Oswaldo Sánchez jugó lesionado desde Semifinales

Un elemento que puso el corazón por delante en todo momento demostrando que tenía hambre de triunfo, que quería el campeonato a toda costa fue Oswaldo Sánchez, porque jugó desde el primer partido...
 Un elemento que puso el corazón por delante en todo momento demostrando que tenía hambre de triunfo, que quería el campeonato a toda costa fue Oswaldo Sánchez, porque jugó desde el primer partido contra América en la fase de Semifinales, con una molestia

Alexander Jiménez | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Guadalajara, Jalisco. 12 de Diciembre de 2006

  • Por molestias en el muslo derecho

Un elemento que puso el corazón por delante en todo momento demostrando que tenía hambre de triunfo, que quería el campeonato a toda costa fue Oswaldo Sánchez, porque jugó desde el primer partido contra América en la fase de Semifinales, con una molestia en la parte posterior del muslo derecho.

Destacó el Preparador Físico Guillermo Hernández el trabajo del Kinesiólogo Luis Fosati, del departamento médico y sobre todo, la gran disposición de Sánchez Ibarra para jugar arriesgándose en todo momento en alguna jugada que le exigiera, a sufrir un desagarro.

"Lo más importante fue que su moral, que su fuerza de voluntad y las ganas, lo hicieron rebasar cualquier molestia y nos demuestra que es un gran competidor. Se le aplicó un excelente tratamiento por parte del médico Narciso López y el kinesiólogo Luis Fosati", aseguró el especialista en preparación física en el deporte.

A Oswaldo Sánchez lo movía solamente una cosa, ser Campeón porque se lo había prometido a su padre Don Felipe en su lecho de muerte y "él siempre estuvo trabajando fuerte, cuidándose. Desde el partido ante América jugó con una lesión y al Final su corazón lo sacó adelante y no se veía mal, por el contrario, se veía mejor que cuando esta bien", siguió Hernández.

La lesión poco a poco se fue agravando, a tal grado que para el partido ante Toluca, el de vuelta, ya tenía un desgarro en su pierna y por eso no despejaba. "De hecho cuando corría le producía dolor, pero siempre pudo hacer todo y por eso jugó con toda la confianza", siguió el "Platanito".

Así pues, Oswaldo ganó un titulo que le costó mucho dolor, lo cual no le importó por cumplirle la promesa a su padre que sería Campeón y tal cual lo "prometió, lo cumplió". La misión fue cumplida.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×