Cuauhtémoc, el poeta

Se puede preparar un discurso como quien hace un poema. Así ocurre en el futbol. No es sólo una cuestión de técnica, sino también de tensión interior, "inspiración", la llamó anoche Cuauhtémoc Blanco.
 Se puede preparar un discurso como quien hace un poema. Así ocurre en el futbol. No es sólo una cuestión de técnica, sino también de tensión interior, "inspiración", la llamó anoche Cuauhtémoc Blanco.

Raúl Vilchis Olalde | MEDIOTIEMPO26 de Enero de 2007

  • "El poeta que rescribió nuevamente al americanismo"

Se puede preparar un discurso como quien hace un poema. Así ocurre en el futbol. No es sólo una cuestión de técnica, sino también de tensión interior, "inspiración", la llamó anoche Cuauhtémoc Blanco.

El llamado "estado de poema" para un escritor. Para un futbolista podría ser considerado como "estado de gol". Una especie de iluminación sideral. Un soplo que viene de adentro, pero que sólo funciona cuando la técnica se transforma en una segunda naturaleza.

Eso es lo que permite a los futbolistas, a los poetas, en momentos excepcionales,  reencontrar la relación mágica con el mundo a través del gol.

Cuauhtémoc Blanco es uno de ellos, parece recuperado e inspirado en cada juego. Cada taquito, cada pase y cada gol, se podrían escribir como una buena frase de un poema. El partido es el poema completo.

Estoy seguro que todas esas buena decisiones que toma en cada jugada que suelta la pelota, da un pase o remata, hay una voz interior que le dice al Cuau que hacer en el momento justo, en el lugar acertado y en el tiempo oportuno.

Así son lo grandes futbolistas, grandes poetas que de jóvenes superan poco a poco los miedos, juegan y sueñan con momentos de gloria. Pero también con el tiempo mientras más celebrado es, mayor es la insolencia, los aplausos se dan por descontados y nunca son suficientes.

Al que sigue siendo el mejor jugador mexicano, de este tiempo, Cuauhtémoc, le hacen falta más focos, más alabanzas, más premios. Es un futbolista treintañero que a esta edad aún hace soñar a los aficionados americanistas.

Aunque es una realidad que se vislumbra su retirada, esa especie de muerte mediática que le apartará de la escena y le quitará un poco de su identidad, a Cuauhtémoc parece no preocuparle esto. Sabe que a través de todos esos párrafos escritos sobre el césped, es y será por siempre el poeta que rescribió nuevamente al americanismo.

Mientras tanto, hay que disfrutar verlo terminar de escribir su obra, que sigue siendo una maravilla, haciendo lo que le gusta: jugar con la pelota.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×