Consiguen Potros la primera del Torneo

Los Potros de Hierro del Atlante consiguieron la tarde de este sábado su primer victoria del Torneo tras derrotar por la mínima diferencia a La Máquina de Cruz Azul en el juego correspondiente a...
Los Potros de Hierro del Atlante consiguieron la tarde de este sábado su primer victoria del Torneo tras derrotar por la mínima diferencia a La Máquina de Cruz Azul en el juego correspondiente a la Fecha dos del Clausura 2007.
 Los Potros de Hierro del Atlante consiguieron la tarde de este sábado su primer victoria del Torneo tras derrotar por la mínima diferencia a La Máquina de Cruz Azul en el juego correspondiente a la Fecha dos del Clausura 2007.

Sergio Álvarez Reiset | MEDIOTIEMPOEstadio Azteca, 26 de Enero de 2007

  • Vilar le detuvo un penal a Borgetti

Los Potros de Hierro del Atlante consiguieron la tarde de este sábado su primer victoria del Torneo tras derrotar por la mínima diferencia a La Máquina de Cruz Azul en el juego correspondiente a la Fecha dos del Clausura 2007.

Si bien el encuentro concluyó con alaridos por las constantes jugadas de peligro para los cementeros, Atlante supo contener los embates y sumar sus primeros tres puntos, luego de haber arrancado el certamen con un derrota ante Morelia.

Caso opuesto al de Cruz Azul que inició derrotando al Pachuca y hoy partió con las manos vacías a casa. PRIMER TIEMPO

Al menos en los primeros 45 minutos se dejó claro que el futbol no es de nóminas ni nombres. Con toda su problemática para conseguir refuerzos previo al arranque del Torneo, los Potros generaron un futbol vistoso y en gran parte se le debió al buen entendimiento de los contenciones Joel González y Hugo García, quienes además de cortar efectivamente el juego del rival, provocan servicios para los delanteros.

Aunque sólo hubo un pequeño detalle: jugaron vistoso y crearon peligro pero, no concretaron.

La principal arma para los cementeros en esta etapa del encuentro fue un contragolpe rápido, al menos en dos ocasiones, pero sin concretar al final de la jugada. De hecho, los pocos resultados y la inconformidad en los primeros 45 minutos se notó en el técnico Isaac Mizrahi, quien a los 10 minutos de juego ya había ordenado modificaciones en su planteamiento del medio terreno, sumando Eduardo Rubio para que acompañara a Jared Borgetti en la ofensiva.

En uno de los dos contragolpes que creó Cruz Azul se encontraron con una falta del rival dentro del área que hacia pensar que los visitantes se irían al frente, pero tampoco fue así.

El experimentado Jared Borgetti se encontró con el manotazo del arquero Federico Vilar, quien desvió el balón para que se estrellara en el poste izquierdo.

Podría llamársele justicia divina para los Potros, no porque no hubiera falta, sino porque la pena máxima se marcó cuando mejor jugaban.

Una de las modificaciones en el planteamiento del técnico José Guadalupe Cruz, se dio con Cristian Bermúdez, que se encontraba concentrado con la Selección Sub-20.

En jerarquía por nombres Cruz Azul parecía mejor, no así en el duelo en la cancha, ya que los Potros al menos crearon cinco jugadas de peligro por un par de los cementeros.

Para cerrar la primera mitad, el arquero Vilar se dio la confianza de salir jugando con el balón hasta los linderos de la media cancha, muy al estilo del portero Jorge Campos, y desde ahí poner un largo servicio a Joel González, sin que la jugada terminara en gol. SEGUNDO TIEMPO

El arranque del complemento fue bueno para los cementeros. Mostraron un mejor semblante con la modificación que ordenó Mizrahi, pero sólo eso, ya que sólo tuvieron que pasar algunos minutos para que Atlante retomara el control del balón e incrementara el número de jugadas de peligro.

Y los intentos por concretar rindieron frutos para los azulgranas, ya que el gol para los locales llegó al minuto 61 por conducto de Gustavo Bizcayzacú, gracias a un servicio de Cristian Canío.

El festejo del tanto se musicalizó con el sonido local del Azteca, que pretendió imitar el zumbido de un grillo, asiendo alusión al apodo del uruguayo Biscayzacú.

Por cierto, Canío tuvo que soportar toda la leña que le propinó la defensa cementera, pero sobre todo las intensas barridas de Salvador Carmona.

En los tiros de media distancia y centros desde las bandas Cruz Azul encontró su mejor recurso para contraatacar la ofensiva azulgrana. Y obviamente en la gambeta de Richard Núñez, arrebató al menos en dos ocasiones los alaridos de los cerca de 10 mil asistentes. EL ARBITRAJE

El joven Gabriel Gómez sigue con el camino preciso en su corta carrera, ya que mantuvo la cordura en el encuentro y decretó un penal que al final no incidió en el marcador.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×