio en un centro lateral, me había ganado el frente y le puse el pie adelante, traté de hacer un movimiento y él se estrelló en mi espinilla", decía entre risas nerviosas, ya que al darse cuenta de lo que le dio el Doctor de cancha, Narciso López, "me siento muy apenado por la situación".

Por su parte Sergio Santana, al momento en que se da el encontronazo, supo que era algo grave porque la sangre comenzó a salir de una manera escandalosa. Todos sus compañeros lo rodearon, el Doctor se acercó, curó rápido para que no saliera más sangre y se lo llevó a la enfermería, ante la mirada de aficionados que se dieron cita a las gradas de la cancha Anacleto Macias y al tiempo que los fotógrafos hacían de las suyas tomando placas y los camarógrafos agarraban diferentes tomas.

Al momento de entrar al vestidor, Santana golpeó de coraje una puerta, luego grito fuerte, estaba molesto porque un accidente evitó que siguiera trabajando con el equipo reservista a la ofensiva y dejar de trabajar, el no estar cerca del técnico para demostrarle que puede contar con él para el Clásico y además, la ausencia en la recta final del trabajo es darle ventaja a sus compañeros.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×