Eufórica celebración de Tuzos tras título de Sudamericana

-Sigue toda la Copa Sudamericana por Medio Tiempo
-Sigue toda la Copa Sudamericana por Medio Tiempo
 -Sigue toda la Copa Sudamericana por Medio Tiempo

MEDIOTIEMPO | AgenciasEstadio Nacional, miércoles 13 de Diciembre de 2006

  • Carlos Coccaro recorrió hincado la cancha

-Sigue toda la Copa Sudamericana por Medio Tiempo

Los jugadores y Cuerpo Técnico de Pachuca celebraron esta noche con euforia su histórico título de Campeones de la Copa Sudamericana ante un enmudecido Estadio Nacional tras vencer 2-1 al Colo Colo en su propia cancha.

Los más de 55 mil aficionados chilenos que se congregaron con la certeza de que serían campeones tornaron en silencio la incredulidad y a medida que se acerca el fin del encuentro fueron cesando los cánticos, las arengas y los gritos de apoyo a su equipo.

En cambio, los jugadores de Pachuca saltaron de gusto cuando el árbitro dio el silbatazo final que selló el título de Campeón de la Copa Sudamericana 2007 para el equipo mexicano, una proeza que ningún otro club de ese país había conseguido.

Al término del partido, los jugadores de los Tuzos en pleno corrieron hacia el centro de la cancha del Estadio Nacional, todos ellos gritando jubilosos, como niños, y se comenzaron a abrazar una y otra vez, a saltar, a celebrar en grande la victoria.

"Viva México", "Viva México", "Somos Campeones, Somos Campeones", gritaban los jugadores con la gloria de haber derrotado en su propia cancha al equipo más popular y poderoso de Chile, con todo y su delantera de lujo, compuesta por Matías Fernández y Humberto Suazo.

Entre gritos, comenzaron a repartirse y a colocarse las camisetas color blanco con el lema "Campeones 2006 Sudamericana" y el escudo del Pachuca, como para que no quedara duda de que el club mexicano había hecho la proeza.

Muchas esposas de los jugadores entraron a la cancha, como la del defensa colombiano Aquivaldo Mosquera, quien se fundió en un cálido abrazo y un largo beso en la orilla de la cancha con su mujer, feliz de la vida.

El Capitán Miguel Calero gritaba por su parte: "Somos Campeones", y abrazaba al técnico Enrique "Ojitos" Meza, a quien le decía: "Les callamos las bocas, Profe, les callamos las bocas".

El estratega, por su parte, lo tranquilizaba y le decía "Somos Campeones", "Somos Campeones", mientras el argentino-mexicano Gabriel Caballero se llevaba las manos al rostro y miraba al cielo, emocionado, y muchos otros derramaban lágrimas.

También se escucharon gritos al ritmo de "Tuzos, Tuzos", cuando los Campeones comenzaron a dar la vuelta olímpica en el maltratado césped del Estado Nacional.

Los aficionados chilenos, por su parte, incluida la aguerrida "Garra Blanca" y la hinchada popular, alcanzaron a reaccionar de su estupor cuando los jugadores del Colo Colo recibieron la medalla que los acredita como Subcampeones del certamen.

Sabor a poco le quedó a la leal afición chilena, convencida como estaba de que todo estaba puesto para ser Campeones y de que el 1-1 que trajeron de México y su condición de local en este partido harían imposible una derrota.

Pero el Pachuca sí que pudo y fue el Capitán Calero quien recibió primero la Copa Sudamericana, el gran trofeo ganado a pulso, ante un estadio ya semivacío que no estaba dispuesto a seguir sufriendo la derrota.

Jesús Martínez, el Presidente del club, le comenzó a colocar las medallas a los miembros de la Delegación y al Cuerpo Técnico, y hasta se escuchaban a lo lejos gritos aislados de "Olé Campeón", "Olé Campeón", provenientes de la afición chilena que ya se iba.

El "ojitos" Meza dijo que sin duda "merecimos la victoria, creo que la merecimos. No sé, habrá que ver, pero creo que hicimos lo suficiente para ganar. No es necesario callar bocas, hay que ser muy digno en cualquier situación, en la victoria y en la derrota".

Estaba feliz el "Ojitos", exultante, y repetía a quien quisiera oírlo que "el triunfo fue posible porque tengo un magnífico grupo de jugadores, buenísimos, y hoy le ganamos a un equipo que es muy peligroso y que tiene una gran afición. Es una victoria importante".

Mosquera, por su parte, dijo que el triunfo "lo agradecemos a Dios. Te imaginas la felicidad que tengo? Estábamos perdiendo, nos hicieron el gol cuando estábamos en el mejor momento y el segundo tiempo nos repusimos mucho".

"Este triunfo fue por México, por nuestra afición y por toda esta gente que se lo merece; por nosotros, por el "Profe" y el Presidente (Martínez), que nos apoya siempre".

Carlos Coccaro, rehabilitador del Pachuca, recorrió hincado el área grande de la portería sur porque había prometido hacerlo si el equipo obtenía el Campeonato, y lo hizo con gusto, con el Campeonato en el bolsillo.

Ni se diga la alegría de un centenar de mexicanos que se dieron cita en el Estadio Nacional con sus banderas tricolores, sus camisetas verdes, su algarabía, su estoicismo en medio de 55 mil aficionados del Colo Colo que, sin duda, asumieron con mucha dignidad la derrota.

-Sigue toda la Copa Sudamericana por Medio Tiempo

[ntx][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×