La estrella roja y el trofeo siguen intactos tras empate de Chivas

Era el primer partido ante sus aficionados después de haber obtenido el Campeonato de Apertura 2006, en las esquinas y atrás de cada portería había una pantalla, por todos lados habían bocinas al...
 Era el primer partido ante sus aficionados después de haber obtenido el Campeonato de Apertura 2006, en las esquinas y atrás de cada portería había una pantalla, por todos lados habían bocinas al igual que un juego de luces, ya que en el medio tiempo

Alexander Jiménez | MEDIOTIEMPO(Corresponsal)Estadio Jalisco, sábado 20 de Enero de 2007 ante una entrada regular

  • Se esperaba un lleno en el Jalisco

Era el primer partido ante sus aficionados después de haber obtenido el Campeonato de Apertura 2006, en las esquinas y atrás de cada portería había una pantalla, por todos lados habían bocinas al igual que un juego de luces, ya que en el medio tiempo habría un espectáculo, para dar como inaugurado el Clausura 2007, torneo en el cual Chivas defenderá el Campeonato obtenido en la misión llamada "operación bicampeonato"; Por cierto, el trofeo ganado estaba encima de una estrella roja al costado izquierdo de la banca local.

La entrada fue buena, aunque por tratarse del Campeón se esperaba un poco más de afición rojiblanca, quizás la partida del arquero Oswaldo Sánchez fue uno de los motivos por el cual no se dio la asistencia esperada. Luis Ernesto Michel recibió el apoyo incondicional del respetable desde que estaba descansando, era necesario para darle confianza al nuevo titular del arco rojiblanco, incluso lo despidieron como lo hacían con Oswaldo, entre aplausos y correspondió a la atención levantando las manos y aplaudiendo.

Los jugadores saltaron al campo para el inicio del partido y Manuel Sol no estaba, pese a que durante la semana el técnico José Manuel de la Torre había ensayado con él. El cotejo inició a tambor batiente, Omar Bravo tuvo la primera en el arranque del partido, encaro a Hernán Cristante pero perdió el control del balón y la oportunidad se perdió; de inmediato, cuando corría el minuto 4 con 40 segundos, Carlos Esquivel respondió para su conjunto rematando dentro del área chica, a boca jarro y Luis Ernesto Michel se encontró con el esférico, lo rebotó con su hombro derecho, lo cual arrancó aplausos de la afición al mismo tiempo el grito de ¡Portero! ¡Portero! ¡Portero!.

A los pocos minutos Toluca tuvo otra llegada por conducto Amaury Ponce por el sector derecho, envió un centro medido a la llegada al borde del área chica de Emilio Hassan, quien le ganó al "Maza" Rodríguez en el juego aéreo y sacó potente cabezazo que se fue por el costado derecho del arco de Michel, lo cual provocó que el técnico José Manuel de la Torre se levantara de la banca para dar indicaciones y repartir la responsabilidad tras tremendo error.

Los Diablos Rojos y su estratega Américo Gallego dominaban el espectáculo en el Jalisco, tenían el protagonismo dentro del campo así como fuera del mismo, de hecho el "Tolo" no necesita banca, con un banco pegado a la línea sería más que suficiente.

FUE LO MEJOR

El primer tiempo terminó y el futbol que los cerca de 30 mil aficionados presenciaron, no fue mucho pero lo mejor hasta ese momento estaba por llegar, ya que el nuevo patrocinador que porta el Rebaño en su camisa organizó una fiesta muy especial.

Las pantallas de inmediato se encendieron, la marca del nuevo patrocinador se veía desde cualquier punto del Jalisco, el alumbrado del Jalisco se apagó, las luces multicolores se encendieron y el espectáculo inició.

Los juegos pirotécnicos, las cascadas de luces, los cohetes, los aplausos, el grito de ¡Chivas! ¡Chivas! ¡Chivas! predominó en el entre tiempo, al igual que la clásica canción de "We are the champions".  Lo cual marcó el cambio de camiseta para el Torneo Clausura 2007.

SEGUNDO TIEMPO REGULAR

El inicio del segundo tiempo fue igual que el primero, con mucho roce, ganas, entrega y actitud, pero con pocos chispazos de buen futbol; fue hasta el minuto 27 cuando Paulo César Da Silva tiro dentro del área, el balón fue desviado por Sergio Santana y agarró a contrapié a Luis Ernesto Michel, quien poco pudo hacer ante la caída de su marco.

La afición estuvo fría hasta antes del gol y cuando cayó el tanto, en vez de que saliera el grito de ¡Chivas! ¡Chivas! ¡Chivas!, el ambiente se enfrió aún más; la estrella roja y el trofeo estaban siendo abollados a domicilio. La 1908, "La Banda de la Reja", "La Loma", "Los Relocos" y "Chivas Ocotlán" no dejaron de cantar apoyando a su equipo.

Tuvo que venir Ramón Morales en un tiro libre para igualar el marcador, en un golazo, sólo así se le vence a un arquero como Hernán Cristante. El empate fue de manera angustiante, pero el Capitán de Chivas puso su talento al servicio del equipo y logró que la estrella roja y el trofeo no fueran abollados por el Diablo. Siguen intactos y la nueva camiseta limpia.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×